Hitch – Hitch, especialista en ligues

Continuamos con las comedias, que parece que se reproducen en esta época del año. Hoy le toca a HitchHitch, título que fue traducido al español como Hitch: especialista en ligues. Dios bendiga al traductor por su capacidad de síntesis. La coletilla que le pusieron en nuestro idioma sintetiza la trama de esta película. Básicamente tenemos a Hitch, intrigante hombre cuya reputación se mueve por caminos misteriosos y cuyo único modo de subsistencia es el asesorar a hombres que no son capaces de culminar con éxito el asalto a las hembras que persiguen. A partir de aquí, todo son malentendidos y escenas ridículas que atacan directamente a las vísceras y buscan la risa fácil.

Aunque me duela reconocerlo, lo logran. Como comedia intrascendente y vulgar está bastante bien. Tampoco es una película de la que se hablará dentro de dos años, pero al menos cumple su objetivo y sales del cine satisfecho y eso ya no se paga con dinero, que a veces uno deja la sala mentando a la madre de todos los que tomaron parte en el atraco. Para realizar este vehículo de lucimiento de Will Smith eligieron a un tal Andy Tennant, del que mirando he descubierto que también hizo Sweet Home Alabama, una de esas comedias tontas que por desgracias de la vida tuve que ver varias veces ya que todas las aerolíneas que usé durante un verano se empeñaron en programarla. El hombre tenía un guión dinámico y lleno de situaciones jocosas y lo adornó con un plantel solvente, a cuya cabeza está Will Smith, repitiendo el papel chorra que hace siempre y que le queda tan bien. No aporta nada nuevo a su carrera y tampoco nada malo, así que sale limpio. Para ayudarlo le pusieron a un tal Kevin James que es un contrapunto adecuado y que se defiende bastante bien haciendo bromitas. El colega es bastante simpaticón, posiblemente por su sobrepeso que le da ese toque entrañable. Lo mejor de la película son las dos chochas, Eva Mendes y Amber Valletta. ¡Dios! Como están las hijasdeputa. Es de juzgado de guardia. La tal Eva Mendes suda carisma sexual por todos los poros de su cuerpo. Cada vez que sale en pantalla calienta hasta los radiadores de la sala. Es una bomba sexual. Tiene unos labios que tumban a cualquiera. La otra chica, Amber Valletta, tampoco se queda atrás y va en plan rubia modosita y pentapléjica cerebral pero con un nivel de follabilidad de +99.9 en la escala centenaria de Roswald.

No hay mucho más que decir. Comedia entretenida, con dos chochas de rompe y rasga, ideal para grupos de amigotes sin capacidades cerebrales o para esas tardes tontas en las que uno no sabe si leerse las instrucciones del champú o pegarse un tiro de gofio.
gallifantegallifantegallifante