Mi Mi Band

Ya sé que por aquí todo el mundo es rico o simplemente millonario y que salvo un servidor, el resto de la basca ya ha reservado su relojazo del oro que cagó el moro para fardar en la tienda de Lucianito cuando vais a comprar el pan duro y que tendréis que recargar día tras día, casi igualito que mi fastuoso Tissot T-Touch con pilas que solamente duran más de tres años y menos de cinco y que tiene cristal de zafiro y es de titanio.

Xiaomi Mi Band

Xiaomi Mi Band, originally uploaded by sulaco_rm.

Bueno, visto el disgusto que me llevé cuando tras años de rumores lo que presentaron los de la empresa que tenía el monopolio de dispositivos electrónicos de comunicaciones en mi casa hasta hace dos lunas fue algo chabacano y que se barruntaba ya con precios de abuso, actué como lobo y decidí darle un gran disgusto no solo a mi más-mejor-amigo, sino también a cierta comentarista conocida por ser una zelota. Desde hacía tiempo había ojeado cierto dispositivo chino y casi a finales de enero compré un Xiaomi Mi Band, un dispositivo mágico y maravilloso que llevas en la muñeca siempre contigo, que tiene una pila que dura un mes completo y que puedes programar para que haga varias cosas útiles. Cuando me llegó, unas semanas más tarde, me emocioné hasta las lágrimas secas y enseguida me lo puse y lo enlacé con mi iPad, ya que solo tiene programas que funcionen con los teléfonos de la manzana carera mordida y los androitotorotas y todos sabemos que yo soy un borde de cuidado que prefiere ir por el camino equivocado y tengo un güindous fon, plataforma marginal para la que nunca se encuentra nada y por lo que resulta más encantadora.

Entre las cosas que hace esa pulsera mágica está el medir la cantidad de pasos que doy a lo largo del día y fijarte objetivos, medir el sueño por la noche, despertarte meneándote la mano por la mañana y en el hipotético caso que lo emparejes con tu teléfono, al parecer puede vibrar cuando te llaman o algo así, circunstancia de la vida que en mi caso resulta casi inútil porque malamente recibo una llamada cada dos o tres meses y casi siempre es un número desconocido que no respondo, de hecho, seguramente solo el único que puede presumir de haber gastado un minuto de los cien que tengo mensuales en llamadas durante todo el mes de febrero.

Camina que camina

Camina que camina, originally uploaded by sulaco_rm.

Alguno se ha estado preguntando como es posible que tenga un conocimiento tan detallado de lo que camino o dejo de caminar y en mi mano está la respuesta y si lo quiero ver con más detalle y saber concretamente en qué momento del día estuve más quieto que un lagarto al sol, también puedo saberlo:

Actividad por horas

Actividad por horas, originally uploaded by sulaco_rm.

En donde vemos la actividad desde que me levanto a las 06.20 hasta que me voy de mi casa a las 07.00, después vemos la actividad con la bici a esa hora o a las cuatro y la caminata de las doce de la mañana, en donde durante casi una hora, me pierdo por los bosques de Hilversum para disfrutar del aire libre y no ver los caretos de la gente que está en nómina conmigo.

Durmiendo como un bellaco

Durmiendo como un bellaco, originally uploaded by sulaco_rm.

Por las noches, he descubierto que casi siempre hago al menos cuatro horas de sueño profundo y el resto del ligero y que están repartidas en trocitos durante toda la noche. Resulta fascinante ver como la cosa esta sabe a qué hora me acuesto, cuando me duermo, cuando entro en el sueño profundo y cuando salgo del mismo y en las ocasiones en las que me da un apretón por la noche y tengo que ir a mear, también lo detecta y lo almacena para referencias futuras. Anoche por ejemplo, que me fui a dormir bastante tarde, la cosa resultó así:

Sueño ligero y profundo

Sueño ligero y profundo, originally uploaded by sulaco_rm.

Las barras grandes son el sueño profundo, las pequeñas el ligero y las amarillas los ratos en los que no estaba dormido. Ahora sé que si me pego nueve horas durmiendo, la cantidad de sueño profundo no suele pasar de las cuatro horas y cuarto y si en lugar de eso duermo seis horas, suelen ser las mismas, con lo que parece que en ese número está mi límite. La parte más cachonda es la alarma. En lugar del ruido aterrador que te despierta cuando no le ganas a la alarma, lo cual en mi caso no sucede con frecuencia, ahora parece como si alguien sacudiera mi brazo un poco para despertarme, en silencio, algo que cuando te acostumbras, resulta fantástico.

Dos de mis coleguillas me han copiado (que nadie le diga nada a Virtuditas que todos sabemos que se pone como una mula, pero ya hay un puñadillo de gente que se está planteando seriamente pasarse a esos otros teléfonos …) y hay algunos otros que están pensándose lo de pedir a China sus dispositivos. Hasta donde yo se, no se venden en Europa, más que nada porque Xiaomi desconoce el concepto de las patentes y no tienen reparo alguno en trincar de donde les place.

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. El TEAM Zelotes son fundamentalistas. Ella debería mandarle correos al Rubio y hablarse con él. Desde que cambié el teléfono me ha puesto en su lista negra y la posibilidad de concluir la amistad ha estado rondando durante semanas. Al parecer, la semana que viene me ha invitado a cenar a su casa y parece que ya ha asumido que me la suda el tipo de teléfono que tengo y que puesto que yo lo pago de mi bolsillo y no me lo da la empresa como a él, prefiero gastarme el dinero en putas u otras cosas que me produzcan más placer.

  2. Sois super graciosos. Ambos. Me parto con vosotros. Ja- Ja. (Por si alguien no lo detecta, mi tono es totalmente irónico).

    Lo siento, pero menda no quiere pulseras, ni relojes, ni nada que me mida los pasos, ni el sueño, ni la frecuencia, ni el tiempo que tardo en ir al retrete.

Los comentarios están cerrados.