Sol

Desde que vivo en los Países Bajos he aprendido a adorar el sol. Teniendo uno que funciona como debe ser durante medio año y en los otros seis meses no es más que una luz de ambiente medio apagada, cuando visito lugares como Gran Canaria me lanzo a adorarlo y disfrutar con esta agradecida religión que solo exige que te tumbes o camines bajo sus rayos, sin rezos, sin tocamientos por parte de un tipo que ha hecho supuestamente unos votos y sin ningún tipo de obligación.

Ayer y hoy paseaba por la playa de la Garita, prácticamente solo, dejando que el agua del mar roce mis piernas y mi imaginación volaba por otros mundos. La gente en Gran Canaria no le da ningún valor al sol que luce día sí y día también. En lugar de unas Navidades blancas, aquí se celebran unas Navidades soleadas, con temperaturas cercanas a los veinticinco grados y por la noche de unos veinte. Como subnormales los hay en todos lados, no resulta extraño ver uno de esos eslabones perdidos de la especie que habría que eliminar paseando por la calle con lo último de las marcas de ropa en serie en guantes y bufandas, haciendo el estúpido y demostrando que si esa ropa realmente funcionara, no la podrían estar usando aquí. Yo salí de mi casa el jueves por la tarde con una camiseta de manga corta y UN solo abrigo y la temperatura era de ocho grados bajo cero. No necesité bufanda alguna ya que el abrigo protege perfectamente el cuello y mis guantes son muy ligeros y forrados con un material aislante. Al llegar a Madrid, con cinco grados, mi chaqueta ya comenzaba a calentar demasiado y tuve que separar el forro interior y desechar la parte exterior y al saltar a Gran Canaria salí del avión en camiseta. Era de noche y no había sol pero sus efectos se seguían notando.

Me gusta este sol cálido que convierte las Navidades en algo muy especial en el invierno y me gusta también ese sol de primavera y verano que hay en los Países Bajos, un sol gandul y que se pasa el día en el cielo, asomándose a las cinco de la mañana y marchándose a las diez y media de la noche.

Este sol de invierno tiene banda sonora de mar, el que golpea la costa a ciento tres metros de la ventana y que parece cantar una nana para que te duermas ??

7 opiniones en “Sol”

  1. Pues para mi las navidades siempre van asociadas con calor, eso tiene venir de donde vengo, incluso viviendo en Holanda cuento con los dedos de una mano las que habre pasado frio, porque o me iba a Venezuela o me venia a Cadiz y aqui tambien se esta muy bien por estas fechas. Y lo de dormir con el mar cantandote una nana, pues asi mismo, no tiene precio. Un beso

  2. Pues yo, otro dia de trabajo que para eso he estado casi 9 meses sin dar un palo al agua 🙂 (aunque el paseo por la playa no me lo quita nadie a diario jejeje)

  3. Sol, si, sea donde sea y en cualquier época del año, pero sol, a mi me están empezando a salir branquias, estoy pasado por agua, cualquiera diría que estoy en Galicia en lugar de en Andalucía…GRRRR!
    Salud

Comentarios cerrados.