Por fin llego la caló

Ahora que se descalabra el universo conocido y la bola GIGANTESCA de dinero afanado por los políticos españoles es tan grande que los lleva directos a su extinción o la destrucción de su país (esto es, si lo consienten sus habitantes a los que quiero hacerles llegar mi oferta de servicios como verdugo de garrote vil en plaza pública si necesitan gente), al norte de Europa ha llegado con casi un mes y medio de antelación el verano. Aquí estamos acostumbrados a tener un julio en plan monzón, con lluvias eternas y un agosto de pesadilla con lluvia y unas tormentas que te ponen los güevos junto a las amigdalas con el despliegue de rayos, pero desde ayer luce un sol de r-escándalo que parece más bien sacado de un cuento de fantasía y hoy mismo la temperatura ha subido hasta los veinticuatro grados.

Como uno aprende que las cosas hay que tomarlas como vienen, ayer me pasé la mañana trabajando en mi jardín y llenando dos contenedores con todas las malas hierbas que recogí. Aquello parecía la selva, más que nada porque algunas zonas las he dejado crecer para evitar las mierdas de los gatos, bestias asquerosas y miserables a las que rocío de agua con un aspersor con sensor de movimiento que es la leche y que me consiguió mi vecino en un mercadillo de segunda mano. Por la tarde, cuando la temperatura alcanzó los diecinueve grados, me di un paseo de unos cincuenta kilómetros en bicicleta por el Utrechtse Heuvelrug, una extensión al sur de lo que alrededor de Hilversum se conoce como Het Gooi. La zona es preciosa, poblada de pequeños castillos rodeados de grandes terrenos, con mil millones de carriles bici, lugares para detenerte a tomar un refresco y con la posibilidad de visitar algunos de esos castillos. No hay demasiada información para los turistas porque esto no forma parte del circuito de cosas que ven los típicos visitantes de tres o cuatro días en Amsterdam y gracias a eso existe para el placer de los locales. Si alguno quiere indagar sobre el tema, en The Utrechtse Heuvelrug hay información en inglés y algunos enlaces que seguramente lleven a páginas en Holandés.

Pizza de chorizo y atu?n

Al regresar a mi casa, me apetecía comer comida “basura” y me hice una pizza, eso sí, haciendo la masa y comprando chorizo ibérico y usando una lata de atún importada desde España en alguna de mis visitas como productos estrella de la misma y usando orégano cultivado en mi jardín y un par de hojas de albahaca de mi planta. El resultado fue una cena sabrosísima tras la que me repatingué en el jardín a escuchar un audiolibro mientras me balanceaba en mi hamaca.

Esta mañana me levanté a las seis y cuarto, cinco minutos antes de que sonara la alarma. Al parecer existe algo llamado el momento óptimo para despertarse y mi cuerpo lo conoce y actúa en consecuencia. Hay una aplicación para eso en la tienda iTunes y seguro que terminaré por comprarla. Salí de mi casa un poco después de las siete y enfilé la ruta hacia Hilversum en bicicleta. A esa hora la temperatura era de trece grados, perfecta para ir en bici.


Ver Utrecht – Hilversum en bici en un mapa más grande

El año pasado iba por una ruta que me lleva por carriles bici junto a carreteras convencionales pero hoy se trataba de experimentar y encontrar una que pase por bosques, junto a fuertes y mucha agua y siempre que sea posible, alejada del tráfico. La distancia total fue de 25.6 kilómetros y me tomó una hora y cuatro minutos en los que me perdí tres veces por ir por el camino equivocado y tuve que retroceder. Probablemente al final de esta semana haga la misma ruta con un kilómetro menos y me ahorre diez minutos. Para seguir el camino, importé en MotionX-GPS los datos que extraje de GooglEvil maps. Merece la pena reseñar que esta aplicación solo está disponible para dispositivos mágicos y maravillosos y como siempre se dice, si eres uno de esos con un Androitotorota, pues a mamártela. Cada diez minutos, la voz de una chama que tiene que estar más buena que el pan me informaba de la distancia que había recorrido y de la velocidad media en ese tramo. Mientras volaba por los bosques, escucho unos ruidos extraños de unos matorrales y lo primero que pienso es que es la familia del ZaPatazos que igual se han venido pa’ Holanda de vacaciones a robar, visto que ya no les queda nada que coger por allá. Cierro inmediatamente el bolsillo de mi cartera y me preparo para todo lo peor, siempre cuando veo que en realidad es una manada de ciervos que están más asustados por mi presencia que yo por la de ellos. Los animales me miran y yo busco a Wally entre ellos, ya que Bambi estaba repetidísimo.

Fue la única incidencia, junto con las tres veces que me perdí y esta semana aprovecharé al máximo la ausencia de lluvia para hacer los veintipico kilómetros que separan mi casa del trabajo en bicicleta. Lo combinaré con la vidorra social y algún día, como el miércoles, espero que la bici grande tenga un piloto automático tan bueno como las otras dos ya que le va a hacer falta.

18 opiniones en “Por fin llego la caló”

  1. Para manejar las guillotinas, aquí habría colas de voluntarios, yo el primero…jajaja
    ¿Has probado la Pizza de jamón Jabugo?
    ¡Es increible!
    La tuya tiene muy buena pinta…
    Incluso en Mercadona venden una que está muy buena para ser prefabricada…
    Salud

  2. Las del Mercadona las hacen los de Tarradellas, y no se cortan, le ponen hasta su logotipo y todo.
    Yo tambien soy más de hacer la pizza, pero ponerme a amasar ni se me ocurre, hay una panadería estupenda cerca de mi casa que vende una masa buenísima. Y luego, a inventar o aprovechar lo que haya en la nevera o la despensa. Reciclaje pizzero.

  3. Ah!! y estás como una chota pegándote todos esos km en bici por gusto. Estoy convencida de que tú en el fondo eres sadomasoquista y disfrutas con esas palizas.

  4. Virtuditas, yo tengo una Kenwood que amasa por sí sola. Yo me limito a echar los ingredientes y esperar que acabe.

    Sobre lo de ir en bici, es algo que me encanta y disfruto enormemente de esos paseos. Hoy he vuelto a ir a trabajar en bici, salí de mi casa a las 6.50 y estaba en la oficina a las 7.50

  5. Qué buena pinta la pizza. Por cierto, 25 kilómeros en bici, como diría mi madre, tu no estás gueno.

  6. Genín, no, no las he probado. Esta es la primera pizza que hago en 12 años en Holanda. Cuando preparo la masa me hago casi siempre un calzone de atún. La probaré con alguna de las dos bolas de masa que congelé para otro día.

    darliz, 25 kilómetros en llano no es mucho. Además, por la mañana con unos doce grados es muy agradable. por la tarde con 28 es otra cosa, más empalagoso y llego a mi casa más mojado que el bañador de Pamela Anderson.

  7. Esa es la diferencia, aquí si vas al curro en Bici, te tienes que duchar al llegar antes de sentarte en tu mesa.

  8. En Sevilla 1 kilómetro ya es mucho. Es imposible ir en bici desde mitad de junio hasta mitad de octubre, porque te deshidratas en cuanto sales a la calle.

  9. ¿Y por ésos bosques se va seguro y tranquilo?… ¿Cómo está la delincuencia por ésa zona?… Es que la próxima vez que vaya a Holanda, pienso recorrer en bici todos los pueblos que pueda; es una de las cosas que más me apetece hacer.

  10. Bueno, vale??ya te volveré a preguntar lo de la delincuencia cuando vaya de nuevo a Holanda.

  11. huitten, Robin Hood vive en Inglaterra y esto no es España. Los bosques en bici son lugares muy seguros. Si hay delincuentes, son polacos robando casas de gente que se ha ido de vacaciones, no en los bosques. Tiene más peligro una bicicleta con tres cadenas aparcada en Amsterdam que una con una pequeña en un pueblito.

  12. ¿Si comento en un post antiguo lo leerá el africano el elegido?

    He estado viendo en el mapa que has puesto una zona residencial de Utrech mediante el Street View para hacerme una idea de la atmósfera en la que te mueves y me ha llamado la atención que las casas unifamiliares no tienen parking. ¿No suelen tener parking las casas en Utrech? ¿Dejan los coches en la calle? ¿Las bicis dentro y los coches fuera?

  13. La mayor parte de la gente no tiene coche, se mueve con bicicleta y el transporte público y particularmente en el centro de la ciudad ni siquiera hay aparcamientos y la lista de espera para aquellos que pretenden poner el coche cerca de su casa puede ser de años. En Amsterdam hay zonas en las que la espera para conseguir el permiso para aparcar puede durar una década. Mientras tanto, a pagar zona azul a seis leuros la hora si quieres tener un coche en la puerta de tu casa.

    Sobre lo del garaje, prácticamente ninguna casa lo tiene, es espacio derrochado en un país en el que el espacio para construir no abunda (70% del territorio está protegido, vivimos en el otro 30%).

  14. “…70% del territorio está protegido,…”

    No problem.

    Os mandamos unos cuantos españislavos para recalificar el suelo y nos ponemos a construir. Encima de haceros un favor nos forramos un poquito.

  15. Utrecht tiene plan de ordenación urbana que creo que cubre hasta el año 2030 y en el que ya está definido el terreno que se liberará para construir, lo que se hará y cuando se hará y además se votó en referéndum y los ciudadanos eligieron el tipo de ciudad en la que quieren vivir.

    La otra diferencia fundamental con otros países es que aquí el terreno no se vende, se cede por 100 años renovables y la propiedad pertenece por siempre y para siempre al ayuntamiento. Por lo demás, en lugar de liberar terreno para que vengan más, se limita la inmigración y problema resuelto. Para algo los Países Bajos ya tienen 447,9 habitantes por km² y están en la posición 24 de los más densamente poblados (con todo el mundo viviendo en el 30% del territorio). Españislavia, por ejemplo está en la posición 111 y mira lo mal que han sabido aprovechar el terreno.

Comentarios cerrados.