Granja de peces panga en el delta del río Mekong

Granja de peces panga en el delta del río Mekong

Al entrar en su delta, el río Mekong se convierte en un gran abanico y el eje del mismo está cerca de Camboya, razón por la que muchas granjas de peces panga están allí, para aprovechar toda la mierda que viene de Camboya, Birmania y otros países. La granja que vemos hoy se ve mucho más profesional y fastuosa pero no os engañéis, los peces que allí crían también comen mierda y a la izquierda podéis ver el poblacho y os puedo asegurar y os aseguro que las alcantarillas están cerquita para que sus peces tengan comida rica-rica, que ya se lo muchísimo que os gusta el panga y el saborcillo ese tan especial que tiene. Estos son negocios familiares y las antenas de televisión están ahí porque viven sobre los peces, que están en jaulas enormes por debajo de esta estructura. Dentro de un par de días los veremos cuando hacen el espectáculo para los turistas y les tiran comida para que veamos lo chachis que son. A día de hoy, creo que soy el único ser humano que puede decir y dice que no he comido jamás pez panga, pero sí que he jiñado en el poblacho ese para que los peces se comieran mi jiñote y aquellos que os los comisteis, ya sabéis de quien es la mierda que habéis comido.

Casa-vivero de pangas en el delta del río Mekong

Casa-vivero de pangas en el delta del río Mekong

La traca final de las fotos que hice en el delta del río Mekong están dedicadas a los viveros en los que crían peces panga para que vosotros sus-encochineis con esas maravillas propias de un mierdi-gourmet. Lo más importante a la hora de montar el negocio es la ubicación y estas casas-empresa están todas al sur del pueblo y perfectamente ubicadas para pillar la corriente que trae todo lo que el alcantarillado del lugar lanza al río. Eso, que en otros lugares es tóxico, aquí es COMIDA para los panga, que así crecen más y se alimentan muchísimo mejor. No te extrañe nada que ese que te comiste y estaba tan riquísimo en realidad tenía ese saborcito por el pedazo de jiñote que solté por la mañana antes de salir del hotel y que acabó en los estómagos super-hiper-mega-agradecidos de los peces panga que después se exportan a Europa.

Acceso a keli sobre pilones en el delta del río Mekong

Acceso a keli sobre pilones en el delta del río Mekong

Al no ser del gremio de la hora Virtuditas, me lanzo a la calle con las primeras o segundas luces y es que no paro. No tengo ni idea como llegué a la casa que vemos en la foto de hoy y solo sé que estaba en Chau Doc. Confirma un mantra que llevo repitiendo en toda esta serie. El nivel del río Mekong en su delta oscila entre la temporada de lluvias y la seca un montón y por eso las kelis se levantan a unos dos metros del suelo y esta que vemos está ahora en seco pero seguro que un par de meses más tarde aparecía en medio del río. La electricidad llega hasta la casa y tienen el mejor sistema de alcantarillado del universo conocido, todo se lanza de vuelta al río y se lo comen esos deliciosos peces panga que tanto os enloquecen.

La sala de los espejos y los Budas dorados en la pagoda Hang

La sala de los espejos y los Budas dorados en la pagoda Hang

Los budistas están obsesionados con la multiplicación de su Buda. Uno de los hitos memorables de sus templos y que suelen hasta darles nombre es el tener diez Budas, o cien, o mil, o diez mil. En la pagoda Hang incrementaron la cantidad hasta el infinito y más allá haciendo una sala recubierta de espejos y con Budas replicándose por todas partes. Por supuesto no son de oro, están pintados de tal color pero estos son más falsos que truscoluña, que no es nación. La sala estaba bien metida en la montaña y la entrada era bajando unas escaleras, se puede ver un poquito a la derecha de la imagen. A la izquierda, si nos fijamos en los espejos, un autoretrato de il Scelto, el denostado autor de la mejor bitácora sin premios en castellano.