El sol que no vemos

Hoy es el primer día en mucho tiempo en el que podemos ver el sol. Este falso invierno se ha caracterizado por temperaturas otoñales, lluvias eternas y por una capa que cubre el cielo día y noche y que nos hace vivir en un mundo similar al del juego Silent Hill, solo que en lugar de monstruos terribles acercándose a ti renqueando tenemos terroristas musulmanes, truscolanes y rumanos, que ni son lo mismo ni es igual. Normalmente, cuando llegas al tercer día sin sol lo empiezas a notar, actos tan cotidianos como levantarte se complican porque el cuerpo se niega a reconocer que es de día, ya que todas las señales le indican que te has equivocado y te has despertado dos horas antes. Después, moviéndote en el terreno fantasmal, gris obscuro, sin frío pero con una humedad cercana al cien por ciento, notas como el frío te cala. Utrecht normalmente es más seco pero lo de Hilversum este año es como para no mear gota. Siempre que llego a la ciudad por la mañana está todo mojado y o llovizna o acaba de dejar de hacerlo. Cientos de cuervos cuelgan de las ramas de los árboles en el aparcamiento del complejo de oficinas esperando que llegue algo de claridad para marcharse a hacer su ronda, la cual suele incluir visitar las zonas ajardinadas reservadas para propietarios de perros, esperar a que los animales jiñen y comerse la mierdita cuando aún está calentita, calentita. Siempre pensamos en las ratas como bestias asquerosas y despreciables, pero a las ratas no las vemos, los cuervos sí y su dieta invernal no me termina de convencer.

Hoy amanecía a las 8.33 de la mañana y supuestamente deberíamos ver la primera luz sobre las 7.13. La realidad fue que ya eran pasada las nueve de la mañana cuando por fin podías creer que era de día. Por la tarde, el sol se pone a las 17.07 y debería haber luz hasta las 18.27, solo que si las nubes hacen su trabajo como en los días anteriores, desde las cuatro y media será de noche. Son los días invernales, cortos y obscuros. Por suerte ya hemos dejado atrás el primer mes de invierno y cada día que pasa ganamos unos tres minutos de luz, con lo que en nada regresarán los días eternos y las noches cortísimas.

Estamos poco menos que a seis metros del invierno, sabemos que existe y que no muy lejos de Holanda lo están disfrutando pero aquí no termina de llegar. Los que hacen los modelos informáticos para predecir el tiempo dicen que hay un treinta por ciento de probabilidad de que la trampa que nos ha rodeado desaparezca y lleguen los menos diez, menos quince o menos veinte y con ellos el hielo, el patinaje y todo lo demás. Tenemos que ser optimistas que hay un setenta por ciento de probabilidad de que la cosa siga como hasta ahora, en plan gris, lluvioso, obscuro y sin un invierno auténtico.

Hoy caminando por Hilversum veíamos en en los jardines las plantas comienzan a despertar ya que piensan que el invierno ha pasado, los nueve, diez u once grados no solo nos están volviendo locos a nosotros, también a plantas y animales. Cualquier mañana de estas me cruzo con los patos follando como descosidos en la fuente enorme (o lago pequeño, o técnicamente, estanque para controlar el nivel del agua de Hilversum) que hay muy cerca de la oficina.

12 respuesta a “El sol que no vemos”

  1. ¡Puag!
    ¡Que asco!
    Desconocía esa marranada de los cuervos, pero claro, tiene su lógica, los excrementos de los perros dejan mucho alimento y debe de ser un manjar para ellos, sus dueños estarán contentos…
    No te voy a hablar de nuestro Sur, tendré piedad con un pobre sufridor de la luz…
    Salud

  2. Jo, que chungo. Yo he estado en tiempo como ese pero sólo de vacaciones, que no es lo mismo.

    A ver si hay suerte y llega el invierno y puedes ir a patinar.

  3. Genín, el viernes que viene estoy en Málaga disfrutando del clima de allí.

    Luis, por ahora parece que seguimos en modo gris. Hoy debemos tener una visibilidad de doscientos metros antes de que te trague la nube misteriosa de Silent Hill en donde se esconden los monstruos. No llueve porque estamos dentro de la nube, así que el agua se te pega directamente al cuerpo.

  4. Sulaco, espero que tengas suerte, el clima de Málaga es diferente al de aquí, como sabes, ellos Mediterráneo lleno de meados y truscos, y nosotros Atlántico limpio y fresquito :), pero está un poco loco el tiempo, como en todas partes, a mi me ha sorprendido días atrás hablando con mi hermano, que el en Bruselas tuviera los mismos grados de máxima que yo aquí, pero en fin son anécdotas puntuales, ya sabemos como se las gasta el clima por allá, hoy aquí, aunque frío ( aunque de máxima 17º), ha lucido el sol todo el día, con lo que estoy encantado 🙂
    Salud

  5. Pues aquí ya se nota que los días han crecido un montón. Por lo menos ya no es aquello de llegar las seis y noche cerrada, que no veas cómo se agradece.

  6. Genín, el Mediterráneo no está lleno de meados y truscos, o por lo menos no por aquí en la Costa Brava donde tenemos varias reservas marinas y se pesca la mejor gamba del país en Palamós. Y todo eso lo valoran mucho los residents que vienen del resto de los países del centro de Europa. Son generalmente franceses, holandeses, belgas, suecos y últimamente rusos que vienen aquí a sus propias casas a pasar el invierno porque están jubilados.

    En cambio a mí no me gusta nada el clima atlántico, siempre frío y nublado.

    Creo que el potencial de España es convertirse en La Florida de Europa, que vengan del resto de Europa a jubilarse y gastarse sus jubilaciones en España. Pero para eso hemos de invertir en más Policía, potenciar nuestros centros médicos y el resto ya lo tenemos. Europeos currando toda su vida en sus respectivos países y gastando su pensión en España.

    This is the Future.

    Y ahora no me vengáis con milongas de que no queréis ese tipo de modelo productivo, que queréis invertir en I+D+I y los mundos de Yupi. Eso es imposible porque los países punteros nos sacan eones de años luz de ventaja.

    Un ejemplo, el mismo año que España sacaba el Seat Panda los EEUU ponían en el cielo el primer transbordador espacial Challenger. No digo más.

    Por cierto que nos hemos convertido en el 3º país más visitado del mundo después de EEUU (que equivale a toda Europa) y Francia.

    Sulaco, cuando te jubiles vuelve a España a gastarte esa pedazo de pensión.

    ¡¡¡ You are Welcome !!!

  7. doverinto, aquí de nublados y gris na de na, te lo digo yo que vivo de la energía solar y siendo asturiano por eso me retiré aquí, bueno y por alguna cosilla mas. 🙂
    ah! y la mejor gamba del mundo es la “gamba blanca de Huelva” 🙂
    A mi las gambas no me van casi nada 🙂
    No me quita nadie del subconsciente, desde niño, de considerar al Mediterráneo como un lago salado muy grande donde desemboca la caquita -para ser fisno- y los meaos, -para ser menos fisno- de un montón de millones de gentes de Europa y de Africa, de ahí la temperatura de sus aguas, puede que siendo yo del Cantábrico lo note mas, pero la defensa de lo tuyo te ha quedado genial y te honra. 🙂
    Salud

  8. Los dos pueden decir lo que quieran pero la flota japonesa y la de los cabezudos hijosdeputa coreanos no faenan en esos lugares, recogen las gambas del caladero sahariano porque todo el mundo sabe que esas son las mejores del mundo, igual que los langostinos de por ahí.

  9. Genín, lo de los días nublados y grises no lo digo por tí, tú también eres un privilegiado. Lo decía por Sulaco que al no ver el sol parece que delira un poco ;). Mira que decir que las mejores gambas son las africanas. Las mejores gambas son las de Palamós y se sirven en el mejor Restaurante del mundo, el Celler de Can Roca que está aquí en Gerona.

    Y los japoneses se están llevando a precio de oro todo el atún que pescamos en el Mediterráneo. Te lo digo porque apenas lo encuentras en el mercado y generalmente su precio está por las nubes. Para ellos es jamón 5 J.

  10. Lo repito, el banco sahariano produce los mejores calamares y las mejores gambas. Cualquiera que piense distinto está equivocado.

  11. Doverinto, tranqui, entendido 🙂
    Las mejores, las “gambas blancas de Huelva” de fama mundial, lo malo es que hay pocas…. jajajaja
    Son mas conocidas las africanas porque hay a montones, pero la calidad no es la misma, igual que el marisco, como el del cantábrico no hay, esos centollos con una sidrina asturiana bien tirada, para que te digo 🙂
    Y eso que yo no soy nada de mariscos, pero si de la buena sidra asturiana… 🙂
    Salud

  12. Lo bueno de leer las cosas atrasadas, es que me entero del principio y del final en el mismo momento. Jajaja… Querías patinar…tenías esperanzas….y no ha podido ser…. Lo siento. Me hubiera gustado alguna entrada sobre tus nuevas experiencias en el hielo. A ver si el año que viene hay más suerte.

Comentarios cerrados.