Islotes kársticos en la bahía de Ha-Long

Islotes kársticos en la bahía de Ha-Long

En la Bahía de Ha-Long, el concepto de crucero es un pelín distinto a ese al que estamos acostumbrados en Europa o los Estados Unidos. No se trata de una construcción megalómana con miles de personas enlatadas en la misma y un capitán italiano que la hunde a propósito por mojar. Son pequeños yates, con capacidad para cincuenta pasajeros o muchos menos y los distintos cruceros son experiencias más o menos agradables, todas similares en recorrido y diferentes en la calidad de lo que contratas. Si eres mochilero del gremio del céntimo, es más que probable que elijas uno en el que duermes en una sala compartida con quince mochileros más, harás un montón de amigos, algún enemigo y como el alcohol de garrafón es más que seguro que estaba incluido en el precio, te cogerás una moña épica y disfrutarás de una resaca legendaria. Todo este rollo para comentar que el barco que aparece escondido entre los islotes kársticos era uno de esos cruceros. Para que quede constancia, yo elegí uno en el que pagué cincuenta leuros más y tenía mi propio camarote con baño privado, con balcón y en total éramos diez pasajeros y aquello era más bien como ir en familia. El barco tenía muchísima más capacidad pero estábamos en temporada baja.

Una respuesta a “Islotes kársticos en la bahía de Ha-Long”

Comentarios cerrados.