After: Aquí empieza todo – After

Una de mis amigas, ignorantona que no veas y que yo he vivido toda mi vida convencido que para esa decir que lee libros era referirse a la revista Pronto, me recomendó otro de esos libros de calenturas para hembras que según ella, era como caviar exquisito, aunque yo más bien lo terminé pensando que era paté para asnas, burras y podencas o quizás algo peor. Al parecer esto viene de los mismos círculos que la saga de las Sombras del pollaboba aquel, de foros en los que hembras que tienen prohibido el acceso a la sección de pepinos y calabacines del supermercado escriben historias supuestamente calentorras. La película se titula After y en España se estrenó en España en abril con el título de After: Aquí empieza todo y ajolá y Don José no se hubiera muerto cuando todavía era mi profesor de inglés para poder reprocharle que nos enseñó el significado equivocado de la palabra esa, ya que la traducción al español queda clarita como la lefa de ballena en el título.

Una julay con ardores de potorro se encoña de un quinqui malaje

Una pava que empieza la universidad sueña con que un matadillo con tatuajes la empale hasta las puntas de los pelos de los güevos deja a su novio por santurrón y acaba con el chamo de sus sueños y resulta que se pasan el día entre gritos, broncas y reconciliaciones y rodeados de una gentuza que ni en el parlamento de truscoluña, que no es nación.

Si te acuerdas de aquellas mil veces en las que dije que la adaptación de una novela no tiene que resultar en el mismo producto, en esta película me hicieron caso y como el libro era una mierda, trataron de apañarlo, pero no cuajó porque en el núcleo de todo está la relación dañina de estos dos. De entrada puedo confirmar y confirmo que la química entre los dos protagonistas es nula, no hay nada en pantalla que confirme que pueda ser real lo suyo. Añade a eso que la directora se hizo los estudios debajo de la mesa y puso mucha boca en el asunto pero no aprendió la técnica y los actores que eligieron son más bien modelos y no actores, con lo que en foto igual quedan bien pero cuando se mueven y abren la boca, LA CAGAN. La película es una serie de iteraciones de más de lo mismo, con encuentro que usualmente tiene algo de bronca o pique, seguimos con separación incluyendo cabreo y con mucho grito de por medio y quizás alguna cosa rota y acabamos con reencuentro y venga a comerle el chocho a la pava o meterle dedos en el potorro pero muy a la americana, sin que se vea nada. Esto una vez pase, pero es que sucede tantas veces que terminas por encender el telefonino y ponerte a leer el periódico. La historia da bandazos, no tiene coherencia narrativa y el final es peri-patético y puedo confirmar y confirmo que no tiene nada que ver con el del libro, lo único en común es el nombre de los protagonistas. En fin, que en el cine había un grupo de adolescentes que mejor se hubiesen llevado un bote grande de vaselina porque tanta fricción en seco les tiene que irritar el coño y definitivamente las debe haber dejado sin uñas. Cuando salí mi cara era un poema que los empleados del cine captaron perfectamente.

Esto quizás sirva para las hembras de los miembros del Clan de los Orcos, como previos para calentarse antes de ir al encuentro de sus machos cabríos. Prohibida y vetada para los sub-intelectuales con GafaPasta.

Una respuesta a “After: Aquí empieza todo – After”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.