Compañeros de clase

Hoy hemos tenido la segunda clase de holandés. Se dice que la confianza da asco, así que ya hemos empezado en plan asqueroso a querer saberlo todo sobre los demás. Es lo bueno que tienen estas experiencias intensas. Sin comerlo ni beberlo te enteras de la vida de un montón de gente.

Básicamente hay tres grupos en la clase. Está el Latin-Power compuesto por una mexicana, un chileno, un guatemalteco, un italiano que habla español y un canario (Rodolfo seguro que preferirá el termino Españooó, pero es que leyendo la prensa española parece ser que ahora nuestra nacionalidad es la de la comunidad autónoma en la que nacimos, y yo por desgracia nací en África ;-)).

El segundo grupo está formado por las rusas. Ya he comentado en otra ocasión que por aquí por el centro de Europa se considera socialmente aceptable que los frikis compren esposas en otros países ante su incapacidad de conseguir hembras locales (Miraos Hembras à la Carte). Por supuesto estas transacciones son con contrato de por medio en el que ambas partes se declaran de acuerdo. Rusia debe estar entre las mayores potencias mundiales en esto de las esposas a la carta, porque tenemos cuatro en clase. Al igual que los latinos, ya se han agrupado.

El tercer grupo es el resto del mundo. Es bastante variado. Hay una neozelandesa, una indonesia, una checa, dos ingleses, una griega y algunos más de los que aún no tengo datos.

Yo creo que estoy perdiendo mi tiempo en mi trabajo. Lo que yo sé hacer de forma intuitiva es crear redes de conocimiento. Lo he hecho toda mi vida. Igual que hay gente que hace punto, o juega al fútbol, o toca en un equipo de música, yo organizo redes. Así que roto el hielo, ya he establecido las relaciones en la clase.

Las rusas prometen y mucho. Son las esposas perfectas. Viven por y para su hombre. Las ves venir a clase totalmente arregladas, listas para irse de marcha. Maquilladas, cuidándose mucho, saben que todo lo que son es lo que vale su cuerpo. Hay una que ha conseguido la unanimidad de todos. Es la “chocha del martes”. El súmun entre las suyas. La hijaputa está superorgullosa de sus uñas, que tiene pintadas haciendo unos dibujos espectaculares y todas diferentes aunque conjuntadas. Las teorías en clase es que se pondrá guantes de lana para follar, porque como se le joda una se agarra una depresión. La tía es perfecta. Tiene todos los accesorios necesarios colocados en los lugares adecuados y con las cantidades precisas. En la clase hay sólo otra mujer capaz de hacerle sombra. La neozelandesa se da un aire a la Angelina Joile que no veas. Y encima se mete el bolígrafo en la boca de una forma que parece que está chupando pollas. Se ha sentado al lado de la rusa guapa para controlarla a ella y a nosotros y como siga haciendo eso con el bolígrafo, vamos a tener que empezar a llevar bolsas de hielo para las calenturas.

Visto que hoy estoy muy insubstancial y vulgar, vamos a centrarnos un poco en esta jodida lengua bárbara. Hoy me he enterado después de cuatro años aquí que el artículo indefinido “un” y el número “un/o” se pronuncian de formas distintas. El artículo indefinido se pronuncia como “en” y el número como “ein”. Me he quedado de piedra. En la escritura el primero se escribe een y el segundo één. Ya me parecía a mí que alguna gente lo pronunciaba de forma distinta. Yo siempre pensé que eran la misma palabra. También me mosqueaba que a veces la gente los tildaba y otras veces no. Uno de mis amigos españoles siempre comienza las conversaciones en el messenger con un Ein, así que gracias a este curso ya sé lo que quiere decir. :mrgreen:

6 opiniones en “Compañeros de clase”

  1. Podìas contar algunas cosillas que aprendas en la clase, asì yo me entero de algo hasta que en enero empiece mi curso.

  2. Por cierto, me estoy comiendo un “slavink met aardappel” que no sé qué cono es, pero que muy bueno no està. Tiene “stoommaaltijd met groenten en bechamelsaus” que serà una cosa con bechamel.

  3. He investigado en la empresa y ya me han dicho lo que es el Slavink ese. Un rollo de carne picada envuelto en bacon y que acompañas de pure de papas y con verduras y salsa bechamel. Nunca me ha dado por probarlo, pero a los holandeses que he preguntado, todos dicen que es muy rico.
    Oye, estoy mirando opciones para comprarme o un par de bicicletas de estación o una vouwfiets (las bicicletas que se plegan y se pueden llevar gratis en el tren). estoy hasta los mismísimos de los pateos por culpa del curso. ¿No sabrás de algun sitio/persona/entidad donde pueda conseguir bicicletas baratas en utrecht?
    Sobre lo del curso, creo que seguire hablando de eso hasta diciembre. Todo el mundo me ha estado presionando para que aprenda la puta lengua durante 4 años, así que ahora a joderse y a leer los traumas que me crea su aprendizaje.

  4. Cuidado con las comidas holandesas!!!. Cuando fui por penultima vez a casa de mi hermano compre una bolsa que parecian berros para el pure de la niña y era valeriana fresca.
    Espero que aprendas de ese curso. Facil creo que no es.

Comentarios cerrados.