The Kingdom – La sombra del reino

The Kingdom - La sombra del reinoCuando el martes fui al cine y en los títulos de crédito de la película que iba a ver apareció entre los productores el nombre de Michael Mann supe que la había cagado. Ese hombre es uno de las más nefastas influencias en el Hollywood actual y todo lo que toca lo suele joder por completo. Su problema es que no sabe que los que realmente pagamos por ir al cine no queremos ver su mierda con policías falsos, sus tramas para cerebros anoréxicos de aire que han dejado de pensar hace siglos y su tendencia a lo hortera y a vestir a sus protagonistas como mariconas de barriada periférica de ciudad de segunda o mejor aún, de pueblo marginal. Su público está formado por pollardones que juegan mucho con su consola, que tienen ceja única, que son incapaces de mantener una relación convencional con otro ser humano y que por descontado se descargan las películas por la red sin jamás pagar un duro porque en su mediocre pantalla de ordenador o en su patética televisión la ven mucho mejor y encima no pierden el contacto con las otras bestias como ellos. Así que una vez supe quien estaba detrás de la patochada pude comprender mejor la razón por la que hacía agua. La película se llama The Kingdom y en España cuando finalmente se estrene a finales de noviembre recibirá el título de La sombra del reino.

Un grupo de julays se bajan al moro a matar musulmanes terroristas de mierda

La cosa comienza cuando un patriota americano santo varón, padre ejemplar e hijoputa confeso que ha viajado por todo el mundo asesinando a ciudadanos no americanos porque seguramente son terroristas se entera que un amigo suyo ha muerto en un atentado contra tropas americanas estacionadas en Arabia Saudita, ese país amigo y en el que la democracia brilla por su ausencia y existe la esclavitud y las mujeres no tienen derecho alguno aunque esto no parece importar a los americanos y no sienten ningún deseo de ayudar ni a las mujeres ni a los esclavos porque el petróleo sigue fluyendo y por lo tanto cierran los ojos y miran hacia otro lado. Así que tras el atentado, en el que mueren un montón de ciudadanos del primer mundo, un equipo del FBI se encabrona y viajan al puto reino ese para esclarecer el asunto y de paso limpiar sus calles de morisma y de terroristas. Como se trata de hacerlo creíble al 1000 por cien en el equipo hay una tiparraca a la que por supuesto se le permite acudir y que encima lo hace con camiseta micronésica que le marca las tetas, los pezones, las venas de los pezones y mucho más allá sin que a los moros terroristas parezca afectarles en absoluto. Este es uno de esos detalles en los que se nota la mano corrupta del productor. Después tendremos que aguantar estúpidas investigaciones, patéticas escenas de respeto a los derechos inhumanos, propaganda política de lo más zafia y lo culminarán con una persecución típica del cine de esa sombra infame en la que morirán miles y miles y miles y quizás millones de terroristas islámicos mientras los americanos se comen una hamburguesa con una mano, se rascan ladillas con la otra y en lugar de disparar armas de fuego, se tiran pedos después de almorzar un par de latas de judías con cochino y aderezadas con un buen vaso de cerveza y matan a todos los malos sin que se les cambe el peinado.

En fin, un patético ejercicio de nadería, una película sosa y aburrida supuestamente de acción aunque esta falla cuando aparece y que estoy seguro arrasará en las redes de descarga cuando aparezca y será en ellas en donde tendrá el reconocimiento que no ha tenido en los cines por parte de esos que solo ven la vida a través de pantallas de TFT. El veredicto de los cines ha sido bien claro, con la película petando en los Estados Unidos y en el resto de mercados en los que se ha estrenado. Ahórrate tu dinero y espera a que la den en alguna de las cadenas privadas dentro de un par de años. No te pierdes nada.
gallifantegallifantemedio gallifante