Si bebes pedalea pero no conduzcas

Llevo tantos años haciendo fotos de bicicletas que a veces ni yo mismo sé las que he puesto por aquí. Andaba rastreando mi colección para elegir una cuando me tropecé con esta, un tipo de vehículos para pedalear que ya hemos visto anteriormente pero que como siempre me ha parecido muy cachondo, cada vez que pasa uno a mi lado le hago una foto. La foto de hoy lleva en mi colección desde mayo del año 2008 y la hice en Rembrandtplein, en Amsterdam. Como se puede ver, el pub con pedales iba petadísimo de gente bebiendo y haciendo ejercicio. Más adelante llegaron a un puente y se tuvieron que bajar a empujar el cacharro porque llevaban una moña tan grande que ya ni podían pedalear con fundamento. Para aquellos que tengan curiosidad, alquilar la bici por dos horas vale 425 leuros si son menos de ocho y 475 hasta diecisiete personas. Si se hace en domingo hay cincuenta leuros de descuento y en el precio están incluidos treinta litros de cerveza, el conductor y seguro de daños a tercero. Imagino que si la tienen que llevar a otro lugar del país cobrarán un suplemento.

Una cosa está clara. Cuando pasas por una calle en esta bici, tienes inmediatamente la atención de todo el que camina por la misma. Es sencillamente espectacular.