Igreja de Santo António de Lisboa

Justo al lado de la Sé tenemos la iglesia de San Antonio, al cual conocemos todos como San Antonio de Padua ya que el chamo era viajero. No vamos a entrar en el exceso de Santos de la secta que nos impusieron prácticamente al nacer pero ahí queda. La iglesia está en el lugar en el que estaba la casa en la que nació, o eso dicen y el edificio es un Monumento Nacional portugués. Este santo nació en familia de ricachones y de hecho, cuando la diñó era tan famoso que lo hicieron santo en menos de un año, por supuesto con milagros y todo lo demás incluido ya que todos sabemos que con los negocios de DIOS ni se juega ni se engaña. Fue en 1232 cuando lo hicieron santo y doscientos años más tarde un iluminado puso la capilla en el lugar en que estaba su casa en base a rumores y noticias no confirmadas. El mismo Dios para el que trabajaba ha tumbado la casa en todos y cada uno de los terremotos que han asolado Lisboa, seguramente para que dejen de insultarlo con tanta mentira pero oye, no llega el mensaje con claridad y cada vez que cae se levanta una nueva. La actual es de 1767, en estilo Barroco-Rococó y por fuera es muy sencilla. El Papa polaco estuvo allí rezando y seguramente hasta hizo un graffitti en los bancos. En la imagen, justo a la derecha de la reja y fuera del encuadre teníamos dos mendigos, un portugués en silla de rueda al que vi andar (¡toma milagro!) Y una hembra que no sé si era portuguesa o rumana porque no distingo bien la diferencia entre los dos tipos de bigotes, pero vamos, que podía competir perfectamente con algún ex-presidente de gobierno en lo del penacho en la cara.

2 respuesta a “Igreja de Santo António de Lisboa”

Comentarios cerrados.