Interior de la iglesia de San Pablo en Malaca

Lo único que queda en pie de la iglesia de San Pablo en Malaca son sus muros. El techo desapareció hace muchísimo tiempo al igual que las vigas que lo sostenían. También se pueden ver las enormes lozas de las tumbas de los holandeses que fueron enterrados en su interior. Si recordáis la foto en la que vimos el edificio desde afuera, el pequeño faro que parece un campanario no forma parte de la estructura del edificio. El acceso a estas ruinas es gratuito y aunque con treinta y pico grados y una humedad infernal supone toda una aventura el subir hasta aquí, es una visita obligada para cualquiera que vaya a la ciudad de Malaca. A mi espalda estaba el lugar en el que estuvo enterrado durante nueve meses San Francisco Javier y en donde la gente tira moneda y le pide milagros que por supuesto no se cumplen.

Una respuesta a “Interior de la iglesia de San Pablo en Malaca”

Comentarios cerrados.