La casa de los suicidios

La casa de los suicidios

Cerca, cerquita de mi oficina han montado un nuevo edificio de esos de arquitecto al que le va el artisteo que no veas. Son todos pisos de alquiler y al parecer, la idea es que igual que los truscolanes con su economía, todo ser humano o inhumano tiene un derecho fundamental al suicidio pero los edificios de hoy en día no se diseñan pensando en este derecho tan básico, así que han hecho uno del revés para que todo hijo de julay se pueda lanzar desde su terraza y caer directamente a la calle sin obstáculos. No debían tener muy claro que la gente esté dispuesta a pagar y todos los apartamentos de esta aberración son de alquiler. Habiendo sido testigo de la gestación y el crecimiento del edificio, que está a punto de acabarse, puedo confirmar y confirmo que está hecho sobre arena, que aquí no hay ni rocas ni un suelo rígido y que esa cosa, el día que tengamos un terremoto o una buena ventolera, eso se va a tomar por culo o . Todas las paredes que dan hacia la calle tienen un festival de ventanas, en esas kelis debe haber habitaciones con tres y cuatro ventanas, como se puede ver en la imagen. Los que viven en la planta baja compensarán su incapacidad con saltar desde la terraza y poner el punto y final con lo de vivir justo a la salida de un túnel, lugar desde el que yo hice la foto, con lo que a la mínima que un borrachuzo esté volviendo a su casa con el punto adecuado y a todo meter, se empotra en el edificio. El nombre de este mamotreto es el Belvedere Hilversum y todas las casas ya han sido alquiladas, a falta de que se acabe la construcción y se las entreguen a los que pagarán el alquiler. Como curiosidad, entre los requisitos para alquilar estaba que hay que demostrar con nóminas que se tiene la pasta y el sueldo mínimo para poder tener una keli en esa cosa es de tres mil ciento cincuenta leuros brutos al mes. Los estudiantes están super-prohibidos y no pueden alquilar allí pero sí que se permite el alquiler a retirados con pasta. Se cree que las condiciones de alquiler provocarán que todas las chochas que vivan allí o se han rectificado con múltiples operaciones o tendrán las ubres a la altura del ombligo y de los pavos decir que además de tener sus décimo-cuartas esposas rozando los dieciocho años, está garantizado que no habrá uno en el edificio al que no le lleguen los güevos a las rodillas o quizás incluso más abajo, que la gravedad nunca perdona.

2 opiniones en “La casa de los suicidios”

  1. A mi me gusta, lo veo perfecto para que residan todos los truscolanes exiliados, y a esperar que uno de esos fenómenos naturales que decías, confirmen tu teoría 🙂
    Salud

  2. Hay que reconocerle la originalidad. Personalmente a mí nunca me sobran ventanas. Que caiga la luz!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *