Lucha entre dos titanes

Cuando pasas por Lisboa, eres consciente que tu estancia en la ciudad tiene que estar complementada con Pastéis de Nata, delicioso postre o tentempié o simplemente dulce que igual te sirve para llenar el estómago durante el desayuno, para acompañar un café por la mañana, para funcionar de postre tras el almuerzo, o para merendar o de postre para la cena o directamente te encochinas y te jincas seis de un tirón y llamas a eso almuerzo o cena. Por toda Lisboa hay pastelerías o dulcerías que fabrican los más mejores del universo pero en mi caso, hay dos compañías que juntos con los que yo raramente hago en mi casa, porque son un puto vicio que no puedo controlar, hacen unos pasteles de nata que están en otra liga. Para mí los mejores siguen siendo los Pastéis de Belém, más delicados de sabor y fabulosos. Yo me imagino que si existe el cielo, tendrá que haber algo así en cada esquina:

Orgía de Pastéis de Belém

Bandejas con cienes y cienes de Pastéis de Belém, calentitos, recién horneados y esperando que los adoptes. La foto anterior podría perfectamente aparecer en la definición de orgía porque es lo que me viene a la cabeza cuando paso por ese lugar (hasta ahora en cuatro ocasiones en mi vida). Es verlos y te entra un instinto maternal que no veas y los quieres adoptar a todos o en mi caso, a catorce de ellos, de los que a dos los mandé al fondo de mi estómago al momento con muchísimo amor:

Pastéis de Belém

Al de la izquierda lo vestí de canela y al de la derecha de azúcarglas. Los dos fueron épicos y legendarios y me pusieron una sonrisa de abobancado que no veas y más cuando pensaba que en mi mochila tenía doce más, de los cuales tengo diez congelados en grupos de dos para cinco futuros desayunos.

Pastéis de Nata Manteigaria

Si no te quieres dar el paseo hasta Belém que no está en el centro de Lisboa pero tienes un antojo irrefrenable de Pastéis de Nata, los segundos mejores son los de la Manteigaria, junto a la Plaza Camoñes. También hay cola siempre con gente comprando y venden paquetes pequeños de dos unidades además de los grandes, con lo que mi paso por allí terminó con seis, dos que me comí al instante y dos paquetes de dos que me llevé para más tarde y la merienda o el postre del día siguiente:

Pastéis de Nata Manteigaria

El sabor de los de Pastéis de Nata de la Manteigaria es más intenso, en el relleno tienen algún ingrediente que les da más sabor pero siguen siendo igual de buenos y recién hechos son épicos y al día siguiente siguen siendo fabulosos.

Hay mil millones de razones para pasar por Lisboa, una ciudad increíble y al menos cien de esos millones es para extasiarte comiendo Pastéis de Belém o Pastéis de Nata.

Por sulaco

Maximus Julayus

6 comentarios

  1. Agua se me ha hecho la boca solo de leerte.
    Me consuelo pensando que en Semana Santa me pegaré un buen atracón.

  2. Yo ya no recuerdo que clase comí, hace ya unos cuantos años de eso, pero si te puedo decir que todos los dias me atiborraba de ellos mientras estuve en Lisboa, dando prioridad a la compra de los mismos, luego, lo demás, pero primero ir a hacer la cola y comprar millones de ellos, no podia parar de comerlos hasta que se acababan, para entonces procuraba estar muy lejos para evitar la tentación de regresar y comprar mas, o quedarme a vivir en la pasteleria, o a la puerta aunque fuera en la calle, para siempre… 🙂
    Salud

  3. Si, ya está currando en Lisboa, y el curro ha sido un fraude, están haciendo para irse, a ver si voy antes de que se marchen…jajaja
    Salud

Los comentarios están cerrados.