Koning van Katoren

Koning van KatorenEn las épocas cercanas a las vacaciones se estrenan un montón de películas para adolescentes y chiquillos. Por eso, en estos momentos del año, nos topamos con historias de dibujos animados, animación y otras que atacan directamente al chavalín que todos llevamos dentro. En Holanda ese tipo de cine parece gozar de buena salud, sobre todo porque es el único que se estrena con el holandés como idioma ya que no se doblan demasiadas películas y los niños no van al cine a ver cosas en inglés. Una de estas películas producidas en el terruño y que con una certeza casi absoluta jamás cruzarán la frontera del Benelux es Koning van Katoren, título que se puede traducir como Rey de Katoren y película que por supuesto, jamás de los jamases se estrenará en España. Está basada en un libro juvenil escrito por Jan Terlouw que dudo que se haya traducido al español.

Un julay se emperra en ser rey para no dar un puto palo al agua, igualito que los Bombones españislavos

Un chaval decide que quiere ser rey y para conseguirlo, la casta política que controla Katoren le asigna una serie de retos que tendrá que superar. Los retos están pensados para ser casi imposibles porque los políticos no quieren soltar la mamandurria y harán todo lo posible e incluso lo imposible por conseguir que fracase. Siguiendo al chaval en sus aventuras va una joven becaria que trabaja en un periódico y de la que se encoñará y aunque no se ve en la película, queda clarísimo que saca músculos a base de pajas que se hace pensando en la chama. El joven, con su ingenuidad y su bondad, se ganará los corazones de los súbditos de Katoren que seguirán sus aventuras con interés y querrán que llegue a ser su rey.

La película me pareció demasiado apurada. La ambientaron en nuestros días pero la gente de este reino viste y actúa como si estuvieran en la Edad Media. No termina de cuajar esa mezcla de épocas y de escenarios, ya que hay partes que se ve claramente que son en Italia, otras que son en Alemania y otras en Holanda. Este país ficticio es más bien un imperio y estos fallos de ambientación no terminan de cuajar. La novia es guapa pero mongólica o algo parecido y salvo por un instante de lucidez final, nunca se llega a saber si tiene algún papel en todo esto o está allí para chuparle el nabo al chamo. Al protagonista lo desconocía totalmente y sin odiarlo, me pareció que no actuaba, que se limitaba a permanecer de pie y recitar sus frases. Imagino que si eres un chiquillo la película te puede encantar pero en mi caso, todas estas cosas al juntarse hicieron que me aburriera demasiado y que no le viera la gracia. En una de las prueba el chico ha de luchar contra un dragón que más bien parecía el muñeco de Michelín después de un gran premio de Formula 1.

En fin, que nadie se preocupe. Esto no llegará a España y no tendréis que plantearos el ir a verla.

04/10

Una respuesta a “Koning van Katoren”

Comentarios cerrados.