Tulipanes en un puesto de venta callejero

El visitante a los Países Bajos que vaya a un mercado un sábado alucina con la cantidad de puestos en los que se venden flores, con los precios tan asequibles que tienen y con la cantidad de gente que las compra. Ir al mercado y traerte un ramo de flores a casa es algo que se considera normal por aquí, lo hacen tanto los hombres como las mujeres. Los tulipanes que se ven en la foto se vendían a unos cincuenta por 5 euros el sábado en Utrecht, un precio bastante normal para esta época del año. Por diez céntimos la unidad te puedes llevar a casa cincuenta preciosidades que te servirán para adornarla durante una semanilla más o menos. Dentro de unas semanas los tulipanes se cambiarán por alguna otra flor, seguramente las rosas y de nuevo, tendremos ofertas de cincuenta o sesenta rosas esplendorosamente rojas por 5 euros.

El puesto de flores de esta foto está sobre uno de los puentes que cruzan el Oudegracht, en la ciudad de Utrecht.

7 opiniones en “Tulipanes en un puesto de venta callejero”

  1. Si, claro, Holanda es el centro mundial del comercio de flores, se da el caso que flores españolas van para allá y luego regresan para venderse en España, desde Colombia hubo un puente aéreo (No se si sigue ahora) para llevar sus flores hasta ahí.
    Hubo un tiempo que estuve involucrado en ese Marketing.
    Salud

  2. Pues ya podías estirarte, y enviar medio ramo de esas rosas esplendorosas para Coruña… aunque con los portes casi me saldría aquí por lo mismo… que va!!! aquí casi sale a 3 euros por flor!!

  3. Virtuditas,
    Yo he llegado a comprar 100 tulipanes en holanda por 10 euros… He llenado mi casa entera de flores, en Holanda nunca me faltan flores en la casa, por 2 euros compras una docena de lo que sea.
    Un besito

  4. Waiting, carísimos. Yo he comprado 70 tulipanes por cinco leuros de los de ahora. Y 60 rosas por cinco leuros y 10 girasoles por cinco leuros

  5. Quizas fue menos lo que pague, pero ya sabes que como yo no estoy pendiente del dinero que gasto pues pueda que sea menos y no me acuerde 🙂

    Besitos.

  6. A ver si la próxima vez que nos veamos, que espero que sea en un corto periodo de tiempo, te traes unos fajos de esos dineros de los que no estás pendiente que yo sé en qué emplearlos. Y no te olvides de la camiseta, que hay un alma cándida que ya ni duerme de la emoción.

Comentarios cerrados.