The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor – La Momia: La tumba del emperador Dragón

The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor - La Momia: La tumba del emperador DragónEl cine de palomitas y boberías que vemos en verano puede ser muy divertido si asumimos que ese es el tipo de producto que vamos a recibir tras comprar nuestra entrada. Las tramas son de risa, la espectacularidad está garantizada y los actores que las interpretan hacen todo lo posible porque el rato que estamos en el cine, nos entretengamos. Después de la saturación de comedias románticas de la primavera es una brisa de aire fresco que nos prepara para el aterrizaje masivo de películas de terror del otoño. En este verano tan aventurero, la semana pasada vi The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor, la tercera entrega de la saga de la Momia y que en España se ha titulado La Momia: La tumba del emperador Dragón.

Una pareja de julays se van a la China a tocar los huevos olímpicos de los amarillos

Han pasado un montón de años y Brendan Fraser se ha acomodado y dejado atrás sus aventuras. Su hijo se dedica a la arqueología en la China y por casualidades no tan casuales de la vida, los padres reciben el encargo de llevar una joya de vuelta al país del Dragón. Al llegar allí se complica todo, siguiendo la pauta habitual y en lugar de momias aquello se llena de zombies y despojos humanos que solo quieren pelear mientras nuestros héroes tendrán que correr, sudar y sufrir para arreglar el entuerto y devolver el orden al universo. Al final, ya sabéis lo que siempre sucede en estas películas.

Que nadie se espere un guión de esos que reciben nominaciones en los Oscars. Esto es cine de pasar el rato y olvidar, lleno de giros absurdos, tramas que se complican hasta niveles absurdos y de repente se resuelven por la gracia de Dios y con unos actores que práccticamente no dejan de correr en las casi dos horas. Aquí cada explosión es únicamente el anticipo de la siguiente, la cual es más espectacular y los diálogos están llenos de frases tontas y chascarrillos para hacer reír a los espectadores entre tanta pólvora. Como novedad en esta película está la división de la tensión sexual entre Brendan Fraser y su hijo, ambos agarrando a sus hembras para que no se les escapen y como siempre, el tío metiendo la gamba con sus torpezas.

Aire acondicionado, acción, humor, cines abarrotados, es la combinación perfecta para el verano y esta película da la talla en ese aspecto. No dejes de ir a verla si te gustaron las anteriores.
8artuditos