El día de la independencia

Estoy borracho. Dicho esto que nadie se espere una afinada anotación desgranando los más bajos instintos que sabiamente ocultamos. Es incluso posible que elimine esta entrada mañana cuando mi cerebro vuelva a funcionar medianamente bien.

Hoy celebramos nuestro DÍA DE LA INDEPENDENCIA, nuestra emancipación de la multinacional que nos ha cobijado durante toda la historia de nuestra división y que finalmente nos ha entregado en manos de los japoneses. En esta anotación hay fotos de la compañía y sé que mañana por la mañana muchos de mis colegas del trabajo estarán visitando mi página para verlas y comprobar que no he desvelado ninguno de los secretos de esta infame jornada en la que todos nos hemos pasado un rato de vueltas.

Que será será

Al llegar a la oficina esta mañana, vestido correctamente para un gran evento me encontré esa gran interrogación en el lateral del edificio principal de nuestra división. El símbolo de interrogación oculta el nuevo nombre de la compañía que iba a ser desvelado en una gran fiesta por la tarde. Por lo que nos contaron en el correo que enviaron a todos los empleados, la fiesta comenzaría a las 15.30 y duraría hasta las 18.30, todo muy holandés. Prensa, invitados y todos los empleados pasaríamos esas tres horas juntos celebrando el nacimiento de este nuevo proyecto y certificando la independencia de aquellos que nos han llevado de la mano desde el comienzo de los tiempos. Hoy trabajábamos pero en un aire festivo. La gente iba muy modosita salvo aquellos que han hecho del mal gusto una seña de identidad y que para tal ocasión aparecieron con ropas que no se pueden conseguir ni en un rastro de gitanos.

A la hora de almorzar fui de paseo como suele ser habitual e hice esta otra foto en la que se puede ver la carpa para la celebración situada frente a la entrada principal y el gran cartel con el nombre de la empresa también cubierto por un toldo.

Carpa para la celebración

. Hasta hoy trabajaba para la mayor multinacional holandesa y una de las compañías más importantes del mundo en el campo de la electrónica y desde hoy pertenezco en cuerpo y alma a una empresa conjunta entre ellos y una de las mayores multinacionales japonesas, la primera con un cuarenta por ciento de las acciones y la segunda con el control efectivo a través de su sesenta por ciento. Hoy despedíamos la filosofía de los cabeza de queso y dábamos la bienvenida a la filosofía de los cantadores de karaoke. Hay mil anécdotas que contar pero no lo haré porque estas cosas mejor dejarlas para pequeñas reuniones con los amigos. Nos lo hemos pasado genial comiendo comida japonesa a destajo. Sé de alguno que lee esta bitácora que se morirá de rabia. Me he puesto ciego a todo tipo de delicias del país del sol naciente y he departido con mis colegas del trabajo en un ambiente bastante relajado. Nos hemos abrazado, reído, hemos cantado juntos, hemos criticado y también disfrutado de todo el evento. Por supuesto que tuvimos que escuchar los discursos y en ocasiones me tuve que morder el labio para no reírme en voz alta pero mereció la pena. En un momento determinado desvelaron el nuevo nombre que podéis ver en la siguiente foto:

La nueva empresa

La cosa ha estado genial. Salí de allí bastante tarde, inflado a comida y bebida y con la sagrada misión de hacer un montón de magdalenas porque mañana hay mucha gente que espera recibir una para desayunar. Es el precio que hay que pagar por ser popular y por tener cierta fama de buen cocinero ….

Hoy celebramos que SOMOS LIBRES como los pájaros que vuelan en el amplio cielo o los peces que corretean por el mar. Hoy somos una gran familia y pase lo que pase mañana, hoy estamos orgullosos de haber estado allí y de haber escrito este pequeño capítulo de nuestra historia.

… ¡Ah! y cada uno ha recibido un paraguas de regalo con el nombre de la compañía (y más cosillas que nos dieron la semana pasada) y en mi caso también habrá una camiseta para que se me pase el disgusto por no haber ganado cierta camiseta de cierta porra que se celebraba en otra bitácora 😉

14 opiniones en “El día de la independencia”

  1. bleuge todo era muy japonés como a tí te gusta, muy de ese estilo marikitum asiático con dos japos en taparrabo arreando mandoblazos a un tambor enorme y dando gritos mientras nos encochinábamos de sushi y otras delicias y en un rincón habían puesto una mierda de jardín de esos japoneses en los que tiran cuatro putas piedras en un rincón y se creen que es bonito. No había putas pero el viernes de la semana que viene tenemos otra fiesta y esa promete terminar con un bukkake de los que se recuerdan.

  2. Será guarro… comiendo shushi cuando alardea por ahi de que no le gusta… Arf arf
    Y lo del paraguas es anticipando la que os va a caer encima? 😛

  3. Lo del paraguas imagino que fue porque el 3 de abril nos regalaron una mochila llena de otros regalos incluidos algunos cacharrillos tecnológicos y el que se rasca la cabeza para estas cosas es bastante limitado. Hay que reconocer que el paraguas está chulísimo y ahora mismo está lloviendo así que hoy me lo llevo puesto 😉

  4. ¿Compartes? Me podías mandar el mechero!! Seguro que te han regalado un mechero!! O un bli negro!! Te han regalado un boli negro?? Me lo podías regalar, así lo pongo y uso cada vez que vengan los de Siemens, y si quieres, les quemo a lo bonzo, que aquí no ha subido el precio de la gasolina por ser Semana Santa, también es verdad que lo que importa de los próximos tres días en el Norte de Europa es el chocolate y los conejos, el resto da igual.

    Y siento ser punzante, pero es mi forma de ser, que no es una excusa, pero la tuya tampoco. Ganar camisetas no siempre significa algo. You know what I mean y Bleuge me va a matar por sacar el tema. Anyway, los lobos no llevan camisetas, y menos de propaganda…

  5. No comparto porque ya he regalado aquello que quise regalar. No dan mecheros porque todo el mundo sabe que promover el suicidio ayudando a la gente con mecheros no es algo que interese a las grandes empresas y en la que yo trabajo ya se han tomado medidas para que los que fuman se jodan y tengan que helarse el culo con su vicio en la calle. En las dos reorganizaciones han practicamente terminado con los adictos a ese vicio y por suerte tenemos un entorno de trabajo limpio, tando de humos como del pestazo dejado por los fumadores a su paso.
    Mi respuesta al segundo parrafo se condensa en tres palabras: me la suda

  6. QUe hermoso… que bello es ser tratado como una vil pieza de engranaje y que te puedan vender y comprar como pieza de carne cualquiera…. ains… que hermoso…

  7. ¡Que va, que va! la fiesta moló mazo, en serio. Nos lo pasamos bomba, comimos como cerdos sushi y todas esas vilezas que gustan a la gentuza y encima salimos de allí con un paraguas la mar de fardoso. Y encima ese mismo día me subieron el sueldo y ahora puedo volver a comprar leche y mantequilla de marca y dejar las genéricas

  8. Sip. Tú y el turco son dos que se pasan la vida comiendo en el japonés pero más bien me refería a otro que se pasa la vida pretendiendo que lo inviten a comer en el japonés ….

  9. Cuidado con la celebración en este tipo de eventos, que me lo digan, apenas he resistido tres fusiones.
    Y luego dicen que el refranero español no atina, ¡A la tercera va la vencida!.

  10. Estas cosas siempre molan y lo de tener nueva dirección de correo electrónico es lo más. Así dejaré de recibir cada día 100 correos de spam

Comentarios cerrados.