Komodo día 2 – Mawan, tercera parte

Cuando revisaba todos los pequeños vídeos que hice en la inmersión en Mawan, he alucinado con la cantidad ingente y mensurable de contenido de calidad que obtuve en aquellos setenta minutos. Lo normal es que deseche y borre una parte considerable de lo que grabo al ver que es puritita basura o aburrido o ni yo mismo me lo puedo explicar. En este caso, además, es que ni siquiera sabía lo que estaba grabando porque la cámara, después de treinta segundos apaga la pantalla para ahorrar batería y no sabía ni siquiera si estaba apuntando en la dirección correcta y tampoco me preocupaba, ya que la máxima prioridad era el verlo con mis propios ojitos, pero parece que hasta apunté en la dirección adecuada y salvo por algunos momentos en los que la imagen está cambada como madre de rey, por lo demás todo bien. La música en este vídeo es la canción Be Still del fabuloso grupo The Fray, con un título muy apropiado ya que nos quedamos quietos como compresa de tetrapléjica para no asustar o molestar a los bichos. Comienza épico y legendario, con las dos mantas, una ninja (la totalmente negra) y que son un diez por ciento de la población y otra de las normales volando juntas en formación. Después las volvemos a ver más alejadas y sobre el minuto y medio se produce el despiporre máximo en el que todavía lo flipo cuando lo veo y tenemos una procesión de mantas avanzando hacia mi. Esto es lo más de lo más de lo más. Alguna de ellas pasa directamente sobre mi cabeza para darse el gustillo con mis burbujitas de aire. Yo si en ese momento se acaba todo ya daba por un éxito completo mis vacaciones en Komodo pero es que aún quedan casi doce minutos de vídeos, hechos en dos tomas, que veremos en las próximas anotaciones. A propósito, estos vídeos tienen dos moscas cojoneras en la parte inferior. La de la izquierda es del programa que limpia el azul y la derecha es la que nos recuerda que este es contenido exclusivo del mejor blog sin premios en castellano.

5 respuesta a “Komodo día 2 – Mawan, tercera parte”

  1. Genín, las mantarayas se alimentan de plancton, son animales fabulosos que si no los molestas, lo único que quieren de ti es pasar por encima para hacerse cosquillas con las burbujitas.

  2. hay ciento y pico tipos de mantas. Esas son otras, las más pequeñas que están en el fondo y se esconden en la arena, aunque no todas. Las grandes que vuelan no dan descargas eléctricas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.