Los visillos de la buhardilla

No seas truscolán y empieza a leer esto por donde se debe, que no es otro lugar que La buhardilla

Durante todo el tiempo en el que estuve pintando o esperando que mi vecino se recuperara para seguir pintando, sucedieron otras cosas y una de ellas era el bloquear la curiosidad ajena pero manteniendo la propia, algo que en España se inventó con los visillos, que para aquellos que sean acarajotados y no lo sepan, es una cortina pequeña que se coloca en la parte interior de los cristales para resguardarse del sol o impedir la vista desde fuera, aunque aquí lo del concepto de pequeño está muy mal usado porque los míos son de cuatro metros de largo. Para instalarlas compré un riel extensible que iba desde los doscientos sesenta centímetros hasta los cuatro metros y medio. Para ponerlo, como por arriba está el estucado, usamos unos tacos especiales que se agarran como ladilla podemita y truscolana a güevo. Como en los Países Bajos el concepto de visillo no está muy desarrollado y los calvinistas y protestantes son más de no poner cortinas para que la gente te vea y así demostrar que no tienes nada que ocultar, tomé las medidas y subcontraté el trabajo a mi madre, que fue al kilo cerca de su casa y las encargó y en prácticamente dos días las teníamos, aunque después tuvimos que hacer el envío por correo y una cosa es comprar algo en China y te lo llevan a tu keli sin pagar nada, aquí te cobran una pasta y son tan lerdos que casi me lo bloquean en la aduana.

la foto elegida tiene ya bastante tiempo y desde que la hice, el radiador ha sido instalado en su posición y las tuberías que llegan al mismo están en su lugar y el portón ese ha sencillamente desaparecido, casi ni se nota en ese panel. Falta el suelo, que ya está apalabrado, pero como casi todo en los Países Bajos, toma varias semanas hasta que lo instalan. Decir que los visillos son en realidad cuatro secciones independientes que me permitirán abrirlos o cerrarlos a voluntad.

Publicada el
Categorizado como Mi casa

Por sulaco

Maximus Julayus

5 comentarios

  1. Quedan bien, pero precisamente en la buhardilla hubiese puesto una persiana veneciana, que te permite tenerla en tres posiciones y es como mas actual.
    Eres demasiado clásico.

  2. Montse ¿para volver a la cueva? Yo quiero luz y luz y más luz. En su día pondré de esas que son como un rodillo, pero al haber dos ventanas que se abren, son de un tipo especial para poder usarlas incluso con ventanas abiertas.

    Genín, los quesos canarios son diferentes.

  3. Se llaman estores día-noche, y se pueden ajustar incluso al marco de la ventana para que no afecte si la tienes abierta en oscilo o en batiente, aunque a mí me gustan los visillos, de hecho es lo que tengo en mi salón.

  4. Los estores también me gustan, pero la persiana veneciana tiene tres posiciones y te entra luz al mismo tiempo que no te ven.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.