Los rumores de mi asesinato son más falsos que truscoluña, que no es nación

Tenía mi plan para el mensaje que no quería comunicar hoy, que todos sabemos que yo escribo más bien para mí o quizás solo para mí y mi propio ser, que por algo mi egocentrismo está considerado por muchos casi como un continente, que yo, como el Elegido, contengo. Por culpa de darme la vara, cambiamos de marcha en el mejor blog sin premios en castellano y con toda certeza el único que se publica desde la ciudad de Utrecht, quizás la única que se sepa que ha sido el punto de partida del Tour de Francia, ha tenido el fin de una etapa del Giro d’Italia y el año 2020 será el comienzo de la Vuelta a España, porque es una ciudad así de grande, que no cabe en los Países Bajos y llega desde Italia a España pasando por Francia y si me dicen que hasta la vuelta a California empieza en Utrecht, a mí no me extrañaría nada de nada porque la vida es así. Resulta que la ignorancia y la falta de comprensión en la lectura que hay en el populacho es mucho peor de lo que yo pensaba, vamos, que yo creía que los seres inhumanos son inferiores de verdad pero tienen al menos un dedo de frente y hoy dudo y empiezo a temerme que no llegáis al medio dedo, que sucede un atentado en la ciudad a las once menos cuarto de la mañana, a quince minutos de la hora Virtuditas y hasta mi hermana me da por muerto y mi madre, que tiene dos llamadas perdidas mías una hora y pico más tarde, se lo cree.

Lo voy a volver a repetir a ver si el concepto cuaja. YO ME LEVANTO MÁS DE CINCO HORAS ANTES DE LA HORA VIRTUDITAS, o sea, que para cuando yo salgo de mi casa, los joputas-terroristas-musulmanes están preparándose para revolcarse por el suelo con su primera oración y yo ya estoy en ese instante en el tren que me lleva a Hilversum, que lo he dicho, lo he repetido, tripitido y cuatripitido y hasta quintipitido, que yo prefiero ir a trabajar a primerísima hora y entrar en la oficina sobre las siete porque así salgo de trabajar a las tres y media de la tarde y tengo un montón de horas para hacer lo que me salga de los mondongos. Además, ese tren es cien por cien libre de Jalal-Jalal, allí hay carne de cochino de la buena y de la mejor y no tenemos emburkadas porque no se puede rezar y viajar en transporte público a la vez.

Palabra de Sulaco, de Uitverkorene

Evito la hora punta como la peste porque los trenes están petados como guaguas de la línea 20 subiendo a la Isleta y después me tengo que quedar en la oficina hasta tarde pero no, hay un atentado a las once menos cuarto y todos asumimos que yo casualmente iba en un tranvía que pasa a kilómetros y kilómetros de mi casa, exactamente en el otro lado de la ciudad y lo hacía porque soy masoquista y me gusta ir a trabajar dando un rodeo brutal. Vamos a ver, espíritus tontos de algún Dios, como pueden matarme a mí en un tranvía que no pasa por mi casa, ni por mi barrio, ni por mi lado de la ciudad si yo voy en BI-CI-CLE-TA, o sea, en B-I-C-I-C-L-E-T-A, lo vuelvo a indicar, en BICICLETA, que por si alguno no capta la palabra por tener el síndrome del acarajotao, es un vehículo de dos ruedas de igual tamaño, cuyos pedales transmiten el movimiento a la rueda trasera por medio de un plato, un piñón y una cadena. O sea, alelaos, que ¿dónde iba el terrorista? ¿se me subió a la chepa para cometer el atentado? ¡Un poquito de porfavor!

Después tenemos la ubicación. Esto pasó cerca de Kanaleneiland, que viene a ser un trozo de Siria empotrado en Holanda, si allí no entra ni la policía, como puede alguien creer que mi Ángel de la Guarda me dejaría ir por allí. Cuando yo compré mi casa, allá por el 2005, en el mapa de la ciudad que tenía para elegir barrio, toda esa parte de la ciudad, incluyendo los barrios colindantes me los tacharon para que no buscara keli por ser la zona un nido de terroristas-musulmanes-de-mielda. Si no me acerco ni con la bici porque por más que me duela reconocerlo, cualquiera que me haya visto en bañador o con el tanga sabe que como mucho, mis güevos son del tamaño de los de codorniz y para entrar por esa zona en la que no entra ni la poli, tienes que tener güevos como limones grandes y maduros, vamos que hasta Stallone y Schwarzenegger si los dejas por allí cerca se te echan a llorar.

O sea, recapitulemos. A la hora del evento, yo llevaba ya casi cuatro horas, doscientos cuarenta minutos, catorce mil cuatrocientos segundos en Hilversum, estaba a veintipico kilómetros, en la tercera planta de un edificio de oficinas que está rodeado por el campus para Europa, Oriente Medio y África de una de las multinacionales deportivas gringas más famosas del universo conocido y definitivamente, si me hacen un control antidopaje, doy un positivo de cafeína que no veas porque ya iba fácilmente por mi quinto capuchino, que más o menos a la hora Virtuditas es cuando yo empiezo a expeler bolitas de café cuando me tiro los peítos y aún así, hasta quieren saber la hora y la iglesia del funeral. Que sepáis que no me morí y que ya vais poniéndole el corcho a las botellas que descorchasteis para celebrarlo.

Y el drama grandísimo de este día, lo peor que podía suceder y ha sucedido, que por culpa de la alerta de joputa-terrorista-islámico sin bozal suelto por las calles de Utrecht, ha sido que todos los cines de la ciudad han cerrado y cancelado todas las sesiones y me he quedado sin poder ir a ver por sexta vez Dunkerque – Dunkirk, que la iban a poner hoy y yo tenía tanta ilusión por volver a ver este clásico del cine bélico. Vamos, que esta me la va a pagar el Dios de Mahoma, que voy a hacer una remesa de magdalenas petadas de manteca de cerdo y se las voy a regalar a todos los musulmanes que conozco y a la pollaboba de la vegetariana de mi oficina y ya verás el disgusto que se llevan todos esos cuando los rechacen a las puertas del cielo y los manden pa’bajo conmigo y toda la chusma y gentuza con la que me crié en la Isleta.

5 respuesta a “Los rumores de mi asesinato son más falsos que truscoluña, que no es nación”

  1. Jajaja, eres la pera limonera, yo es que temía perder a mi crítico de cine particular porque es muuuuu difícil encontrar un crítico totalmente independiente con el que pueda acertar siempre siguiendo sus críticas de cine. Porque escuchas al critico de cine de la radio al que le pagan por su crónica y te suelta que Capitana Marvel es muy divertida y que La mula es una flojita de las de Eastwood, para llorar… En fin, que nos alegramos que sigas vivito y coleando ya que si alguien entra en un vagón y comienza a disparar indiscriminadamente te da fijo por ese cabezón aunque estés a 25 kilómetros. Si te has salvado es sin duda alguna porque eres … EL ELEGIDO

  2. Mientras que no sea El Elegido, objetivo de truscolanes, fundamentalistas y demás gentes de mal vivir, vamos bien… 🙂
    Salud

  3. Bueno, cerramos aquí el capítulo de presuntas condolencias por tu presunto fallecimiento. La que ya te ha dado por muerto es la Virtu que ni siquiera se ha pasado por aquí para darnos el presunto pésame. No somos nadie …

  4. «La pobre» estuvo de puente, y ya sabeis que yo si no estoy en el curro, no me conecto, que tengo más vida que andar con las pantallitas… y no entré a posta porque ESTABA SEGURA de que no habían trincado al desagradable, en los picomil años que llevo por aquí creo que nunca le leí nada de ir en tranvía. Así que no había pésame que valga. Hierba mala…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.