El comienzo de las obras en las paredes

El día que parecía que nunca iba a llegar por fin se nos ha echado encima. Hoy todos los días de preparativos, de mover y desmontar muebles, de preparar las paredes y de usar y abusar de mi vecino hasta el infinito y más allá ha llegado. Lo comencé a las seis y veinte de la mañana ya que como cada jueves me pegué el madrugón para estar en la oficina antes de las ocho. Al regresar a mi casa pasé por mis clases de holandés, las cuales empiezo a creer que resultan innecesarias ya que la puta lengua esta la hablo si me sale de los cataplines o cuando me sale de los mismos. Al acabar las clases me vine a mi casa y me encontré con el dormitorio encolado y cuatro sacos de veinticinco kilos de algo que mañana cubrirá las paredes.

Como siempre, mi vecino dio el 120 por cien y se pasó el día lijando las paredes y acompañando a los trabajadores, además de recibir a los del Kringloop, una organización benéfica a la que le he entregado el mueble de la tele vieja y dos cajoneras que tenía en el dormitorio, además de algunas lámparas. Ellos lo venderán y yo me ahorro llamar a los de recogida de trastos del ayuntamiento. En la foto anterior tenemos otra vista del dormitorio, en este caso con el objetivo de ojo de pez que nos permite ver casi todo. La ventana está cubierta de plástico y esa moqueta horrorosa que aparece será muy pronto historia pasada y nunca revivida ni recordada. En su lugar pondré (o un experto pondrá) un laminado fastuoso de Sprit home.

Escaleras en el ojo de pez

Escaleras en el ojo de pez, originally uploaded by sulaco_rm.

Y ya que estamos, el mismo tratamiento lo recibió la escalera solo que en esta ocasión me aprovecho del objetivo de ojo de pez para tener una vista distinta a las anteriores y que transforma la escalera en algo totalmente distinta. Comentar que para hacer la foto sin que se vean mis pies tuve que hacer malabarismos que seguro que no apreciáis pero que no os reprocharé.

Y finalmente, una foto tomada desde la escalera hacia la puerta principal de la casa y al armario de contadores. Toda esta zona también está sujeta al mismo tratamiento y mañana cambiará radicalmente aunque igual no lo documento hasta el lunes porque tengo un fin de semana algo movido, que los amigos me tienen sin vivir en mí y no paran de proponerme actividades en el mundo que no tiene ni bitios, ni octetos, ni comemierdas con perfil en el caraculolibro.

4 respuesta a “El comienzo de las obras en las paredes”

  1. ¡Coño!
    No creía que la cosa iba tan en serio…
    Ojalá te quede todo genial!
    Yo sigo pintando a tope mi ranchito y estoy hasta las narices!
    Salud

  2. Genín, seguro que todo queda bien y quizás hasta alguna que acaba de publicar una anotación extraordinaria y con 3 días de antelación lo pueda ver y dar fe la semana que viene.

    Lo que peor llevo es que a esta gente le gusta trabajar temprano y hoy estaban en mi casa a las 06.57 y yo ya estaba en la oficina a las 07.45, que hasta a la de la Recepción le dio un jamacullo cuando me vio por segundo día consecutivo antes de las 08.45 que es mi hora habitual de entrada. Mirando el lado positivo, esta noche entre las 21.30 y las 22.30 me voy a echar una siesta tardía en casa del Rubio mientras hago de niñera. Se supone que tengo que cuidar que los niños duerman pero vamos, mejor me cuidan ellos a mí porque yo seguro que sí duermo antes que vuelvan los padres y me obliguen a beber cerveza hasta las 3 de la mañana y levantarme a las 8 para hacerles pannenkoeken a los chiquillos.

  3. Me encantan las fotos ojos de pez, quedan chulísimas. Por otro lado, que la suerte te acompañe, se me ponen los pelos de punta de pensar en hacer obras.

  4. Un inspector de obras se quedara en pañales…
    Me pones a parir en Holanda para que pida un cafe o el menu en holandes y yo como tonta pensado que mi pobre amigo que todavia no se defiende con el idioma hasta que en la Alhambra donde ocurren milagros vas y por obra y gracia del espiritu santo le echas todo el cuento a unos holandeses de la Alhambra y Granada entera con un Holandes perfecto. Que sepas que ademas de pagarme el cafe me nos lo tendras que pedir a los dos 🙂
    Llamame que te quiero preguntar algo y te llame pero me ignoraste.
    Besitos.

Comentarios cerrados.