Mijn Beste Vriendin Anne Frank

La historia más famosa de la Segunda Guerra Mundial relativa a los Países Bajos tiene mucho que ver con Ana Frank y aquel diario que escribió y que luego su padre publicó y se montó un negocio del copón, junto con la keli y particularmente, la casa de detrás, en donde se escondieron. Casualmente, esta keli está a quinientos metros de la keli de mi amigo el Turco y solemos pasar por allí de vez en cuando para flipar con las colas de turistas que pagan una burrada por ver un piso vacío. Han hecho una nueva película de Ana Frank, pero desde el punto de vista de su mejor amiga. Se titula Mijn beste vriendin Anne Frank y es posible que se estrene en el resto del mundo, aunque yo lo dudo. De hacerlo, la traducción al español sería truscoluña no es nación.

Una julay se resiente toda por la maldad de su mejor amiga.

La que supuestamente es la mejor amiga de Ana Frank, en los tiempos de la ocupación nazi, nos muestra a la famosa chama como una adolescente borde que no veas, que es capaz de traicionar a sus amistades por cogerle el paquetón a un chamo y que cuando de repente desaparece, todo el mundo cree que se han ido sin avisar, aunque en realidad estaban escondidos en su keli. Más tarde le recuperamos el rastro en el campo de concentración.

Llama la atención que esta no es la historia limpiada y pulida por el padre en el que la hija es una heroína y santa y aquí la vemos como una adolescente que en realidad, si le cuadra, te clava el puñal por la espalda y se queda tan a gustito. Han usado la historia de su mejor amiga, que sobrevivió en el mismo campo de concentración y después se fue a Israel a vivir el resto de su vida y supongo que allí escribió o contó como fueron sus años como la sufrida mejor amiga de Ana Frank. La película flojea en muchos momentos porque en realidad a las chiquillas no les pasaba nada y no hay nada que contar, salvo verlas ir por las calles, ver a la policía o los nazis echando o deteniendo a judíos de sus kelis y elllas corriendo. Por más que lo intentaron, les faltó una buena historia que sirva de hilo para conducirnos. Tampoco ayuda que la jovencita que seguimos no tiene carisma alguno. La mejor parte es cuando está en el campo de concentración con su hermana, que resultó ser el mismo que en el que estaba Ana Frank, solo que ellas estaban en una sección en la que no trataban muy mal a los presos y a la otra le tocó la parte del campo con los sádicos. Todos sabemos como acaba la historia así que por ahí no hubo ninguna sorpresa. Para tanto drama, sales del cine con las mejillas secas, que es una buena señal del fracaso del equipo que hizo la peli.

Esto es más bien un telefilm, de esos que ponen en AntenaTriste y que con unos buenos intermedios de media hora, se puede alargar durante al menos tres horas y para cuando acaba, estás físicamente agotado de tener el culo posado tanto tiempo en el sofá. Esto puede aterrorizar y afectar emocionalmente a los miembros del Clan de los Orcos y creo que carece de cualquier interés para los sub-intelectuales con GafaPasta. Está bien, sin más.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.