Categorías
Curiosidades Italia Nápoles

Otro tipo de arte romano

En el Museo Archeologico Nazionale di Napoli tienen una zona de acceso restringido en la que procuran que no entren los menores y en la que avisan que te puedes ofender si eres tierno y candoroso como virgen impoluta. El concepto sorprende porque la virgen más famosa era una casada que le hizo un Vitorino al marido y acabó con un bombo de un Dios que hace un mandamiento para que la gente no desee la hembra de los otros y después se limpia el culo con el mismo y a él se le antoja la de un conocido julandrón que trabajaba de carpintero y de todas esas movidas chungas llegó la secta a la que nos obligan a pertenecer y en la que has de tener un montón de cuidado cuando eres pequeño porque a los sacerdotes lo que les gusta de verdad, de verdad es toquetear menores, algo que ha sido probado una y otra vez en múltiples países y que se ha convertido casi en un nuevo mandamiento de ese dios a los profesionales que atienden su multinacional.

Entrando en esa sección conocida pero medio-secreta del museo, lo primero que te topas es una especie de urna con pollas, pollitas y pollones que fueron amputados de estatuas.

A punto de coger a la chama

A punto de coger a la chama, originally uploaded by sulaco_rm.

En el lugar también hay estatuas como la de la imagen anterior, en la que el artista era de los que creen firmemente en el realismo y tenemos al chamo que sintiendo la proximidad del culo de la pava cerca, reacciona y se le dispara el cipote, el cual quedó inmortalizado seguramente un rato antes de meterlo en caliente y darle unos buenos zambombazos a la pava. Imagino que esto era el equivalente de Internet que tenían en aquella época. Ahora vamos a nuestros sitios favoritos y en cada ocasión tenemos nuevas imágenes, nuevas escenas con las que deleitarnos y en esos tiempos pasados que definitivamente no eran mejores, te tenías que conformar con mirar siempre la misma estatua y gastar la imaginación.

Los pollotes

Los pollotes, originally uploaded by sulaco_rm.

En el lugar también tenían los enanos de la foto anterior, feos como orcos y que concentran una gran parte del litro y medio de sangre que deben tener en el cuerpo en cierta zona. Al parecer estos los tenían en las casa para protección o suerte o algo parecido, que mi capacidad intelectual no me permite recordar estas cosas tan complejas. Bien pensado, si se trata de protección, yo prefiero una metralleta o un par de rifles en lugar de la estatua de un enano feo con un cipote desproporcionado. Tampoco creo que de mucha suerte, sobre todo al enano de la izquierda, que tiene cara de estar sufriendo una jartá con ese trípode con el que fue castigado por los dioses romanos.

Esta sección del museo, conocida como Gabbinete ha tenido una vida azarosa y en el pasado incluso hubo intentos de destruir todo el arte que contenía por obsceno. Hoy en día, los menores de catorce años han de entrar acompañados de un adulto, como si a esa edad en sus dispositivos mágicos y maravillosos no tuvieran acceso a cosas más gráficas, por no mencionar que con catorce años el cura que te corresponde ya te considera carne caducada.

Por sulaco

Maximus Julayus

Una respuesta a «Otro tipo de arte romano»

Los comentarios están cerrados.