Así comenzó todo …

Creo que es justo recordar un poco de historia en mi primer post via WiFi.
En el año 2000 yo trrabajaba en Lucent, aquí en los Países Bajos. Estaba en Hilversum, en los cuarteles generales para EMEA (Europe, Middle East and Africa) de la división de Switching y Networking. Habían otras divisiones de la compañía en este país. Al entrar a trabajar en Lucent había un curso obligatorio para todos los empleados en el que nos enseñaban un poco la empresa. Era el bautismo en la cultura de la empresa, dos días en los que nos quedábamos en un hotel y nos iban llevando por todas las sedes holandesas. Como yo era un empleado que no hablaba la lengua bárbara, aquí conocida como Nederlands, hice el curso con un grupo de extranjeros como yo. Recuerdo que fue justo antes de navidades, en la semana en que yo volvía a casa como el turrón El Lobo.

Uno de los lugares que visitamos en esos días fue el edificio de Nieuwegein, al sur de Utrecht. En los meses siguientes aquella parte de la compañía se convirtió en lo que ahora se conoce como Agere. Cuando estuvimos allí, en diciembre del 2000, nos enseñaron la joya de la compañía: el WiFi. Aquella primera generación era tosca y abultaba bastante, pero quedamos encandilados. El ingeniero que hizo la presentación puso el portátil en una mesa enorme y que no tenía ningún tipo de conexión. El portátil estaba allí, aislado, sin ningún contacto con cables y sin embargo, en la pantalla que había frente a nosotros podíamos ver todo lo que el hombre hacía. Era como mágico. Aquello era el nacimiento comercial de esta tecnología. En Lucent creían que aquello sería la bomba, que cambiaría la concepción de la informática. Aquel era uno de los primeros edificios en el mundo en el que te podías mover por él sin perder la conexión y sin cables.


Tenían razón en lo de que el invento sería la bomba. Se equivocaron en la forma de abordar el marketing y las ventas. Hoy en día la gente tiende a creer que Intel inventó la tecnología inalámbrica, pero Intel lo único que hizo fue copiar a Lucent / Agere. Estos últimos fueron tan soberbios y estúpidos que creyeron que dominarían el mercado sólo porque inventaron la tecnología. En estos momentos casi no hay tarjetas WiFi o portátiles con WiFi incorporado que usen chips Agere. Es la historia que se repite una y otra vez con Lucent. Tienen uno de los mejores laboratorios de investigación del mundo (Bell Labs) y una banda de necios en la parte comercial.

También recuerdo que el ingeniero que hizo la presentación, un friki de cuidado, nos dijo en lo que estaban trabajando. La segunda generación serían tarjetas más pequeñas y la tercera sería un chip que se podría incorporar a los portátiles y evitar el usar tarjetas PCMCIA y similares. Nos contó que en el futuro la antena estaría alrededor de la pantalla del ordenador, o en el chasis. Tenía razón. Mi portátil del 2004 tiene el WiFi integrado. No hay antena visible.

Nos enseñaron otra tecnología de Agere igualmente impactante. En la azotea del edificio había un antenón omnidireccional. Gracias a esa antena los empleados de Lucent se podían conectar a la red corporativa de la empresa desde distancias de hasta 25 Km (siempre que hubiera contacto visual), por supuesto usando antenas auxiliares. Aquello me parecía ciencia ficción. Salí de allí flipando en colores.

Hoy para enviar esta entrada me he conectado a la red no protegida de alguien que aparece en mi ordenador como belking54g. Tengo 5 redes más disponibles en mi zona y de ellas al menos otra no está protegida.

Este post es un modesto homenaje a todos los que hicieron esto posible …

Houston, tenemos un problema

Al igual que le está sucediendo a la divina e inigualable Priscila Laprisci en Calumnia que algo queda, este blog está siendo atacado por algún deleznable artillero del reverso tenebroso que se entretiene enviando spam a los comentarios.

Tras una reunión de emergencia del comité ejecutivo, hemos establecido tres líneas de defensa ara defendernos de su ataque: en primer lugar un plugin para hacer un primer filtrado. En segundo lugar, he aumentado el tiempo necesario entre comentarios desde los diez segundos en los que estaba a 100 segundos. Finalmente, he activado la moderación de comentarios, así que ahora tendréis que esperar hasta que yo los revise y los apruebe para verlos publicados.

Como no tengo internet en casa aún y en el trabajo no tengo mucho tiempo libre, lo de la moderación irá un poco lento.

Las desgracias nunca vienen solas y esta ha llegado acompañada de un resfriado. Tengo la nariz roja como un tomate. Así que visto como está el patio, me voy a sudar el resfriado a casa.

El mito de Bourne – The Bourne Supremacy

thebournesupremacyVaya por Dios. Con la de palos que he recibido este año yendo a películas de acción, tenía pánico y dudaba sobre lo de volver a un cine y tropezar en la jodida piedra nuevamente. Al final, me tragué mis reparos y fui a ver The Bourne Supremacy, conocida en territorio hispano como El mito de Bourne y he de decir que no me arrepiento de ello.

Para aquellos que aún no lo sepan, es la continuación de The Bourne Identity y ambas están basadas en los bestsellers escritos por Robert Ludlum. La película sigue las pautas marcadas en la primera. Un montón de acción y tratar de mantener los diálogos en el mínimo posible, sobre todo por las limitaciones interpretativas que presenta ese cacho de carne con ojos que es Matt Damon, que hay que reconocer que borda el papel siempre que está con la boca cerrada.

El guión es dinámico, la película muy entretenida, hay escenas de acción para hartarse, salen chochas, como debe ser en todas las películas de este estilo y su director, un tal Paul Greengrass del que nunca había oído hablar y que debe ser muy conocido en su barrio, no se sale del tiesto y resuelve con elegancia y limpieza.

No me voy a extender más. Altamente recomendada para los seguidores de las películas de acción y del cine de palomitas.
gallifantegallifantegallifantemedio_gallifante

Hoe laat is het?

Este fin de semana, desconectado de Matrix, sin Internet en casa salvo la inestable conexión a algún remoto PC con acceso desprotegido, me ha servido para hacer cosas que por falta de tiempo y por culpa de Internet no hacía.
Entre otras el pasear en los bosques, lo que los holandeses llaman “wandelen“, el caminar sin rumbo fijo o deambular, término mucho más romántico y que me gusta más.
Rodeado de árboles que están perdiendo sus hojas a gran velocidad, con el viento sacudiéndolos implacablemente, he pasado las horas buscando setas para fotografiarlas. No os podéis ni imaginar la cantidad de setas que hay en los bosques estos días. Aprovechando los paseos, he hecho también un inventario de los castañeros que hay cerca de mi casa para controlarlos todas las semanas. Tan pronto como las castañas empiecen a caer, me iré con una bolsa a limpiar el suelo y recogerlas, sobre todo porque los bestias de los holandeses ven las castañas como comida para caballos y no las comen. Pobres infelices, no saben lo que se pierden.

El curso de holandés me está consumiendo lenta pero inexorablemente. Quien crea que esta es una lengua sencilla, que abra la boca y se estampe los dientes contra el bordillo de la acera cien veces. No consigo imaginar como han conseguido crear una lengua basada en excepciones. Todas las reglas tienen excepciones que a su vez tienen otras y así hasta el infinito. Cuando crees que has comprendido algo, te lo encuentras de otra forma.

La palabra de la semana es “gemakkelijk” y su significado es “fácil“. Así que si queréis engañaros a vosotros mismos podéis repetiros: “Nederlands is gemakkelijk” o “el holandés es fácil” y buscad un hombro amigo en el que llorar.

Ando fascinado con como decir la hora en holandés. Trataré de explicarlo de una forma clara. Estos bárbaros del norte dividen la hora en cuatro zonas. Entre :0 y :15 lo dicen al estilo inglés. O sea, 3:10 sería “tien over drie“. A partir de :15 la cosa se complica mogollón. Los holandeses dan las medias horas basándose en la hora posterior, vamos que las 3:30 son para ellos las 4 y media. Entre las :15 y las :30 se dicen los minutos que faltan para la media, y como es una más, quitamos los decimales, redondeamos y nos queda algo como lo siguiente: 3:25 sería “vijf voor half vier” o “cinco para las cuatro y media“. Quiero que penséis ahora en las tres y veinticinco españolas y admiréis la simplicidad de nuestro idioma.
Como aún no tenían suficiente, entre :30 y :45 se dicen los minutos que han pasado de la media hora (que recordad es una más). Así que 3:35 serían “vijf over half vier” o “cinco sobre las cuatro y media” lo que equivale al complejo y muchas veces difícil de entender “cuatro menos veinticinco“. La cosa recupera la normalidad tras las menos cuarto, ahí vuelven al sistema internacional y las 3:55 son “vijf voor vier” o “cinco para las cuatro“.

Así que gracias a este sencillo y modesto sistema de responder a la pregunta “¿qué hora es?” o “hoe laat is het?” no sé si vivo con una hora menos como en las Canarias, con una hora más, como en la península o simplemente vivo sin vivir en mí. He dicho.
P.S.: He terminado de escribir esto a las “elf voor half acht uur” o “siete y diecinueve minutos