The Frozen Ground

El otro día fui a ver una película que me intrigaba bastante. Tenía una puntuación aceptable en IMDb, un elenco con gente conocida y sin embargo no habían ni puesto el trailer en los cines. Se trataba de un thriller basado en hechos reales, frase que está gastadísima ya que se la ponen a tres de cada dos películas y si alguna escapa, resulta que es más real que la vida misma, como es el caso del bodrio de Almodóvar de este año con la cutre-aerolínea y los azafatos julandros, desfogados y karaoketeros. Con la curiosidad de revelar lo desconocido me acerqué al cine a ver The Frozen Ground, película que al parecer jamás tocará la luz de un proyector en España y seguramente entrará en el país por el vergonzante camino del DéuVeDé.

Un julay picoleto trata de encontrar pruebas para capturar al cuñado sádico del Guaca y meterlo en chirona hasta el fin de los días

Un policía que trabaja en Alaska y que próximamente se irá del lugar recibe el encargo de investigar un secuestro en el que la pobre desgraciada logró escapar. Poco a poco van descubriendo que hay más cuerpos, que son muchas las mujeres asesinadas y que el culpable es un tipo que se esconde tras una apariencia normal y familiar y en paralelo tiene una segunda vida en la que rapta prostitutas, las tortura y viola y al final las libera en los bosques de Alaska y allí las persigue cazándolas.

La película es fascinante, tanto por los paisajes fabulosos de Alaska como por la temática. No hay sorpresa y prácticamente desde el principio se sabe quien es el asesino y la tensión está en poder probarlo, en tener algo tangible con lo que enchironarlo hasta el fin de los días. El policía va contra reloj atando cabos y rastreando los crímenes de un hombre que comenzó con un simple secuestro con violación y tortura y para cuando acaba la película tiene unas diecisiete muertes a sus espaldas. El detective es Nicholas Cage, el cual parece que estaba en gracia ya que logra resultar muy creíble y atrae a la cámara con su sola presencia. El malaje asesino es John Cusack y el colega consigue ponerte los pelos como escarpias en algunas escenas y vamos, si lo veo por la calle me doy la vuelta y me hecho a correr hasta quedarme sin aliento porque igual ha decidido camiar la temática y dejar las putillas y capturar autores de las mejores bitácoras en los diferentes idiomas. La chama que escapa a la tortura y que es más básica que disco de Georgie Dann es Vanessa Hudgens, una de las jóvenes que parece estar pisando con fuerza y que está teniendo una carrera muy interesante. Alrededor de estos tres hay todo un grupo de actores y actrices que fundamentan la historia y por suerte no tenemos absurdas tramas secundarias que no aportan nada y estiran la duración de la película.

Es un thriller, así que no resulta un plato del gusto de todos. Obviamente y por razones que no mencionaré está fuera del alcance del universo del Clan de los Orcos. Tampoco estoy seguro que llegue a satisfacer el paladar de los GafaPasta y sin embargo creo que es una muy buena película que merece una oportunidad.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

4 comentarios

  1. Nicholas Cage, suele estar genial siempre. Su manera de actuar, y sus expresiones, me han gustado en todas las películas que he visto de él.

  2. Pues he tenido la suerte de no verlas. Jajaja… Me quedo con el recuerdo de lo bueno.

Los comentarios están cerrados.