Praça de D. Pedro IV y Teatro Nacional D. Maria II al fondo

Ya vimos el Teatro Nacional Dona Maria II de día y hoy regresamos a ese lugar de noche y lo complementamos con una vista de la plaza de Rossio y del monumento a D. Pedro IV que hay en la misma, aunque al pobre como estaba tan arriba y era de noche no se le puede ver. Las banderas negras amarradas al monumento creo que eran para algún tipo de protesta porque la dueña de Europa, la Merkel, pasaba por la ciudad para controlar sus dominios del sur al día siguiente. Esta plaza es el corazón de la ciudad de Lisboa. Antes de que se inventara la telelevisión y el Gran Hermano, en esta plaza era donde la Iglesia de los presuntos tocadores de niños montaba los espectáculos inquisitoriales y le daba al populacho la sangre que siempre pide, todo en nombre de algún Dios que no ha tenido los cojones suficientes para impedir que se cometieran los crímenes porque quizás, es posible e incluso probable, que no exista ni lo haya hecho.

Una respuesta a “Praça de D. Pedro IV y Teatro Nacional D. Maria II al fondo”

Comentarios cerrados.