Primaverus interruptus


Hasta ayer por la tarde estábamos en una idílica primavera que duró semanas, sin una gota de lluvia, sin una nube en el cielo, sin viento y con un calorcito justamente delicioso y perfecto para sentarte al sol a hacer la fotosíntesis. Creo que hasta ayer rompimos dos récords, uno fue el número de horas de sol durante el mes de marzo, que este 2022 lo ha conseguido por un margen escandaloso y en segunda posición porque después de los baldazos de agua que nos cayeron en febrero, en marzo solo tuvimos cuatro milímetros y medio de agua, algo no visto por aquí en la historia y que ha hecho que muchos de los canales que estaban a rebosar, ahora estén con pinta de que se quedarán completamente secos en minutos o segundos.

Todo ha cambiado en la noche que nos ha llevado al último día del mes. En el este del país y hasta la zona de Utrecht, hoy amaneció todo nevado y aunque en el este del país siguió nevando, en el centro la nieve se transformó en lluvia y esta noche volverá a transformarse en nieve. No creo que sean cantidades espectaculares pero esta mañana, cuando me levanté para ir a correr, teníamos unos centímetros de nieve en la hierba y agua nieve en los puentes que tengo que cruzar, que son dos. En el resto del camino, no había hielo ni nieve, solo agua fría. La razón es que el suelo, el asfalto, las baldosas, están calientes después de la racha que hemos tenido y cuando nieva sobre ellas, hacen que la nieve se derrita. Los dos puentes, sin embargo, están hechos de madera y metal y estos parecen modificar su temperatura más rápidamente y por eso permiten la nieve o el agua nieve sobre ellos. Mientras corría, esta mañana, nevaba, algo que algún amigo mío en Gran Canaria me manda mensajes diciendo que estoy chiflado y que debería quedarme en casa pero es que la nieve, si es ligera y no muy fuerte, no molesta nada para correr si tienes un buen cortaviento que transpire, como el que yo tengo. El hielo sí que da miedo, porque te puedes hostiar y el agua helada en el camino también molesta si te mojas, pero con unas buenas playeras, guantes y la cinta para las orejas, se corre de maravilla.

Este repentino cambio del calorcito al frío sí que puede tener un impacto brutal en los árboles frutales, que cerezos y manzanos están en flor y las heladas nocturnas pueden provocar que tengamos un año sin fruta o con mucho menos fruta de la habitual. Como mis manzanos no dejan de darme disgustos, no creo que note mucha diferencia desde el año pasado a este año. A partir de la semana que viene volvemos a nuestro régimen habitual de días en los que alternamos sol con lluvia y nubes, días cálidos con días fríos, vamos, lo que es la primavera de aquí arriba.

,

3 respuestas a “Primaverus interruptus”

  1. Esto del tiempo es una locura, a partir de mañana, aquí anuncian mínimas hasta de -3º, y lo que dices, con los árboles en flor, sobre todo, cerca de aquí, los cerezos del Valle del Jerte, la debacle puede ser histórica, espero que no lleguen a esas mínimas ya que ese valle, está mas bajo que esto… 🙁
    Salud

  2. Genín, que espectáculo esos cerezos! solo los ví una vez pero me pareció maravilloso… aquí aunque han bajado las temperaturas, como no hay esos cambios bestiales, espero que no influya demasiado, los pájaros ya están criando y mi limonero echando flores, llega el calorcito!

  3. Virtu, por ahora los cerezos se van librando de las heladas, hasta donde yo se, esperemos que siga la cosa así, pero aquí, en Béjar, hoy, hace un frio del carajo, anuncian minima de -3º!!!
    Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.