Terminal de bajísimo costo en Schiphol

Terminal de bajísimo costo en Schiphol

El aeropuerto de Schiphol es uno de los más apreciados por los viajeros en el universo conocido y particularmente en Europa. Es como un enorme centro comercial en el que también hay zonas para sentarte y esperar, abundan los puntos para cargar tus dispositivos mágicos y maravillosos y todo está en una única estructura, son un puñado de terminales hechas a lo largo del tiempo pero con todo centralizado. La parte más espartana de este aeropuerto son las salas para los vuelos de bajo o bajísimo costo, básicamente Easyjet, Norwegian y Ryanair, que creo que son las únicas aerolíneas que usan estas salas. Hoy tenemos un vídeo desde el interior de una de las mismas y que hice cuando fui a Lisboa en diciembre para pasar el fin de semana. Al contrario que en el resto del aeropuerto, en donde te puedes sentar por todos lados, aquí quisieron enfatizar lo del bajo costo y es una especie de hangar apañado para mover masas de seres humanos e inhumanos. Nada más entrar te revisan tu tarjeta de embarque y según la prioridad, vas a la larga cola de los pobres o a la corta y exclusiva de los que tienen un par de leuros más. Los aviones paran delante, literalmente a unos metros y en un cierto punto lo vemos llegar, vemos a los julays salir y subir a la terminal por un lateral de la misma sala y después de unos nanosegundos dan el disparo de salida y todo el mundo corre y se sube a su avión. En el vídeo, que eso de arriba es un vídeo y si algún Dios no te dio la capacidad intelectual para hacer clic en el mismo es más que probable que no lo veas, tenemos el hangar, una especie de ventanas que hay por arriba para que la gente nos vea arracimados como desgraciados y las sillas que están junto a la pared son para los que han pagado por el servicio preferente. En el otro lado, la gente se sienta en el suelo, sobre sus bolsas y similares. El sistema se hizo para ser funcional y lo consiguieron. Para cuando se abre el embarque el ochenta por ciento o más de los pasajeros ya han sido controlados, las maletas de los más rezagados ya están apiladas para ponerlas en la bodega del avión y en unos diez minutos sube todo el mundo, cierran la puerta y a caminar media hora hasta llegar al punto del despegue o así, ya que si te toca la Polderbaan, la pista que está a unos kilómetros del aeropuerto, te dan de gratis un paseo por la campiña holandesa.

El año que viene se inaugura, o eso se espera, una terminal en el aeropuerto de Lelystad, que han rebautizado como Amsterdam-Lelystad Airport y la idea es sacarse todo el bajo costo de encima y mover todas esas aerolíneas y vuelos al mismo. La diferencia es que Schiphol está junto a la ciudad de Amsterdam y desde Lelystad primero habrá que ir en guagua a la estación de la ciudad y desde allí unos cuarenta minutos en tren hasta el centro de Amsterdam. En mi caso, he hecho cálculos y parece que Eindhoven me pilla más cerca ya que en la opción más rápida, jamás podría llegar al lugar en menos de una hora y diez minutos más el tiempo de la guagua.

Volviendo a lo de la terminal de bajo costo, la solución a la incomodidad del hangar es que en la terminal principal del aeropuerto, donde están las tiendas, los bares y demás, allí han puesto más asientos y gradas en la zona correspondiente a esta terminal y hay abundancia de pantallas y te sugieren esperar allí hasta que se anuncia la puerta de salida de tu vuelo, lo cual tiene lugar cuarenta minutos antes del despegue. A las salas esas para esperar el avión se puede llegar por dos caminos, en el vídeo ya vimos en la parte superior las cristaleras. Hay una ruta para los viajeros que tienen un destino dentro del territorio Schengen y que no pasan control de pasaporte y una ruta alternativa para los que sí que tienen que tener control de pasaporte.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.