Jayne Mansfield’s Car

Jayne Mansfield's CarLa filmoteca es un lugar mágico por las sorpresas que te depara. De las películas comerciales vemos tantas veces el trailer que al llegar la película ya estás un poco cansado y todo te suena familiar. Con las pequeñas historias alternativas de los cines para minorías muchas veces no tengo ni una remota idea de lo que voy a ver y así la sorpresa es mayor. Es cierto que por culpa de esto he desarrollado un decimoséptimo sentido que me pone a dormir a las primeras de cambio aunque en el caso de la pelicula de hoy no fue necesario. Se trata de Jayne Mansfield’s Car y al parecer Holanda es el único lugar del universo en el que esta película se ha estrenado fuera del circuito de festivales. A España es altamente improbable que llegue.

Una julay la palma y se monta un pitote del copón entre la familia de su primer marido y la del último

Una chama que vive en el Reino Unido muere y quiere que la entierren en el lugar en el que se crió. Su marido y sus dos hijos vienen con ella para el entierro y allí tendrán que convivir con su ex y los tres hijos que tuvo con este. Bajo un calor sofocante, surgiran tensiones entre ambas familias aunque al final todos se darán cuenta que son más parecidos de lo que creían.

La verdad que me pregunto por qué no se hacen más películas como esta. Entretenidas, con una historia interesante y con un elenco de rescándalo. Lo mejor de esta historia son las interpreteciones. Robert Duvall y Kevin Bacon están fabulosos como padre e hijo distanciados pero que de alguna retorcida manera se siguen queriendo. Billy Bob Thornton, que además de interpretar dirige la película, está un poco pasado de rosca con un personaje que cruza el umbral de lo extremo y llega a territorios de parodia. El problema de la película es que tiene demasiadas tramas secundarias y que el guión no daba para mucho más, así que lo estiraron para conseguir algo más de dos horas de película cuando hora y media era más que suficiente para lograr un clásico. Vemos demasiadas veces la misma escena, sobre todo cuando se juntan todos y salen los trapos sucios a flote. De este problema seguramente el culpable es Billy Bob Thornton como director, ya que la cosa se le fue de las manos. La música tampoco parece pegarle demasiado y se convierte en ruido, algo que nunca es bueno si lo que quieres es que los espectadores se sumerjan en lo que quieres contar. El título de la película viene a cuento de una de las pequeñas tramas secundarias y realmente no tiene nada que ver con la historia.

En definitiva, es una de esas películas que te deja añorando lo que no fue pero que aún así, sigue siendo buena. No es cine que puedan tolerar o comprender los miembros del Clan de los Orcos y sí que es perfecta para los intelectuales de GafaPasta. Imagino que tendréis que esperar a que la pongan por la tele, si es que llega algún día a estrenarse en España.

Una respuesta a “Jayne Mansfield’s Car”

Comentarios cerrados.