Categorías
España Gran Canaria Reality sucks

Inmersión nocturna en Tufia

Ayer en el relato de Un nuevo regreso navideño ya avisaba que una de las pocas cosas que hice y que me obligaban a alejarme de la arena negra de la playa de la Garita fue una inmersión y aunque quería regresar a el Cabrón, no pudo ser y viendo el programa del club de buceo elegí hacer una nocturna en la playa de Tufia, que está no muy lejos de la casa de mi madre y también cerca de la bahía de Gando, en donde está el aeropuerto de Gran Canaria. Al ser nocturna, obviamente es al final de la tarde y lo que te tropiezas en el fondo es distinto, a parte de las sensaciones que da el estar rodeado de obscuridad por todos lados. Llegamos a Tufia al final de la tarde. Es un barrio, ya que no llega ni siquiera a la categoría de pueblo, junto al mar y al parecer el cambio climático ese que según el totorota presidente gringo no está sucediendo ha puesto en peligro la primera línea de casas, las que están casi al nivel del mar y es muy probable que sus habitantes las tengan que abandonar. En este lugar la gente vive desde antes que Virtuditas y Genín desarrollaran su culocochismo y de hecho no entran coches, con lo que se quedan fuera del poblacho.

Tufia

En la foto anterior vemos la microscópica playa de Tufia, junto a las casas y el barrio en si. También se puede ver que algunas de las casas son cuevas. Nos preparamos en este lugar y bajamos cargando toda la parafernalia relativa al buceo.

Playa de Tufia y su bahía

Por aquello de tener una idea más general del lugar en el panorama anterior, pese a la cutre-calidad porque no había demasiada luz, podemos ver a la izquierda Tufia y aquí se aprecia la bahía y a la derecha de la misma está Gando, la zona del aeropuerto. Mar adentro se ven unos objetos como en línea, son para cultivar peces. Básicamente entramos por la playita y fuimos más o menos hasta la altura de las casas-cueva que están al final del barrio y regresamos por el mismo camino. No fue una inmersión muy profunda y como en las otras dos nocturnas que he hecho hasta este momento, el haz de la linterna te obliga a centrarte y de alguna manera vez mucho más. Comentar, por si no lo he hecho, que todas mis inmersiones en Gran Canaria han sido con el club 7Mares y con ellos también he hecho los cursos.

El vídeo que viene a continuación es obscuro así que a Genín se le pondrá hasta morcillona porque le molan las oscuridades. No lo he comentado pero en los dos de ayer y en este estoy usando ShotCut para montarlos, un programa gratuito y aún me estoy acostumbrando. Aunque hay música, opté por dejar también, aunque con el volumen bajo, el sonido debajo del agua, mi respiración, con lo que igual Virtuditas se tiene que agarrar bien al volante por si se le camban las piernas. La música sobre mi respiración es la canción Dueling Guitars interpretada por Heitor Pereira & Doug Smith y que forma parte de la banda sonora de la película August Rush. En un punto determinado del vídeo que no diré giro la cámara y se puede ver debajo del agua al Elegido, clarito, clarito, vamos que se me puede reconocer fácilmente por la calle si me veis. Espero que Virtuditas siga agarrada al volante cuando llegue a esa parte. El vídeo, si no aparece tras este párrafo, está AQUÍ:

Categorías
España Gran Canaria Reality sucks Viajes

La última visita a Gran Canaria y sus cosillas

Hace mañana una semana que regresé de GRAN CANARIA, después de pasar una semana por allí en la que básicamente tomé el sol, me bañé en el océano Atlántico e hice poco más. Hay una gran tradición de resumir esas visitas en el mejor blog sin premios en castellano y no la vamos a traicionar así que aprovecho y pongo algunas cosillas por aquí. Lo mejor es darle el disgusto pronto al comentraista oficial y confirmar que no hay vídeos del despegue y aterrizaje. Fui en vuelo de Ryanair desde Eindhoven a Gran Canaria y como soy pobre y no pago por tener asiento fijo o la cosa esa que ellos llaman prioridad, me asignaron en la ida el asiento del medio y en la vuelta uno de pasillo, con lo que en ninguno de los trayectos pude hacer vídeo. ¡Ajolá y fuese rico y compraría el asiento de ventana! pero los mamones, en los vuelos a Gran Canaria los cobran a precio de mamada pero de putón de lujo, no de los verbeneros que siempre son más económicos.

Esta fue una visita como muy de incógnito y en realidad solo quedé con un muy selecto grupo de gente. Quería sobar hasta quedarme a cuerpo entero como el culocoche de algunos/as, planito, planito y quería pegarme a la arena de la playa como ladilla a güevo y tomar sol hasta brillar como una supernova. Lo conseguí. La única indulgencia en este viaje fue una sesión de buceo, claro, al ser uno de los grandes expertos africanos en los pecios japoneses de la Segunda Guerra Mundial, tengo que mantener mi certificación al día.

Platanera con su mano de plátanos

Entre las cosillas a comentar, decir que a mi madre con la edad le ha dado por convertirse en terrateniente platanera y allí donde Genín y otros cultivan florecillas, a ella le crecen unas plataneras que dan unas manos de plátanos que no veas y si no, al ejemplo me remito.

Neptuno pachangueando en Melenara

Uno de los tres días que quedé para cenar estuve en la playa de Melenara, a la que en cualquier caso fui todos los días pero caminando o corriendo, que uno no deja sus ejercicios físicos por unas vacaciones y por allí la estatua del rey Neptuno que languidecía y moría en vida parece que la han restaurado. El año pasado el pobre neptuno era manco y ya no tenía tridente y este año parece que gracias al turismo la cosa le ha ido mucho mejor y ya casi que parece un Dios normal.

Tremendo robo cristiano

El miércoles, el día antes de regresar, fui a cierta cadena de hipermercados para comprar toda la pitanza que me traigo a Holanda, que yo voy con la mochila vacía y la traigo petada hasta la cremallera y aproveché y me compré noventa gramos de gominolas para el avión. ¡Esto es un atraco! En los Países Bajos, el precio de las gominolas, las mismas, por cien gramos es de setenta y cinco céntimos y en el hipermercado me levantaban UN LEURO Y VEINTICINCO CÉNTIMOS por cien gramos. Casi que levanté las manos cuando pagué en la caja porque aquello era un atraco pero después me acordé que al no tener empleados sino que son las cajas esas en las que tú haces de cajera, si levanto las manos no salgo de allí en mi puta vida y eso no era plan. No me extraña que en España haya tanta hambre y miseria si ni las gominolas tienen un precio asequible.

Vuelo de Ryanair petado

Por último pero no el último punto, cuando estábamos embarcando para regresar hicieron lo de siempre, llenar la pasarela al avión con los pasajeros esperando que llegue la tripulación para así acelerar la cosa. Yo me quedé justo al lado del ordenador en el que están los detalles e hice la foto anterior. Primero señalar lo avanzado que es el software que usan, es como del futuro, todavía como en MS-DOS que yo creía que desapareció del universo hace décadas. Segundo, Ryanair consigue venderlo casi todo y el avión en teoría solo debía llevar dos asientos libres. En la imagen hay unos números mágicos que demuestran que cinco personas no facturaron y que metieron a cuatro de estos que van con billete por la jeta y quedaron nada más que tres asientos libres que estaban en mi zona. Increíble como consiguen venderlo todo con dos vuelos a la semana desde Eindhoven a Gran Canaria.

La aventura de buceo que hice fue para ir a la Catedral y al Roque Ceniciento, ambos por detrás de la Isleta y cerca del Puerto de las Palmas de Gran Canaria o eso que en la Isleta llamábamos el Muelle grande. Éramos tres buceadores más el profesional y llegamos al lugar en barca. El documento que viene a continuación es como flipante a la par que didáctico y prueba de manera irrefutable que truscoluña no es nación. Son varios segmentos pegados. Comenzamos con un poquito en el barco, que en el vídeo hasta parece una falúa de lujo como aquellas de putrefacción en Miami, serie épica que si ahora te molestar en ver un episodio, te da vergüenza ajena. Después tenemos varios segmentos en la Catedral, con espacios enormes, como cuevas abiertas en las que entra la luz y un MONTÓN de peces. Hay incluso un autorretrato o eso que ahora los más fiznos llaman un selfi. En realidad hay dos. Tendréis que mamaros el vídeo para encontrarlos. El último segmento es en el Roque Ceniciento y se puede ver en un túnel por el que pasamos a una raya o al menos yo en mi ignorancia creo que es una raya bien grande. Aunque el vídeo dura casi cinco minutos la canción con la que lo amenizo se titula 4 minutes (traducción literal = truscoluña no es nación) y es una de Madonna, aquí en versión puticlub con Justin Timberlake y Timbaland. El vídeo, si no aparece por debajo del texto, está aquí:

Categorías
España Málaga

Otra visita a Málaga

En los últimos diez años, en siete de ellos he visitado Málaga entre enero y febrero. En los tres años que no cuajó en esas fechas también estuve, solo que en junio o en otoño, con lo que se puede decir y se dice que mis visitas a Málaga son regulares. El último fin de semana de enero parece ser el punto dulce para conseguir billetes de avión a precio más o menos económico en alguna de las compañías que vuelan allí directamente desde los Países Bajos o mezclando una ida y una vuelta con aerolíneas distintas y quizás hasta un aeropuerto holandés distinto. Este año, la aerolínea elegida fue Transavia, volando desde Amsterdam y como el avión salía a las cuatro y media de la tarde, trabajé desde casa comenzando cinco minutos pasadas las seis de la mañana, o una purriada de horas antes de la conocida como hora Virtuditas que tanto gusta a algunos comentaristas del mejor blog sin premios en castellano. Estos desplazamientos programados tienen una rutina muy trabajada. Como siempre, todo comienza con un viaje en bicicleta hasta la estación de Utrecht Centraal, desde allí tren al aeropuerto de Schiphol y ahí lo único que queda es pasar el control de inseguridad y buscar la sala de embarque para esperar. El vuelo de ida salió en hora, llegó en hora y en el camino no sucedió nada relevante. Al final de esta anotación hay un vídeo asombroso y maravilloso pero excepcionalmente pondré alguna otra cosilla.

El viernes por la noche fuimos a cenar a un sitio fastuoso en Fuengirola y al parecer todo el mundo estaba convencido que el sábado íbamos al Caminito del Rey. Suspenso general en comprensión de lectura y matrícula de honor en acarajotamiento porque las entradas las teníamos para el domingo por la mañana con lo que el sábado no hacíamos nada. Después de la cena fuimos a un local como del Inserso, imagino que es como esos a los que va cierto comentarista a jugar al Bingo. Tocaba una banda de obesos y todo su repertorio era música de los setenta y los ochenta. Yo conté al menos ciento cincuenta mil años si sumábamos la edad de todos los que estaban allí y había tal cantidad de laca que se podía haber usado para pintar la Gran Muralla de China, dos veces. Por supuesto, la maldad es muy fuerte en mi familia como todos sabemos y mientras ellos se fijaban en unas cosas, a mi me fascinó comprobar que al igual que en los Países Bajos, en España también las personas con discapacidades de cierto tipo se ponen en primera fila a montar el espectáculo tan felices mientras la gente hace como que no los ve. Me partí la polla de risa con el conjunto arquitectónico que se hizo para amarrar el pelo en una coleta y como se sentaba y básicamente se dormía delante del grupo cuando no le gustaba una canción.

Vinimos llegando a la keli de Sergio super-hiper-mega tarde y por la mañana del sábado, tras desayunar, como no teníamos planes nos fuimos a caminar con la Yuna, nombre que traía su perra y que a mí me suena que con ese nombre no la dejan entrar en los Estados Apocalípticos del bosmongól rubio. Paseando hice la siguiente foto estremecedora en la que se puede ver la campiña de Benalmádena y allá a lo lejos, Fuengirola:

Y allá al fondo, Fuengirola

Y más o menos lo mismo pero en formato de vídeo tenemos unos segundos mágicos hechos en la misma zona:

Benalmádena costa

Después bajamos hasta la orilla del agua de la superficie y el fondo del mar y por supuesto hice una foto para enviar a Holanda y que la gente rabie de envidia:

Playa en Benalmádena

Por la tarde hicimos unas diligencias porque mi amigo Sergio se emperró en comprarme una especie de chándal o algo así. El domingo hicimos el Caminito del Rey, el cual tendrá su propia anotación y por la tarde fui al aeropuerto, pasé el control de inseguridad y hasta conseguí colar 250 g de manteca de cerdo en el equipaje de mano, el avión llegó en hora, salió en hora pero tardó un güevo y parte del otro en llegar a los Países Bajos por el viento en contra. Perdí por tres minutos el tren y como el siguiente era mucho más tarde, fue en otro a la estación central de Amsterdam y allí tomé otro y cuando llegué a Utrecht Centraal hice el resto del trayecto en bicicleta y con mis pantalones chubasqueros ya que estaba cayendo el diluvio universal. Vine entrando en mi casa sobre la una y diez de la mañana.

La parte del transporte aéreo tiene vídeos en el tramo de ida ya que iba sentado en ventana. Comenzamos primero con una fascinante procesión de vehículos salando la pista del aeropuerto porque a los aviones les mola más saladita. Después recorremos la mitad de la distancia hasta Málaga por la pista en altísima velocidad y finalmente despegamos. Lo que viene a continuación es la demostración a uno que yo me sé de que no se hacen vídeos de aterrizaje de noche. Tenemos un minuto y cuarenta segundos de negro de que te cagas. He puesto un logo enorme para compensar esta desgracia. La música es la canción Never del grupo Moving pictures y que todos conocemos ya que somos fans de la película Footloose. El vídeo está AQUÍ:

Categorías
España Gran Canaria

Costa de Gran Canaria a la altura de Hoya Pozuelo

Costa de Gran Canaria a la altura de Hoya Pozuelo

Hoy tenemos otro documento estremecedor, un vídeo (que podéis ver aquí) en el que en lugar de ver playas, tenemos la costa rocosa de Telde, justo delante de la urbanización de Hoya Pozuelo. El vídeo está hecho en el paseo marítimo que recorre gran parte de la costa del municipio de Telde. Este caminito lo hago religiosamente dos veces al día en cada sentido cuando voy desde la casa de mi madre hasta la Playa de la Garita, la cual ya hemos visto en otras fotos y vídeos. Mirando hacia las rocas se pueden ver un montón de lagartos, algunos de un tamaño considerable, pero como la cámara no permite hacer zoom, pasé de tomarme la molestia. La keli pequeñita que sale al comienzo es un cuartucho ilegal que tenía un desgraciado que vivía ahí y que insultaba y gritaba a la gente porque estaba chiflado que no veas y que cuando murió okupó algún familiar suyo por la jeta. En otros países del mundo existen las leyes y se respetan pero este es un buen ejemplo de uno que no lo hace. En la keli se puede ver una bandera de los independentistas canarios, pollabobas estúpidos que se merecen un tiro de gofio en la sien. Una vez me pongo en movimiento avanzamos en la dirección que nos lleva a la playa de la Garita.