Un domingo de paseo por Roma

El relato comenzó en El día que fui a Tivoli desde Roma

Mi último día en Roma lo podía aprovechar bastante ya que mi vuelo de regreso era por la tarde a las seis y pico y como uno no es de los que se hacen un Virtuditas, yo a primerísima hora ya estaba desayunando y dejando mi mochila en la consigna del hotel para moverme más rápido y más cómodo y como estaban al lado de la estación de Termini, me pillaba de fábula.

Habitación individual en el Hotel Nord Nueva Roma

El otro día se me olvidó poner las fotos que hice de la habitación así que comenzamos este repaso viendo la habitación individual, modesta y sencilla en la que dormí tres noches y que tiene todo lo que uno necesita, que no es otra cosa que una cama y un jiñodromo para el jiñote:

Jiñódromo en el Hotel Nord Nueva Roma

Era el primer domingo del mes y muchas de las atracciones romanas eran de acceso gratuito y por eso decidí revisitar un lugar que desde siempre me ha gustado y fui en metro hasta las Termas de Caracalla:

Termas de Caracalla

Lo planifiqué para llegar unos treinta y tres segundos después de que abrieran y así fui el primer visitante y prácticamente el único durante un rato. Al final de esta anotación hay un vídeo increíble y alucinante a la par de espeluznante y allí seguro que podéis ver un poco más, como esos mosaicos increíbles. Esta debe ser mi cuarta vez en este monumento y nunca me canso. Si se pudiera viajar en el tiempo no me importaría ir a la época en la que estaba operativa, tenía que ser un lugar asombroso y da una muestra del poderío de los romanos en su Edad de Oro.

Archibasílica de San Juan de Letrán

Desde allí fui andando hasta San Giovanni in Fonte o el Battistero Lateranense y en el que casualmente había un bautismo, lo cual no me impidió colarme y creo que hay hasta trocito en el vídeo y después entré en la Archibasílica de San Juan de Letrán, la sede de toda la vida de la iglesia católica hasta que se inauguró la Basílica de San Pedro y una que a mi me fascina. De nuevo me refiero al vídeo ya que allí creo que se puede ver un trocito de misa y hasta un paseo por el Claustro Lateranense, ya que esta vez opté por entrar a verlo y descepcionarme ya que es pequeño y no vale la pena la pasta que te cobran, pero bueno, con esas monedas seguro que los curillas se pagan algún vicio.

Escalera Santa en Roma

Nunca me había molestado en entrar a la Escalera Santa y esta vez si lo hice, aunque que sepáis que no subí por la misma de rodillas y me limité a hacer la foto de la basca que lo estaba haciendo y después subí por la escalera paralela para ver la parte de arriba. Esa escalera ha sido proclamada Patrimonio de la Humanidad salvo truscoluña por Naciones Unidas excepto truscoluña, que no es nación.

Interior de la basílica de la Santa Cruz de Jerusalén

Mi ruta me llevó andando junto a lo que queda de las murallas de la ciudad hasta la Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén, en la que están las reliquias relacionadas con la crucifixión de Cristo, con cachos de la Vera Cruz, que no es una ciudad sino la supuesta madera auténtica. Todas las coñas que hay allí las trajo Santa Helena con hache de truscoluña, que al parecer fue en un tour del inserso a Jerusalén y arrambló con todo lo que pilló en la zona, incluyendo las escaleras anteriormente mentadas.

Il fritto misto

Desde allí regresé a una zona más central andando y al pasar por la Piazza Vittorio Emanuele le hice la foto a la Fontana del Giardino di Piazza Vittorio que en realidad llaman la Fontana Fritto Misto. En cualquier otro lugar del mundo sería una joya a conservar pero en Roma está en un parque dejada de la mano de algún Dios.

Basílica de Santa María la Mayor

Obviamente pasé por la Basílica de Santa María la Mayor y sobre todo por el supermercado que está al lado y en donde me aprovisioné. Esta basílica es una favorita de siempre pero desde que han puesto el ejército en la puerta y hacen los controles de seguridad toca un poco los güevos entrar. Algún día pagaré para ver la parte por la que cobran aunque creo recordar que alguien me dijo que no vale la pena.

Fontana di Trevi

Fui hasta la Fontana di Trevi, no solo para verla con un cielo azul precioso sino para jincarme un helado ya que un rato después tenía entrada para una visita guiada al Palacio del Quirinal.

Salón en el Palacio del Quirinal

Este es un palacio que los turistas ningunean porque solo se puede entrar en visitas reservadas y hay tanto por ver en la ciudad que todos se olvidan que es una de las tres residencias oficiales del presidente de la República Italiana, es uno de los símbolos del estado, es el sexto palacio más grande del universo conocido y fue residencia de Papas durante siglos. Está petado de obras de arte, tiene un montón de historia y la visita de hora y pico es fascinante y te llevan de sala en sala contándote todo tipo de cosas interesantes. Yo creo que ni la digitalmente difunta Darliz que solía comentar por aquí ha estado en el mismo, con lo que me convierte en un bicho raro que ha visto alguna cosa especial. Para cuando salí del mismo ya se acercaba la hora de ir hacia el aeropuerto así que fui al super, llené la mochila a destajo de cosas ricas y fui en tren al aeropuerto.

Todo esto está en un fabuloso vídeo que nos lleva por las Termas de Caracalla, el Battistero Lateranense, la Archibasílica de San Juan de Letrán y el Claustro Lateranense, pasamos por la Fontana di Trevi, Tenemos cosillas y hasta alguna vista desde el Palacio del Quirinal y termina con un apoteósico aterrizaje en Schiphol. La música es la canción August’s Rhapsody compuesta por Mark Mancina y que todos conocemos de la película August Rush. El vídeo, si no aparece debajo de este párrafo, está AQUÍ:

2 opiniones en “Un domingo de paseo por Roma”

  1. Como te cunde una escapada,dan ganas de volver a Roma,me ha gustado mucho el vídeo , el aterrizaje muy poético!

  2. Me gustaría saber que estabas pensando cuando escribiste, “es el sexo palacio más grande” 🙂
    Lo mejor del video, sin duda, el aterrizaje… 🙂
    Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *