Children of Men – Hijos de los hombres

Children of Men - Hijos de los hombresHe de decir que después de tanto tiempo sin pisar un cine mi regreso a las grandes salas no pudo ser más afortunado. He visto una traca de películas de calidad más que aceptable. Entre las seis del fin de semana pasado y las dos de esta semana he logrado ponerme al día de todo lo que hay en el mercado. Aquellos que leen esta bitácora desde hace tiempo saben que hay dos géneros que me pierden: la Ciencia Ficción y el Terror. Intento no perderme ninguna película en estos campos así que Children of Men lo tenía fácil para llamar mi atención. Para una vez que traducen el título de una película literalmente, me suena rarísimo lo de Hijos de los hombres, no sé, como que siento la ausencia del artículo perdido. Whatever …

Un julay asalariado cuya leche de mangorra se ha descafeinado y no puede tener retoños vive en una sociedad de panolis que como él ya no producen leche de calidad y donde no hay niños. Una putorra de cuidado se pule a un julandro acostumbrado a recibir por vía anal y del impacto emocional el julandro la deja preñada. A partir de ahí comenzará una carrera para llevar a la barrigona al hospital Materno para que para a la bestia que lleva dentro y por aquello de la modernidad y los avances de la tecnología el hospital se encuentra en un barco pesquero que a falta de niños faena atunes en el mar del Norte. Hasta que lleguen al centro de atención primaria se cruzarán con todo tipo de gitanos y malas personas y muchos musulmanes, de esos que todos sabemos irán al infierno por no comer cerdo.

De la mano del hombre que dirigió la última entrega de Harry Potter nos llega una historia de ciencia ficción ambientada en un futuro no muy lejano. Alfonso Cuarón retrata un mundo en plena decadencia donde el Reino Unido y unos pocos lugares más sobreviven a duras penas tratando de mantener una sociedad de aspecto normal. La gente sabe que el final se acerca, que sin niños no hay futuro y tarde o temprano la tierra se verá despoblada. Las mujeres, los hombres, los ancianos, todos sufren una depresión colectiva sin chiquillos que correteen a su alrededor. El gobierno inglés está además dispuesto a echar a todos los inmigrantes y los cazan por todo el país para deportarlos. La esperanza es lo último que se pierde pero esa sociedad ya hace tiempo que la perdió.

Entre tanto pesimismo surge una chispa de luz en forma de emigrante preñada. Un grupo de rebeldes que lucha por devolver la libertad a la sociedad británica intentará sacarla y mandarla a un lugar seguro que parece encontrarse en manos de una organización llamada El Proyecto Humano. Para alcanzar la costa se las tendrán que ver con bandas descontroladas, con la policía e incluso con los mismos que los trataban de ayudar y que finalmente rebelan sus verdaderos motivos y no son tan puros ni limpios. Todo este viaje lo hacemos de la mano de Clive Owen, un hombre con una voz poderosa (en inglés) y al que la cámara adora. Es una gozada escuchar su voz cuando habla o narra escenas. Borda su papel y hace creíble la historia, dando algo de humanidad a todo un héroe que es capaz de salvar el futuro de la humanidad calzando unas chanclas de playa mientras corre por campos de escombros.

En definitiva, es toda una experiencia, una película con corazón que nos hacer pensar en el mundo al que nos dirigimos y que nos enseña que la distancia entre aquello que tenemos y la nada es bastante corta y llegará un momento en que tendremos que luchar por conservar aquello que más queremos. Toda una llamada de atención que se disfruta como las buenas cosas de la vida. No es de ese tipo de películas a las que vas con tus amigos descerebrados pero sí de las que vas en buena compañía.
gallifantegallifantegallifantegallifantemedio gallifante

Technorati Tags: ,

6 opiniones en “Children of Men – Hijos de los hombres”

  1. buenísima!
    recomendable 100%
    a ver si ponen Babel por aquí
    no habrás visto Illusionist por casualidad no?

  2. vi el anuncio el último día que fui al cine y ya me tenía buena pinta. Con 4 gallifantes y medio, se confirman mis sospechas.

  3. Le quité medio gallifante porque la guapa de la película se va sin follá demasiado pronto y eso le resta dramatismo a las circunstancias de la vida.

  4. ufffff vamoooosss, solo por eso de las tetas no me la pierdo, vaya! (por si alguien no lo intuye, es irónico). Esta noche compite contra “El Ilusionista” y House por ocupar mi prime time.

  5. La que enseña las tetas es fea de cojones y tiene unas tetas como sacas vacías de correo. Tres julandrones que había en la sala se salieron a vomitar en esa escena, pobrecitos ….

Comentarios cerrados.