Qué mala suerte …

Supongo que cuando se pintaron los destinos de todos en el mío cometieron grandes injusticias y no se me permite ser despedido. Es un castigo por alguna vida anterior. Igual fui musulmán o peor aún, moro y ahora me toca pasar mi propio calvario.

Me pregunto como será el vivir con el miedo de saber que en cualquier momento te pueden echar de tu trabajo. Yo vivo con la maldición de saber que haga lo que haga, diga lo que diga, no importa cuan turbio sea el secreto que desvele, da igual que la pifie, que manipule o que estropee la mayor sorpresa de la historia, al final siempre me dan un aumento de sueldo y me ascienden de puesto.

Así que hoy vivimos una nueva ronda de despidos en la oficina y el programa se desarrolló línea por línea siguiendo el guión que yo había desvelado en múltiples máquinas de café, un programa que conocían menos de cinco personas en toda la empresa. Uno del comité de empresa que aún dudaba me miró y me dijo que estaba equivocado y que no iba a suceder nada. Yo miré mi reloj y tranquilamente le comenté que quizás deberíamos tomarnos un café porque puede que fuera el último ya que los despidos comenzaban diez minutos más tarde. Los otros compañeros nos miraban entre asombrados y aterrorizados. Pasados los seiscientos segundos, se acerca a donde estamos el vicepresidente de nuestro departamento, le pregunta a uno de los que allí estaban si podía acompañarlo a su despacho y lo despidió. Ahí comenzó todo, exactamente a la hora que yo les había dicho. Después, todo el mundo en sus oficinas, el programa de mensajería interno conectado y la información volando por mis dedos a velocidades vertiginosas mientras la canalizaba y la distribuía adecuadamente. Un rato más tarde se pasa por mi despacho mi jefe para preguntarme por la Lista y recibir información pormenorizada ya que a él no hay que convencerlo, sabe que si hay alguien que ha creado una red de información eficaz y optimizada al máximo ese soy yo. El tiempo de latencia desde que alguien era despedido hasta que se sabía era de alrededor de un minuto. Los que no estaban en la oficina y recibieron la Llamada nada más cortar me mandaban un correo o me llamaban para confirmar el asunto. Así de claro. Así de sencillo. Ni siquiera sus jefes sabían que los habían botado hasta que yo les soplaba los nombres.

¿Y ahora qué? Esa es la pregunta que habrá que responder en las próximas semanas o meses. Creo que el ciclo llega a su fin. Puedo quedarme y ver morir la empresa, presenciar la caída y desaparición completa porque yo salvaré todos los obstáculos hasta el final. Lo que no sé es si eso es lo que quiero. Me apetece usar mi magia para otros propósitos, usarla al menos una vez y sin que sirva de precedente para hacer algo útil y que perdure en el tiempo.

Hoy me han hecho dos ofertas para trabajar en otras empresas. Los mismos que se van me piden que los siga, que vaya con ellos. No saben muy bien que es lo que hago o como lo hago pero intuyen que allá en donde yo esté las cosas tienden a arreglarse y el ambiente de la oficina mejora. Quizás sea un personaje de una novela de Stephen King y él está escribiendo una historia un tanto extraña. Quizás …

14 opiniones en “Qué mala suerte …”

  1. Jeje suerte en cualquiera que sea tu decisión final. Me acabas de recordar las nominaciones que ocurrieron en mi anterior empresa ^^, en aquel momento me salvé yo también aunque la empresa estaba destinada a desaparecer y me fuí antes.

  2. Un trabajo, es sólo eso, y cobra menos importancia en un país como holanda donde es muy difícil que despidan a alguien a menos que la empresa esté casi en quiebra, como la tuya. Supongo que tus colegas son muy afortunados al saber que estarán unos meses de vacaciones pagadas y que luego encontrarán un trabajo fácilmente donde es casi imposible que les vuelva a tocar la suerte que les despidan.
    Un besote!

  3. Lo siento.
    Puede que tu destino sea salvar a la dichosa empresa en la que estás de la ruina más deshonrosa. De esa manera te adorarán todos los holandeses por impedir que su empresa insignia se vaya al garete

  4. ¿Y por qué no aprovechas y salvas la empresa? Una vez que la tengas controlada me llamas a mí de consejero delegado, la relanzamos y nos hacemos de oro. Piénsalo

  5. Se que llevo mucho tiempo sin dar señales de vida, pero en cualquier caso, te deseo suerte. Se que, decidas lo que decidas, estará bien.

  6. emo, ya he pasado cuatro rondas. Estoy muy curtido en el asunto.

    waiting, lo sé pero quiero mi dinero. Que me den el pastón y entonces me voy.

    bishop, con suerte caigo en la próxima ronda.

    tipo c, mi filosofía es trabajar lo mínimo y cobrar lo máximo y que otro cargue con el drama y las preocupaciones de la empresa. Por eso no quiero ser empresario. Y en el negocio de las telecomunicaciones ya no hay dinero.

    pues, gracias.

  7. “…mi filosofía es trabajar lo mínimo y cobrar lo máximo…”

    …eres mi ídolo, veo que seguimos la misma filosofía, tengo claro hace mucho que nadie se hace rico trabajando.

  8. Ya me han dicho lo que me toca. Me han vuelto a dar premio. Que injusta es la vida. Estoy en el equipo de los ELEGIDOS

    Off-topic: parece que ya nadie se queja de errores aunque ahora cuando le das a enviar el comentario la pantalla se pone en blanco después de unos segundos y hay que refrescar manualmente …

  9. Fede – si puedo hacer cualquier cosa me avisas, ok?
    Trabajo para Canon Europa, si acaso tienes interes y miras algo me avisas.

    Besotes,
    Adriana

  10. corsaria, estamos ahora mismo en un escenario en el que ABN Amro echará a los empleados dándoles un montón de dinero (os recuerdo que esto no es España y el A LA PUTA CALLE no funciona) y esa misma gente conseguirá trabajos mejores inmediatamente, con mayores sueldos, mayores coches de empresa y posiblemente hasta con masajistas en la oficina.

    Los despidos en el sector bancario no son nuevos. En Holanda ya casi no hay oficinas, todo se hacer por Internet con un sistema que está a mil millones de años de distancia del español, muy seguro y que requiere el uso de tu propia tarjeta y un lector especial para generar las claves de cada operación que haces. Dicho esto, el añorado EL TURCO trabajaba de consultor especializado en optimizar bancos. Bajo su guadaña cayeron miles de empleados en ING, ABN, SNS, Rabobank, Postbank y Fortis así que unos cuantos más no se notarán.

    Adriana, gracias. Mi amigo el Moreno seguro que está interesado en el asunto porque él es muy Canonista. Yo si me dan descuento en las cámaras de fotos y la máquina de café de la empresa es gratis y tengo más de 30 días de vacaciones al año me apunto a lo que sea.

  11. Ya sabes! solo me avisas y para contestar tus preguntas: 27 dias, café es gratis, descuento de empleado en las camaras (employee webstore)

Comentarios cerrados.