Un long dimanche de fiançailles – Largo domingo de noviazgo

El cine europeo siempre me ha atraído bastante. No sé como explicarlo, pero hay algo diferente, algo quizás un poco mágico que no se ve en el cine norteamericano, que es siempre mucho más frío y plano a la hora de contar las historias. La película de la que voy a hablar hoy es Un long dimanche de fiançailles o Largo domingo de noviazgo, que es el título por el que supongo que la conoceréis. Es una de esas joyas que llegan a nuestra cartelera para ser ignoradas por la miasma y por todos los retardados que únicamente reaccionan al marketing de las multinacionales. Este tipo de cine necesita del boca a boca, del comentario en la máquina de café para salir adelante de una manera airosa. Lo bueno de esto es que las bestias que inundan nuestros cines y que son incapaces de apagar sus mierdas de telefoninos durante la proyección no ensuciarán las salas con su presencia y eso se aprecia.

Volviendo al tema, Un long dimanche de fiançailles es un drama maravilloso, una historia de amor con magia que transcurre en tiempos de la Primera Guerra Mundial. El director es un conocido que tiene un currículum casi intachable. Jean-Pierre Jeunet es el artesano que ha hecho películas tan maravillosas como Amelie, La ciudad de los niños perdidos o Delicatessen. Por desgracia, es también el que perpetró esa mierda llamada Alien: Resurrection en la que la hijaputa de la Ripley resucitaba doscientos años más tarde para volver a joder una saga ya bien jodida con la tercera parte. Bueno, como estoy en una fase optimista, a lo mejor gracias a su intermediación echaron a la cabrona esa de la saga de Alien.

Este hombre sabe como hacer cine y le encanta la magia, los momentos especiales, los detalles perdidos en la inmensidad de la pantalla que te ponen una sonrisa en la boca. De esos hay muchos en esta película. En pocas palabras, narra como una mujer cree que su amor no ha muerto en los combates y hará lo imposible por encontrarlo pese a que todos se empeñan en decirle lo contrario. Está llena de flashbacks y de versiones dentro de versiones en las que todos cuentan lo que creyeron ver y la verdad va evolucionando lentamente. La actriz que lleva el peso de la historia es Audrey Tatou, a quien recordaréis por Amelie. Esta joven ya es una de las grandes del cine europeo y el tiempo la hará una estrellona. Además de ser preciosa, tiene un rostro al que no puedes resistirte. Desprende simpatía y atrae la atención en la pantalla. Supongo que es eso que la gente llama carisma. El chico por el que pierde las bragas es Gaspard Ulliel, que también lo hace bastante bien en su papel de enamorado sin dudas y hasta el final. Su personaje es un poco simplón, pero eso le da aún más encanto. Hay muchísimos actores que suenan de otras películas de este director.

En general la historia es muy entretenida, la música espléndida, la ambientación fantástica y sales del cine con la sensación de haber visto una gran película. Es el tipo de cine al que se va con la novia o la querida y nunca, nunca, nunca con los amigotes. Una historia que quizás os arranque alguna lágrima pero que seguro que no os deja indiferentes. Los descerebrados podéis pasar sin verla, os basta con veros dos veces el trailer. Los demás ya sabéis, corred antes de que la quiten.

La perra de tu hija

Corro descalzo siguiendo la línea de la marea. La playa está vacía aunque luce un sol espléndido. Por el color de la arena y por las dunas que puedo ver al fondo sé que estoy en la playa de Maspalomas. Sigo corriendo sin importarme que no haya nadie allí. Entro un poco en el agua y trato de mantenerme siempre a la misma distancia, zigzagueando en la eterna lucha entre el mar y la costa. Me siento lleno de vida. El sol acaricia mi rostro y me creo el rey del mundo. Sigo corriendo incansable, ora dentro del agua, ora paralelo a ella. No me preocupa nada. Este paraiso es perfecto porque Dios lo hizo así. El sol parece querer jugar. Sube y baja al ritmo al que persigo la marea. Las olas cuando me alcanzan susurran pequeñas verdades que pertenecen a universos paralelos.

Me vuelvo a fijar en el sol y sin darme cuenta me elevo en el cielo. El mar protesta suavemente, alzando olas que tratan de sujetarme. El sol me mece en sus brazos. Me quito la camisa que se lleva el viento, agitándola a mi lado cual bandera pirata. Sigo danzando en brazos del viento, del sol y del agua. Soy uno con los elementos, parte del pasado y pieza imprescindible del futuro. El presente soy yo y nada más que yo.

De repente todo se vuelve negro y comienzo a caer. El sol desaparece, el mar ya no está ahí y sólo caigo hacia un agujero infinitamente negro, caigo y no puedo ver a donde. Me desespero y lloro por el paraíso perdido. Sigo cayendo hasta que siento que acabo de despertar de un sueño. La cama aún tiembla. Las persianas se agitan. El vaso con agua que está en la mesilla de noche muestra las ondas concéntricas del agua que juega respetando las leyes de la física. Paso unos breves segundos desconcertado hasta que llega el segundo golpe. Es un sonido seco y sin estilo. Es el golpe que da una puerta cuando alguien la lanza con saña contra su marco. Miro el reloj y veo que son las ocho de la mañana. Es sábado. Fin de semana. Bienvenido al mundo real.

La perra de la hija de la china lo ha vuelto a hacer. Por cuarta semana consecutiva ha conseguido despertarme a las ocho dando portazos en sábado. Ya me conozco esta canción. Ahora vendrán los gritos. Después del segundo portazo cuento los segundos: …. ocho, nueve y diez … el grito desgarrador rompe el silencio de la noche aún no acabada. Una onda de odio tan primitivo y profundo que podría convertir en fuego el agua que está sobre la mesilla de noche me recorre de arriba a abajo. Se me ocurren muchas permutaciones para explicar lo que siento: la perra de la china, la hija de la puta que la parió, la concha de su madre, la china de la puta de abajo. Es sólo odio, lo sé, pero es un sentimiento tan primitivo y poderoso que a duras penas puedes controlarlo.

… Ha pasado una semana … Es sábado. Amaneció no hace mucho. Mi cerebro ha decidido hacer sus deberes y prepararse para el evento del día. Son las 7.59 de la mañana y abro los ojos. Hoy no me sacará de mis sueños, hoy no me pondrá el alma en vilo, hoy no me pillará desprevenido. Dan las ocho y no pasa nada. Me quedo en la cama, tumbado unos segundos, preparado para el golpe. No siento nada. En una casa de madera debería notar los pasos de la puta chiquilla correteando por la casa pero hoy no se oye nada.Quizás porque se acostó tarde. Quizás porque está cansada. Quizás. Quizás. El odio que me ha despertado privándome de sueños tan hermosos clama venganza. Me levanto y corro hacia la puerta. La abro, respiro hondo y la lanzo de vuelta a su sitio. Todo en la casa tiembla. Los vasos y platos que descansaban en el fregadero saltan y hacen ruido al caer. Un grupo de papeles a los que cogió desprevenidos salen despedidos. La bandera española que adorna mi salón se agita salvajemente. Dejo pasar unos segundos y vuelvo a abrir la puerta. Esta vez cojo carrerilla y doy un portazo aún mayor. Por un instante parece como si la estructura de la casa no fuera a aguantar. Aquello es un pandemonio. Un ruido infernal ha rasgado el silencio. Pude oír como la puerta cortó el aire antes de golpear. Oigo ruidos abajo. Ya se han despertado. Abro la puerta por tercera vez y después de una enorme inspiración lanzo un grito espantoso. El sonido corre por las escaleras hacia sus destinatarias. Un ruido gutural y horripilante. Antes de que se me acabe el aire formo las palabras que sellan mi mensaje: mira lo que ha hecho la perra de tu hija. Cierro la puerta y me vuelvo a la cama, a dormir, más a gusto que un arbusto.

La semana pasada en Distorsiones

Creo que esto se va a convertir en tradición para los lunes por la mañana. Como es cómodo y total, el correo lo escribo y lo mando siempre los domingos por la noche, voy a seguir publicando el resumen de la semana que envío a la gente que está subscrita a mi lista de correos.

Ha llegado. Tarde, pero ha llegado. La semana pasada rogaba al Dios de los católicos por un poquito de invierno y esta semana nos hemos jartao. Mi cámara está agotada. Más de quinientas fotos de la nieve. Entenderéis que casi todo lo que he escrito la semana pasada gira en torno al polvo blanco que todo lo recubre por estas latitudes. Todas las anotaciones de la nieve van con foto.

A un paso de la primavera y con mis dedos ya inquietos maquinando el nuevo aspecto de esta página para tan gloriosa temporada hemos tenido una semana atípica. La comenzamos hablando de Cine comentando un poco los resultados de Los Oscars y la película Meet the Fockers – Los padres de él que no es gran cosa. En Mi mundo conté una de esas cosas que me pasan siempre que salgo con el chino en la historia Copas con glamour y a partir de ese momento, esta bitácora se adaptó a las condiciones meteorológicas imperantes en este rinconcito europeo y sólo hablamos de nieve. Todas esas anotaciones están agrupadas en Folclore Nórdico. Las hay de dos tipos: foto con pequeño texto, representadas por Nieve en Hilversum, Nieve en Hilversum II, Nieve en Hilversum III, Nieve en Hilversum IV y Nieve en los canales de Amsterdam y foto con historia, en donde tenemos El blues de la nieve, con un pequeño curso de conducción de bicicletas sobre el manto blanco, Gracias por escuchar mis oraciones que es mi agradecimiento a los de arriba por escuchar mis plegarias, Nieve por todas partes con noticias y apuntes sobre los efectos del frente frío en este país, La nieve en Amsterdam, una pequeña reseña de lo que vi por Amsterdam el sábado cuando estuve en la ciudad y acabamos con La semana blanca, en donde he puesto un mosaico con todas las fotos que he subido esta semana. Por curiosidad, me gustaría que los que lo deseen me digan en los comentarios de esa anotación cual ha sido su foto favorita. Como sé que a muchos no les gusta estar en el candelabro, los que lo prefieren pueden usar el correo.

Esta semana estaré desde el miércoles por la noche en Málaga, para evitar el permanecer más de un mes sin pisar suelo “español“, que ya se sabe que puede tener funestas consecuencias y si no mirad como está el mundo a nuestro alrededor.

Y no quiero dejar pasar la semana sin mendigar un poco y recordaros que siempre veré con buenos ojos el recibir regalos de las cosas que he seleccionado en Amazon. Podéis encontrar las listas en:
Wishlist en Amazon UK
Wishlist en Amazon USA

La semana blanca

Como colofón a esta semana blanca, he creado un mosaico con todas las fotos que he publicado durante estos días. Haciendo clic en cada una de ellas podréis ir a la anotación correspondiente. Y ahora una pregunta para saciar mi curiosidad:¿qué foto os ha gustado más? Dejar las respuestas en los comentarios.