Tuk-tuk con cuatro pasajeros por el delta del río Mekong

Tuk-tuk con cuatro pasajeros por el delta del río Mekong

Otra foto de uno de los tuk-tuk que había por los villorrios que visité en el delta del río Mekong solo que en este caso el vehículo está petadísimo de pavas. Que se vean en la foto, el chamo llevaba tres hembras y un niño, o quizás uno de los siete enanitos de Blancanieves. Sigo sin explicarme como la bicicleta no hace un caballito y lanza al ciclista al espacio. El esfuerzo de mover toda esa chicha humana debe ser lo que mantiene al conductor en los purititos huesos. No vamos a hacer comentarios sobre la selección de colores de ropas y gorros. Al chamo lo quería ver yo si se le meten de pasajeras mi madre y su amiga Rosi. NO solo iba a sudar sangre, es que pota los pulmones en los primeros trescientos metros. Con este tipo de transporte, si eres local tienes unos precios realmente asequibles para ellos y cuando un turista le pregunta al chamo, el tipo solo entiende de dólares y en cantidades espectaculares si las comparamos con el precio de los autóctonos.

Por sulaco

Maximus Julayus

13 comentarios

  1. Pobre madre, parir esto sin epidural para que luego haga comentarios así… pffff

  2. Que te conste que a mi no se me nota el calificativo de obeso, solo lo ponen los médicos gordos en mi ficha sanitaria por envidia cochina de como se reparte el peso en mi maravilloso body…jajaja
    Además, voy bajando, hoy pesaba 101kg. esparramaos…jajaja
    Salud

  3. Si se entera la pobre, te la cargas y además no te hace las comiditas que te gustan. Hay que tener cuidadito con lo que se dice de las madres.

  4. No me dirás que cuando vas a las Islas no te gusta que tu madre te haga comiditas buenas, por mucho que tú cocines. Yo cocino y muchas veces les pido a la mía que me haga cosas que a ella le salen de puta madre y a mí no tan buenas.

  5. A estas alturas de la película, no hay platos que me gusten que no sepa hacer. Lo bueno del egocentrismo es que te sirve para mejorarte a ti mismo día a día.

  6. Sra. Mamá de sulaco: Desde el norte, como madre y como lectora enganchada a las «tontás» de su hijo, voy a osar darle un consejo con una palabra que puede cambiar mucho su vida a mejor: DESHEREDAR.
    De nada.

  7. Dios te escuche Virtuditas, que las herencias en España son una ruina. En lugar de recibir, todo es PAGAR, PAGAR, PAGAR

  8. Será en las Canarias, porque en mi tierra desde hace unos meses casi no se paga nada… lo lógico, vaya, porque había gente que tenía que renunciar a su casa de toda la vida por no poder pagar impuestos en efectivo. Una coña, vamos.

  9. A mí y a mi hermana nos sablearon con la parte que nos correspondía de la de mi padre. El viaje de las zorras podemitas a Nueva YOrk de puro lujo se lo pagamos nosotros.

Los comentarios están cerrados.