Es muy duro reflexionar

Cuando uno se engancha al tren de la educación tiene que tener claras sus limitaciones. Yo siempre fui de ciencias, porque era algo que podía comprender y hasta cierto punto reconocía las pautas que me mostraban en los libros o me leían los profesores en clase, que al fin y al cabo la mayor parte de ese colectivo carece de dotes para la comunicación y se limitan a indicarnos la página en la que podemos adquirir el conocimiento. Esto es aún más cierto cuanto más elevada es la educación y al llegar a la Universidad si hay una verdad absoluta es que aprovechas mejor tu tiempo no yendo a clase porque la mayor parte de esos que deben ilustrarte son fracasados que no valen para el mercado laboral y acaban sus días jodiendo a sus alumnos ya que no pueden aspirar a más. A mí me hubiera gustado ser de letras, tener la chispa esa que dispara las palabras y disfrutar con la belleza de los textos clásicos pero no pudo ser y cada vez tengo más claro que aunque quisiera jamás lo habría conseguido porque en las letras no hay mucha lógica, no existe la belleza del orden y definitivamente no se puede demostrar nada siguiendo un conjunto de normas previamente conocidas.

Los idiomas entran para mí en el grupo de las letras y por desgracia también soy un negado para ellos. Logré amaestrar el inglés porque seguramente me iniciaron desde muy pequeño y pasé dos veranos completos en los Estados Unidos pero más allá de eso no voy a conseguir grandes éxitos. Tampoco me importa que no es moco de pavo ser totalmente bilingüe y pensar, soñar, hablar, odiar y amar tanto en español como en inglés tiene su encanto. El holandés me ha llegado muy tarde y no hay forma de amaestrarlo, aunque seguiré intentándolo y no desistiré. Esta semana en clase tuvimos una amarga despedida. Aquella que llegó de Los Angeles y estaba únicamente de visita por un par de meses ha de volver a casa y en nuestra clase tenemos la primera baja, ya que no cuento al Chino como un miembro estable del colectivo. Se va con su melena indómita, esa misma que hace rabiar de insidiosa envidia a las compañeras porque su pelo siempre parece perfecto y ella reconoce sin problemas que le toma más de una hora para estar así de esplendorosa a las nueve de la mañana. Se va una diva pero aún nos queda el clan de las Rusas, una banda compacta de mujeres que han descubierto el amor verdadero a través de esa gran santa que es Santa VISA.

Mis problemas con el holandés son simples de entender. Por una parte está la forma de crear las frases subordinadas y aquellas que tienen verbos compuestos. Lo de llevar el verbo al final no va conmigo, especialmente en el idioma hablado. No puedo pensar una frase en la que el verbo es la pieza fundamental a la hora de transmitir la información y tener que mantener esa pieza central oculta hasta el último momento. Por ahora lo estoy supliendo con frases cortas. En lugar de decir Ayer he con mis amigos por la tarde en Amsterdam al cine ido, que sería la forma de montar la frase en holandés yo digo Ayer fui al cine. Fui con mis amigos. Fue en Amsterdam y así capeo el temporal y mi cerebro procesa con relativa velocidad pequeñas piezas de información.

Mi siguiente problema con el holandés es la maldita partícula er. Son solo dos letras, pero bien puñeteras. Er se puede usar de un montón de formas distintas. Yo con mi limitado holandés conozco tres de ellas, todas diferentes, todas con sus reglas y excepciones y eso es lo que me desquicia. En realidad es una palabra que sustituye a otras, que aporta contenido relativo al lugar o a la persona o a otras cosas, una especie de pronombre que en realidad no lo es. Si lo veo en un escrito puedo llegar a captar el significado pero si alguien lo usa mientras habla lo más normal es que me pierda completamente y no sepa por donde van los tiros. Es como si se te escapa la señal portadora y allí donde escuchabas música pasas a oír ruido. Espero que esto no sea una enfermedad incurable y algún día llegaré a usar uno de esos er en alguna frase estúpida y será un momento mágico.

Finalmente mi tercer problema con el idioma son los pronombres reflexivos y la forma de usarlos. Ahora que lo pienso en español son también igual o más complejos y yo no podría explicárselo a un extranjero. Pongamos por ejemplo cascársela. Si alguien trata de averiguar como sabemos que yo me la casco, te la cascas y él se la casca, no sabría como contárselo. Aún más complejo sería decirle que Ella NO se la casca porque a ella se la endiñan. A cualquier extranjero que ve esto en nuestro idioma seguro que le vienen a la cabeza un montón de preguntas relacionadas con esos me-te-se y no digamos de los la que tenemos por ahí sueltos. Pues bien, eso lo hacemos de forma natural, tanto cascárnosla como entender el significado del acto reflexivo que ello conlleva. Ahora crucemos la línea del holandés y las reglas son distintas. Los pronombres reflexivos son diferentes, su uso es otro y para hacerlo aún peor, algunos son exactamente igual que los pronombres personales y no los puedes omitir. Así, un verbo tan simple, sencillo y modesto como el verbo sentir se torna en una pesadilla reflexiva, particularmente cuando hablas de los sentimientos de la segunda persona del singular y si le preguntas a un amigo si está malito (se siente enfermo) sería algo como Voel je je ziek? y la pronunciación de esos dos je je es yeye y claro, me entra la risa boba y en la puta vida conseguiré usar el reflexivo porque es como muy Yeyé. Tendré que encontrar alternativas no reflexivas o de otra forma no lo conseguiré.

Así que en esta semana he aprendido a complicarme la vida de una forma reflexiva, he aprendido a distinguir entre el pasado perfecto e impecable del pasado imperfecto y desastroso y para procesar todo este exceso de información nos han dado una semana de vacaciones en la que procuraré restaurar todas la partes de mi cerebro que han sido dañadas por tanto galimatías idiomático.

15 opiniones en “Es muy duro reflexionar”

  1. No sólo les jodían el cerebro, los profesores universitarios, sino también algunos jodían, en el mejor sentido, en el de follar, con algunos alumnos de sexo contrario, mayoritariamente.

    Lo del holandés… buf… me recuerda mucho a las partículas del idioma japonés (no, wa, ga, to, ni…). Aunque reconozco que el idioma, quitando los símbolos garabatales y el vocabulario, es más buen simple en su construcción gramatical. Aunque aun es pronto para cantar victoria.

  2. Me da un “crógulo” en el “selebro” de intentar entender el Holandés ^^.

    Si, lo de la universidad es para cerrar sus puertas con la mayor parte de los profesoras y dinamitarla.

  3. A mi me pasa lo mismo con el YEYE jejeje 🙂
    Tardarse una hora arreglándose no es algo para sentirse avergonzada jejejeje YEYE 🙂
    Besos.

  4. Saulo: léete esto que escribí sobre una de nuestras profesoras e hijaputa del copón. En mi empresa nos regalan educación en japonés pero me la trae al fresco. Ya tengo bastante con mi cruz holandesa.

    emo, a mí también

    Waiting, yo tardo un par de minutos y mi pelo siempre luce radiantemente perfecto.

    OFF-TOPIC: Enhorabuena al anónimo visitante que consiguió ayer el mágico número 888.888. En un par de meses llegará el último gran número del primer millón e igual lo celebramos con una edición de camisetas top-fashion.

  5. El verbo sentir valdría para hacer una bitácora monotemática. A continuación algunos ejemplos prácticos:
    ik voel meme siento y no estamos hablando de plantar el culo en una silla sino de sentir a través de los sentidos propios de cada uno
    voel je me?¿la sientes? cuando el venado está sobre la venada y se la ha metido hasta los huevos
    ik voel jete siento cuando la venada está muy decepcionada por el tamaño de la herramienta pero no quiere desmoralizar al venado porque al fin y al cabo una VISA es una VISA
    ik voel zichlo siento, referido al vibrador que está a velocidad máxima funcionando en el orificio adecuado porque si de lo que se trata es de sentirlo como disculpa entonces sería het spijt me

    OFF-TOPIC 2: Anoche cruzamos la línea de las 400.000 páginas servidas este año. Felicidades al agraciado.

  6. Pamike debería ser: Ik voel het en lugar de Ik voel zicht.

    Me he partido de risa con tu descripción. Cada vez que sale un er de mi boca me asusto y todo. Si dudas sobre si lo has usado bien o no, a deducir por la cara que te ponga el holandés en cuestión, siempre podrás disimular aclarándote la garganta: er, er……

    No estoy de acuerdo contigo Distorsiones, hilar palabras se te da muy bien (aunque seas de ciencias).

  7. no, si miras la lista de los pronombres reflexivos queda claro que la tercera persona es zich, el cual se usa tanto para el singular como el plural y en ocasiones también para la segunda persona del singular y plural.

    A todas estas, que más da, no quita que sea algo rarísimo y difícil de comprender y aún más complejo de usar.

  8. Sulaco,

    Se me ha colado una “t” en el zich, perdón.

    Me has dejado con la duda después de tantos años en Holanda y se lo he preguntado a mis compañeros de trabajo. Me han dicho que nanai, que se dice: Ik voel het (si te refieres a un objeto, en este caso el vibrador), siendo el verbo no reflexivo sentir. No es como decir me siento mal o bien o contento, es sentir algo, lo sientes o no. En el caso del reflexivo sentirse, se diría: Ik voel me. Pero aprovecha y pregúntalo en clase y así no me dejas dudando.

    Uno de los “je” es reflexivo y el otro “je” es complemento como el “me” o el “je”.

    Me ha gustado tu historía del chino, yo también tengo estas clases de distorsiones a diario en Holanda. Tú lo cuentas con mucha gracia. Un placer leerte.

  9. Le preguntaré a mi profesora la semana que viene. Seguramente es una de las excepciones que pueblan el idioma porque la teoría fue muy clara. El holandés es el único idioma que se ha construido con cuatro reglas y cuatrocientas mil excepciones que se aplican dependiendo de la hora del día, de la estación y de la ubicación geográfica de quien lo habla.

  10. Ja, ja, ja… Y de los intereses económicos de la editorial de Het groene boekje, que cada cierto cambia las reglas gramaticales y ortográficas neerlandesas, volviéndonos a todos más enajenados de lo que normalmente estamos y eso es una jartá (por lo menos en mi caso).

  11. Bueno, a mi mas que el er, que mas o menos lo voy metiendo en las frases, a mi me traen de cabeza los artículos. Eso de elegir entre HET y DE sin ninguna lógica no va conmigo.

Comentarios cerrados.