El camino

El camino

El camino, originally uploaded by sulaco_rm.

Todos percibimos nuestras vidas de formas distintas. Hay gente que siempre tiende a ver el lado positivo y no se amedrenta por los problemas y hay otros que se ahogan en un vaso vacío de agua. El potencial para ver el mundo de una forma o de otra está en nuestro interior posiblemente bien definido desde que nacemos y solo con mucho esfuerzo y perseverancia podemos cambiarlo.

Lo que tenemos a nuestra espalda es historia, pasado, aquello que ya no podemos cambiar ni aunque queramos. Mirar hacia atrás tratando de comprender esas cosas y buscarle algún tipo de lógica es perder el tiempo, el camino ya está trazado y por más que le demos vuelta no sufrirá variación alguna.

Si tienes un mínimo de seso enfocarás toda tu atención hacia lo que está por venir, el camino que se perfila frente a nosotros y tratarás de encontrar la mejor ruta posible, aquella que te lleve por lugares hermosos, que te permita conocer gente buena e incorporarlos a tu familia. Nosotros somos parte de ese camino, sin nosotros no estaría ahí porque todo camino necesita de caminantes para seguir existiendo.

En mi camino ando por un bosque tan hermoso como el de la foto, un lugar en el que la senda está bien definida y en donde a cada momento te llevas una sorpresa. Puede ser un ciervo que se esconde entre las ramas, un amigo que te da un abrazo, una minúscula seta que te regala una preciosa estampa o un viaje en compañía de aquellos a quienes quieres. Yo he elegido seguir mi camino por la senda de la felicidad, disfrutar de las pequeñas cosas como si fueran premios millonarios y al hacerlo he descubierto que siempre salgo ganando, que la generosidad atrae también generosidad. Por supuesto que siempre puede haber algún tropezón y si tienes un buen equilibrio, te repondrás rápidamente y aprenderás de tus errores. El camino siempre sigue ahí, frente a nosotros, plagado de todas esas cosas que harán nuestras vidas más interesantes.

Si aún no lo has hecho, abre los ojos, mira a tu alrededor y procura ver todas aquellas cosas buenas que tienes cerca. Están en tu camino esperando que notes su presencia y te ayudarán a seguir ese sendero que se va abriendo en el bosque solo para ti.

La foto la hice en Lage Vuursche, paseando una tarde de sábado por el bosque. Esta es la primera de una serie de reflexiones y continúa en Caminos sin salida

15 opiniones en “El camino”

  1. Es por eso que te quiero tanto, estamos en la misma onda, y lejos o cerca en el mismo camino. Besitos para ti. (me pusiste cursi muchacho! se me aguaron los ojos y todo!!)

  2. Aunque entro todos los días para leerte, sólo una vez dejé un pequeño comentario. Este último me ha sorprendido gratamente y sólo decir que gracias por todo. Casi siempre consigues una sonrisa, ya sea por un texto como éste como por la receta de las madalenas, pasando por una nueva entrada al hembrario o una pared recién revocada. O las fotos…(se me escapan un montón de cosas) jo! ¿cómo haces para tanta actividad? Un saludo desde el sureste de la península.

  3. En realidad iba a escribir algo totalmente distinto. Tengo dos historias tontas rondándome la cabeza, una de ellas totalmente pensada y escrita en el aire y me río pensando sobre ella aunque ya sé que al transferirla a la bitácora cambiará y mutará y saldrá totalmente diferente. En el momento en que me senté ninguna de esas dos promesas quiso abandonar la comodidad del reino de las ideas y puesto que había estado procesando algunas fotos de Lage Vuursche y había seleccionado unas cuantas para una serie camuflada con textos, escogí una de ellas, me senté y supongo que el resto fue cuestión de hilar los puntos de todo lo que sucede a mi alrededor en estos momentos, lo cual es un montón. Cuando la acabé añadí un par de párrafos más que luego borré porque llevaban el texto en un sentido que no era el deseado. Imagino que tanto Waiting como Dani han podido leer entre líneas ya que forman parte del remolino de sucesos que orbitan en mi mundo.

    Y respondiendo más concretamente a Irene e Iván, el tiempo viene de no ver la tele y de la agilidad mental que da el escribir casi todos los días.

  4. Sulaco,

    Suscribo hasta las comas. Seguir caminando y no perder la capacidad de asombro, atreverse, disfrutar de las pequeñas cosas que te ofrece la vida… Además me gusta de vez en cuando echar la vista atrás para acordarme qde uién soy y de dónde vengo, para darme cuenta de cómo he llegado hasta aquí y para badear algún obstáculo o coger impulso. Mi madre también se ha ido ayer después de casi 2 semanas. Ha llegado bien y además ha volado con Miguel Bosé. Es lo que tiene viajar a Asturias en estos días.

  5. A mí me están ocurriendo cosas extrañas, si bien positivas. Y no ceso de asombrarme, cada día más. De momento, no quiero saber lo que me depara el final del camino, me gusta recorrerlo, sin más.

  6. No creo que la forma de ver la vida positiva o negativa esté en su mayor medida determinada de forma genética, es decir, que venga de fábrica. Un componente si es, pero a mi forma de entender no es el definitivo. La forma en la que ves en los primeros años de vida que la gente de tu alrededor se enfrenta a los problemas es lo que imitarás. Pero eso si uno se da cuenta se puede cambiar. Sólo hace falta romper el círculo, aprender a responder de otra forma y todas esas cosas. Igual que con todo, los vicios se instalan y son dificiles de quitar, pero no imposible. En fin, que es muy fácil decir que soy así o asá de nacimiento. Eso no es así y rendirse implica no luchar y eso es de perdedores y no de los perdedores de los que hablan en las pelis yankies 😛

    En fin, básicamente lo que dices pero con matices. La vida es corta y muy muy frágil. Más de lo que nos pensamos.

  7. lifestraveller, el que nace pesimista, es pesimista toda su vida aunque lo rodeen las personas más felices del mundo. Y al revés también sucede. Para cambiar, esa persona tendrá que hacer un esfuerzo terrible, se tendrá que reinventar

  8. A la inversa sucede que hay personas muy optimistas rodeadas de cocodrilos y bafianes. Lo pasan fatal, las pobres, de todas formas su alegría acaba combatiendo todo.

  9. No sé, no me acaba de convencer al 100% de que los pesimistas deban todo su pesimismo a la genética. El que es pesimista, en parte lo es porque quiere. Y lo peor es un optimista o un luchador rodeado de derrotistas. Un infierno. Lo bueno es que esa gente es suficientemente lista para saber cuando cerrar las compuertas y no dejar que la mierda ajena entre en el castillo de uno.

  10. Un pesimista que lo es porque quiere lo lleva en la sangre o en sus genes. Por eso lo es. Yo quiero ser multi-millonario y no lo soy, pero en mis genes y en mi sangre lo llevo bien escrito y con letras grandes.

Comentarios cerrados.