Starbuck

StarbuckCuando uno ve el título de la película de hoy inmediatamente piensa en la mierda de café obscenamente caro y producido en una cadena de comida rápida en la que además de pagar una cantidad indecente por agua pasada por granos molidos de café, demuestras al mundo y al universo que eres pollaboba, pijo y capullo y que mereces formar parte de la primera línea de batalla en cualquier guerra ya que no eres más que Carne de cañón. Por suerte la película no trata de un comemierda que va a tomar café a ese sitio sino de un hombre que tomó este apodo del toro semental del que se estima procede el 75 por ciento de la carne de ternera norteamericana. Esta comedia canadiense de título Starbuck se estrenó en España en mayo de este año, así que es poco probable que la veáis en cartelera, al menos hasta que se estrene el remake norteamericano.

Un julay chinga que no veas

Un joven que necesita dinero va a la clínica de donación de lefa que tiene al lado de su casa con mucha frecuencia y bombea el manubrio que no veas produciendo cantidades industriales de la leche de la vida. Cuando se le pasa la coña continúa con su vida y un par de décadas más tarde descubre que un médico usaba solo su leche de mangorra para fertilizar hembras y ahora es el padre de más de quinientos seres humanos de los que ciento y pico desean conocerlo. Al momento de pánico absoluto al tratar de asumir que es uno de los más grandes sementales de la raza humana se une el acoso que comienza a sufrir por parte de los medios de comunicación que explotan esta noticia todo lo que pueden ya que gusta en todo el mundo. El hombre, de tapadillo, comenzará a conocer algunos de esos hijos sin que ellos sepan que es su padre.

Esta es una de esas películas que pongo en mi lista y que después se van cayendo, semana tras semana y en este caso, creo que a la cuarta fue la vencida. Me echaba un poco para atrás que es en francés y ya estoy muy mayor para leer subtítulos pero al final opté por ir y mira que me lo pasé bien, me reí un montón, me emocioné (sin llegar a las lágrimas) y salí del cine encantado. El director y el guionista han logrado una historia simple y directa que usa las mil y una normas que hay impuestas en nuestra sociedad para proteger al donante anónimo de semen y les dan un giro cómico. También resulta fascinante la forma en la que el padre va descubriendo a cada uno de sus hijos y como todos son distintos e igualmente perfectos. Las reuniones de los chicos para conocerse y darse apoyo moral están muy logradas y el pequeño grupo en el que se centra la película está interpretado por gente muy buena. En las tramas secundarias, la familia del protagonista se merecería su propia película cómica porque son geniales.

Cualquiera con gafapasta que se precie de disfrutar del buen cine debería ir a verla. Salvo que la doblen al Orco, no creo que los miembros del Clan tengan la suficiente substancia cerebral para procesar el mensaje y mucho menos para disfrutar de una película sin ningún efecto especial.

08/10

2 opiniones en “Starbuck”

Comentarios cerrados.