The Chamber – Cámara de gas

Me aparto de la senda de la ciencia ficción y me adentro en los ampulosos senderos de la literatura de abogados y juicios. Reconozco que yo nunca he sido muy seguidor de estos bestsellers que parecen funcionar tan bien en los Estados Unidos, pero por variar un poco decidí leer The Chamber, una novela de John Grisham que en España fue traducida como Cámara de gas. Este tipo de novelas se caracterizan por ser infinitas. Siempre que he comprado alguna, me queda la sensación de que el precio que pago por hoja es mucho menor que con otro tipo de literatura, en donde los autores parecen pasarlas canutas para alcanzar las doscientas páginas. En el caso del audiobook (o audiolibro, que debería usar el término en español), son más de veinte horas de narración.

Lo increíble es que engancha un montón. Te vas metiendo en la historia y llega un momento en el que tienes que continuar a cualquier precio. Llegué al final de la historia escuchando las últimas seis horas de un tirón, lo cual debe significar que me ha gustado bastante. La historia es una pequeña variación de lo de siempre. Un joven abogado super inteligente y prometedor se mete a trabajar en un bufeet mediocre. Más tarde descubren que lo que pretende es trabajar en la defensa de un condenado a muerte que está en las últimas semanas de vida. A partir de aquí se comienza a enmarañar una madeja que se vuelve compleja por instantes y en la que por cada secreto que se descubre se crean cinco nuevos.

La historia está muy bien contada, el ritmo narrativo va a más y te hace llegar al final sediento por conocer como acaba y los personajes son bastante creíbles. Toda la parte legal, dada mi ignorancia, me parece asumible y el hecho de que transcurra en el sur de los Estados Unidos le da cierto encanto. Como en ocasiones anteriores, os pongo un pequeño extracto sacado de la reseña del libro en el web de la Editorial Planeta:

Corre el año 1967. El lugar: Greenville, Mississippi. Una bomba estalla en el bufete del abogado Marvin Kramer, dedicado por entero a la defensa de los derechos humanos. Como consecuencia, sus dos hijos fallecen. Sam Cayhall, conocido miembro del Klan, es acusado de provocar la explosión. Han transcurrido veintidós años y el lugar ahora es Chicago. Cayhall, condenado a muerte desde hace años, ha agotado casi todos sus recursos para conseguir la conmutación de la pena. Un joven abogado de un importante bufete, Adam Hall, solicita trabajar en el caso Cayhall para intentar liberar al anciano del patíbulo. Pero ¿por qué?

Si estais buscando un buen tocho que llevaros en estas vacaciones y os gusta este tipo de literatura bastante ligera y de fácil consumo, puede ser una opción bastante interesante.
gallifantegallifantegallifantemedio gallifante