Organizando las escapadas de otoño

Mientras unos y otros se preocupan de otras cosas, yo soy como una máquina de precisión en lo de preparar mis futuras escapadas. En los años anteriores organizo mi vida algo más tarde porque dependo de varias variables, como las fechas en las que mi madre puede querer pasar por el país de los tulipanes, los fines de semana disponibles de mi más-mejor-amigo y eventos importantes como el festival de cerveza Bok en Amsterdam, Photokina cada dos años y cosas similares. Por primera vez en eones, en junio lo tengo todo bien claro y durante el fin de semana fijé los futuros destinos. Este año, como siempre, en agosto pasaré una semana por Gran Canaria, en septiembre, iré de fin de semana a Viena, ciudad que llevo un montón de tiempo queriendo visitar. El siguiente salto está aún por concretar entre dos fines de semana, uno en octubre y el otro en noviembre y será para ir con el Rubio a Budapest o Edimburgo, aunque ambos preferimos el primer lugar. En noviembre iré de fin de semana a Atenas para ver ruinas y eso y en diciembre mi tradicional visita a Roma en la que aprovecharé para aprovisionarme de queso Parmigiano-Reggiano y harina 00 y por supuesto, iré a Gran Canaria por navidades.

Se me están acabando los destinos interesantes para las aerolíneas de costo bajo y o me dedico de lleno a ciudades marginales del Reino Unido o tendré que empezar a ir a Francia, país que me provoca una alergia terrible porque sus ciudadanos son siempre unos bordes del copón. Hay algunos lugares en Italia a los que me gustaría ir pero no cuadran los vuelos con los fines de semana, que es un requisito indispensable para poder huir sin gastar vacaciones.

Otra cosilla que está en avanzado estado de maduración es hacer un cursillo de buceo mientras estoy de vacaciones en Gran Canaria. Ya he visto demasiadas veces a Nemo y su familia desde arriba y quiero hacercarme más a su keli y observarlo desde cerca.

Mientras escribía esto, el Turco añadió una nueva variable a mi compleja ecuación y parece que es posible o probable que vaya a Bodrum unos días en septiembre. Siempre me las apaño para cagarme la vida en otoño y pasar más tiempo en aeropuertos que estirando los güevos en mi keli como hacéis muchos.

4 opiniones en “Organizando las escapadas de otoño”

  1. Pues entre edimburgo y budapest, a mí me gusta mucho más edimburgo. Si te decides por esta, escapaté a Glasgow también (40 min en tren directo)

  2. Ha ganado Budapest ya que el Rubio elige y yo he estado en ambas. He estado mirando lo de Glasgow, que hay vuelos directos desde Amsterdam pero será para el 2017.

    Virtuditas, eres rara.

Comentarios cerrados.