Categorías
Cine

Mid90s 

Llevo milenios diciéndolo y jamás pensé que existiese otro julay en el universo conocido o por conocer que esté de acuerdo conmigo pero la película de hoy es la prueba que lo confirma. Llegué a ella de manera fortuita, fue el estreno sorpresa de la semana, jamás de los jamases había visto el trailer o había leído un comentario sobre la misma. Para mí no existía hasta el día que fui a verla, algo que quizás sea muy bueno ya que en muchas ocasiones, el trailer es un enemigo de la película porque sintetiza lo mejor y cuando ves el producto completo, te desilusiona. La película se llama Mid90s y al parecer es posible que si dijeran que se estrene a mediados de junio en España y desconozco como la titularán aunque imagino que el traductor tirará por lo seguro con truscoluña no es nación.

Un julay adolescente descubre la nueva vida que está por llegar y se lo pasa chupi-piruli.

Un chamo vive con su madre y su hermano, un cachas que le da unas tundas que no veas cuando le toca sus cosas, pero no sus ¨cosas¨ sino las otras, las que tiene en el dormitorio. El chiquillo casualmente escucha una conversación de un grupo de mono-patinadores y como que encuentra una nueva obsesión y se hace el guay para formar parte del grupo y hasta le compra a su hermano su sancheski, que igual no lo sabes porque eres inculto y bruto pero ese fue el primero que se le dio en España. A partir de ahí, el chiquillo como que encontrará una nueva familia, con unos amigos entre los que también hay tensiones, celos y movidas pero una gente que cuando tienen que estar a tu lado, lo están. Mientras vive sus primeras experiencias con el tabaco, el alcohol, las drogas y el sexo, la vida del chiquillo irá tropezando en sus errores.

La película dura ochenta y cinco minutos y es prácticamente perfecta por eso. La acción transcurre rápido y no hay una puta escena que haya que cortar. El director, que es el actor Jonah Hill y que ha ganado un montón de crédito conmigo gracias a esta maravilla, tiene claro lo que nos quiere contar y se olvida del resto, no hay historias secundarias fuera del entorno del protagonista, no hay escenas sin un propósito y no hay escenas estiradas como el chicle para ganar minutos. Aquí tenemos únicamente el concentrado de la vida de un chiquillo. Las relaciones, tanto entre los amigos como las familiares, son fabulosas y cada vez tengo más claro que Lucas Hedges es el mejor actor de su generación, en las escenas en las que aparece, anula todo a su alrededor y la cámara lo adora. El grupillo de amigos del chiquillo es de fábula y el protagonista, Sunny Suljic, lo borda y en muchos momentos te tronchas de risa con sus polladas. Esta es seguramente la película más auténtica en lo relativo a contar la adolescencia y el sentido de la amistad que tenemos en esa etapa de nuestras vidas que he visto en la última década. Hay muchos momentos en los que dudarás sobre si estás viendo una película o un documental y esto está pasando delante de la cámara.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos o un sub-intelectual con GafaPasta, en ambos casos encontraréis algo que os guste y es uno de esos raros ejemplos de cine que puede atraer a ambos grupos. Épica y legendaria.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 respuesta a «Mid90s »

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.