Un nuevo par de gemelos

Los gemelos son los dos discos duros externos en los que mantengo las casi cien mil fotos digitales que tengo, dos discos de contenido idéntico y que salvo por el momento de la sincronización, están siempre en dos ubicaciones geográficas distintas para asegurar la supervivencia de uno de ellos en caso de robo o incendio o lo que sea. Los gemelos actuales los compré hace la tira de años y tienen cada uno una capacidad de 1,5 TB y ya no les queda espacio para nuevas fotos, así que esta semana y aprovechando el frenesí de las ofertas por el viernes este que es igual que los demás pero las tiendas lo hacen parecer especial, ayer compré dos nuevos en la tienda esa con nombre brasileño. Increíble lo que se puede ahorrar cuando los mercaderes se lo proponen, compré los dos nuevos discos duros internos con el doble de capacidad y una especie de estación de acoplado en la que los puedo conectar y así sincronizarlos y me ahorré una pasta gansa. A la hora de mirar el espacio que necesito, he llegado a la conclusión de que ya no hago tantas fotos como antes, ya no tengo el frenesí de volver a casa con al menos dos mil fotos nuevas y me da la impresión que cada vez haré menos, que ahora me lo pienso mucho más y como el telefonino cada vez tiene una cámara mejor, muchas veces hago fotos por ahí y con eso me basta. Lo que sí que no guardo y no hay una explicación lógica, son los vídeos. Incluso los que hago cuando buceo, los edito, los pongo en el llutuve y los borro, no me quedo con los originales. Supongo que mi para-sicólogo me puede leer los pozos del café y encuentra una explicación, sobre todo porque es médium y argentino, que son los mejores, pero tampoco es algo que me preocupe.

Con los viejos, creo que dejaré uno de ellos congelado en el tiempo, con lo que hay dentro y el otro lo reconvertiré para todas esas cosas que almacenamos en el disco duro y que tarde o temprano desechamos. Y mientras tanto, en aquel lugar en el que guardaba la copia en la nube comienza a descender la cantidad de fotos, hoy han desaparecido unas tres mil de allí, álbumes que solo estaban disponibles para familia y amigos y que ahora llegarán algún día a mi cuenta de GooglEvil fotos, a la que estoy re-subiéndolo todo año por año y ayer llegué al 2008, aunque cada vez toma más tiempo y solo ese año costó unas seis horas continuas y eso que en la actualidad creo que tengo unos catorce megas de subida o esa fue la velocidad que vi la semana pasada cuando se me ocurrió husmear el router y descubrí que en bajada ya tengo ochenta y cuatro megas y eso que yo juraría que cuando firmé el contrato, pillé el de 20 megas, pero cada vez que me han subido el precio dos leuros me han ido añadiendo velocidad y ahora es un rescándalo, tanta, que ya me da miedo navegar por Internet sin el cinturón de inseguridad porque el día que me estampe, a esas velocidades bárbaras seguro que no sobrevivo.

3 respuesta a “Un nuevo par de gemelos”

  1. 20 megas tengo yo y va muy bien, pero es wifi y me mandan la señal desde el pueblo.
    Yo seria incapaz de administrar y organizar esa cantidad de fotos…
    Salud

  2. Mi padre también ha aprovechado para comprar un par de discos y un objetivo nuevo para la cámara. Por cierto que no me imaginaba siquiera que esos cacharros fuesen tan caros, fue más caro el objetivo que la propia cámara!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.