Esos pequeños cambios

La primavera tiene algo que dispara dentro de mí algún tipo de rutina revisionista. Además de rebuscar en mi interior y buscar lo peor que llevo dentro y así poder ensalzarlo y glorificarlo, miro a mi alrededor y decido cambios que procedo a implementar rápidamente. De los cambios interiores ya he comentado algo y doy por sentado que todos sabéis cuales son pero los exteriores también son importantes.

Paso un montón de tiempo en la cocina y para optimizar el espacio y dotarlo de cierto orden esa rutina tan rastrera me terminó de convencer y buscar algún mueble que me permita guardar los libros. Me gustan los espacios minimalistas y adoro la mesa de teca así que decidí que debía ser sencillo y de esa madera y a través de mi amigo el Rubio me enteré de la existencia de una tienda de muebles dedicada a ese material. La visité el jueves pasado y paseando por su interior encontré tres posibles candidatos que pronto fueron dos y finalmente elegí uno. Sin darle más vueltas lo compré y pronto me lo traerán a casa. Dos días más tardes elegí un robot de cocina Kenwood y lo encargué por Amazon y por lo que me han indicado, ya salió de los almacenes de esa compañía y pronto estará adornando mi cocina. El proceso para determinar el robot que me compré daría para escribir varios libros. Han habido un montón de consultas, charlas, búsquedas por la red, revisión de todo tipo de tiendas de cocina y tras horas y horas llegué a un modelo. La parte más fácil fue encontrar la tienda más barata y que envían a mi casa ya que lo de ir a un edificio de ladrillo y estantes y pagar el impuesto revolucionario del empleado de tienda no es lo mío. Prefiero la frialdad y la crudeza de la red y las bondades del servicio de correos neerlandés.

En los mismos días Philips anunció una nueva gama de televisores LED y a través de la tienda para empleados hicieron una buena oferta y una cosa llevó a la otra y terminé por comprarme una tele que seguramente será el primer objeto colgado en alguna de las paredes de mi casa desde que la compré allá por el año 2005. Increíble pero cierto, no tengo fotos, ni cuadros ni ningún tipo de adornos en ninguna pared.

Y hoy hablando con un compañero terminé de elegir el modelo de bicicleta eléctrica que quiero comprar y ahora solo me queda hablar con los de Recursos Inhumanos de mi empresa para abusar del programa del gobierno holandés para que la gente vaya al trabajo usando la bici y que me permitirá recuperar el cuarenta por ciento del precio del trasto.

Todos los años sucede lo mismo. Llega la primavera y todas aquellas ideas que he macerado durante el invierno salen a la superficie y pasan a la fase de ejecución.

A todas estas, cada tarde cuando vuelvo a casa se me pone una sonrisa de oreja a oreja con mi jardín y todos esos tulipanes que lo adornan.

10 opiniones en “Esos pequeños cambios”

  1. Cambios, cambios, cambios… es tiempo de eso y mucho más. Aunque a otros la primavera le produce alergia.

    Lo de la tele trae tela, dado que la usarás muy poco. Aunque ya que te has decidido -y espero que sea de los buenos buenos y de gran tamaño- intenta hacerte con un reproductor blu-ray y pillarte alguna película. Yo, desde que le di por primera vez a esto de la alta definición y del home cinema ya no me meto otra cosa que no sea a menos de 1080P.

    Suerte con el resto de cambios, por cierto.

  2. Eso del Robot podría ser la única manera de que yo comiera decente…
    ¿pero lo hace todo todo el solito, solo con meterle los ingredientes?
    Porque una vez me invitaron a cenar unos amigos y cuando los felicité por lo ricos que estaban los platillos diversos, me enseñaron el cacharro y todavía no estoy seguro de si me tomaron la cabellera, pero la cena estuvo muy variada y rica, si es que la hizo el Robot o ellos en la cocina.
    Salud

  3. Genín, un robot de cocina no es lo que tú piensas, es un electrodoméstico que hace tareas como picar, amasar, cortar, las repetitivas. Creo que tus amigos lo que usaron para cocinar es la Thermomix, un cacharro bastante caro y que le gusta mucho a la gente que cree que hay algo mágico en lo de meterse en la cocina. El robot de cocina que yo he comprado permite añadirle distintos accesorios para distintas funciones. Yo lo usaré fundamentalmente para amasar.

    uno+cero, dudo mucho que use la tele para ver películas porque ya voy al cine lo suficiente. Aparte de mis padres, se limitará a la reproducción de las series que sigo.

  4. Las teles LED son increíbles, probablemente dentro de 20 años casi las veremos obsoletas, pero ahora mismo la diferencia con cualquier definición HD es insultante. Además, personalmente me ha encantado que salga esta tecnología, porque me había comprometido a comprarle a mi hermano una tele para su casa nueva 1080HD, y que ahora salieran las LED les ha bajado considerablemente el precio. Te va a quedar impresionante colgada en la pared.

  5. Ya, me gusta porque los negros parecen negros y tiene 2ms de velocidad con lo que la sombra esa molesta que se ve en las escenas de acción debería ser mínima. Una vez la tenga, me compraré otro mueble de teca para poner debajo con los aparatos electrónicos adicionales.
    El Rubio tiene la de gama más alta de Philips, una de la serie 9000 que salió en el otoño del año pasado y su tele es LA HOSTIA PUTA.

  6. quién te ha visto y quién te ve con tele. Yo sólo la uso para ver mis series favoritas y algún informativo o programa de cocina, aunque bien es verdad que cada vez hay menos series que me gustan.

  7. Mis padres sin tele no me visitan así que puesto que la tengo que comprar y la mierda fabricada en Corea no es una opción, prefiero ir por el diseño y la probada calidad de la primera empresa de productos de consumo de Europa y marca conocida en todo el universo e incluso en el país de los cabezudos coreanos.

  8. Ellos le llamaron Robot, pero debe de ser lo que dices, porque no recuerdo el precio pero me pareció caro, además que cocinó nuestra cena, recuerdo que lo descarté porque necesitaba mas de 2000W de potencia, eso es demasiado para mi sistema de energía solar..
    Gracias por la aclaración.
    Salud

Comentarios cerrados.