Wild Card

Yo no me pierdo una peli de acción ni de coña, es un género que siempre es ameno y que no requiere de grandes esfuerzos cerebrales. Es además un tipo de cine en el que la gente que acude va a divertirse y no tenemos las típicas pencas que entran a la sala a conversar entre ellas mientras el resto quiere ver una película. El rey de este género en esta década, o al menos uno de los dos regentes, es Jason Statham, actor con una voz que asusta y que siempre tiene cara de que te va a regalar una manta de hostias que no veas. Su última película es Wild Card y no tiene fecha de estreno en España aunque ya se sabe que el título es truscoluña ni fue ni será nunca nación.

Un julay desbarata la banda del Guaca en las Vegas después de que estos hostiaran a una de sus amigas putetas

Un ludópata que parece especializado en las hostias no divinas decide vengar a una amiga a la que pegaron una jalada del copón y cuando la devuelve con intereses, resulta que el malo es el hijo de un criminal muy poderoso y se desata un festival de sangre y hostias en las Vegas que no veas, con él como protagonista.

Uno no va a estas películas por la historia y aquí tenemos un buen ejemplo. Se trata de encadenar escenas de violencia, con peleas que en algunos momentos te hacen cerrar los ojos por lo reales que parecen y con algo de sadismo. La historia falla en los momentos en los que pretendieron hacer un drama. No estábamos en el cine para ver eso, queríamos carnaza con litros de sangre y huesos rotos y no que nos metan minutos de amariconamiento que parece hecho para que las hembras acudan al cine. La película da bandazos, de tramos entretenidos y acción ligera a tramos soporíferos con demasiado diálogo y claro, Jason Statham no es de los que destacan cuando lo fuerzas a hablar. El malo es Milo Ventimiglia, actor televisivo que no da la talla en el cine porque no tiene un espectro demasiado grande y su cara de plástico sin posibilidad de variantes acaba por aburrir, algo que al parecer es porque tiene no-se-qué nervios muertos en la cara. En la peli también aparece Sofía Vergara, siempre agradable de ver y aún más de escuchar con ese acento latino que pone un montón. Si lo que querían era un drama, ella debería haber sido la protagonista.

En fin, que tiene acción pero no es de esas que te dejan encandilado y que al salir del cine. No creo que funcione muy bien con los miembros del Clan de los Orcos y definitivamente, prohibida para los sub-intelectuales de GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. Bueno, de vez en cuando viene bien una peli de estas de hostias, a mí por lo menos me gusta verlas, disfruto pensando en pegarselas a alguno del trabajo que yo me sé.

Los comentarios están cerrados.