Masones: los hijos de la viuda

masonesAl llegar a España me he encontrado que he visto prácticamente todo el cine que está en la cartelera o que se estrenará la semana que viene y de las tres únicas excepciones, dos no las quiero ver dobladas. Por eso la elección fue muy sencilla, la única película que podía ir a ver es una titulada Maçons: Els fills de la vídua, un documental de algo más de una hora de duración que acompañaban con otro. Lo primero que me llamó la atención fue que en lugar de cine convencional, parecía más bien como si se hubiese rodado para la tele y al estirarlo en una pantalla de cine, la calidad apesta. Los colores blancos eran grises sucios, los negros eran un mosaico creado por un caleidoscopio y los pixels eran del tamaño de naranjas.

Una julay pre-menopausica no se cansa de tocar güevos a todo hijo de vecino

El documental cuenta la historia de una mujer que descubre que su padre era un alto cargo de la masonería y éste al morir le deja un montón de información y organiza una especie de trama para que entre en esa especie de secta.

Básicamente aburre. Seguimos a esta mujer descubriendo cosas que no son secretos ni misterios y alternando con imágenes del pasado y ella visita esto o aquello y siempre hay masones por todos lados que la quieren enganchar a su secta aunque no se llega a saber muy bien para qué. Si lo que querían era promocionarse la han cagado hasta el fondo ya que después de ver esto no hay manera de que me interese por sus coñas. Entre las mariconadas del Dan Brown y otros escritores y este documental, creo que ya tengo claro que mi tiempo es muy precioso como para perderlo en jilipolleces.

No se puede destacar nada porque es un gran ejercicio para glorificar el aburrimiento. Solo apto para la siesta y únicamente si te has apalancado en el sofá.
01/10

2 opiniones en “Masones: los hijos de la viuda”

Comentarios cerrados.