Una cría de lechuza

A la hora de mi caminata diaria durante eso que otros llaman el almuerzo y en el que se dedican a engordar, elegimos ir por el bosque y controlar el territorio. Esta primavera está siendo fría y de hecho, al pasear le contaba a mi amigo el Moreno que resulta extraño que estemos a mediados de abril y aún las patas no hayan empezado a llenar las carreteras, canales y lagos con sus crías para que los coches las atropellen y los peces se las coman. Nos desviamos por una zona a la que no solemos ir e íbamos tan campantes cuando de repente veo algo en una rama de árbol que capta mi atención. Al principio pensé que era algo que alguien había tirado pero cuando giró la cabeza hacia mi me di cuenta que era una lechuza o eso que en holandés llaman bosuil y en español es el cárabo común, algo que ni siquiera debería mencionar ya que aquí tenemos todos gafas de pasta y somos más intelectuales que la Wikipedia. Estaba tan cerca que le hice un pequeño vídeo:

Mi amigo el Moreno se emocionó hasta las lágrimas y estoy seguro que esta tarde estará en el lugar haciéndole fotos. Era una cría de lechuza, aún incapaz de volar y que se encontraba cerca del nido. Nos quedamos allí abobados mirándola como veinte minutos. Ya se sabe que las lechuzas son una fuente de guía, auxilio y protección y está más que probado que ver una es algo extraordinario y augura muy buena suerte. Curioso que en esta primavera, en lugar de ver ganzos, patos o cisnes con sus crías, me haya venido a topar con una lechuza.

7 opiniones en “Una cría de lechuza”

  1. Pena que no se vea más grande porque buhos y lechuzas tienen una cara y una expresión preciosa. En Galicia y aquí suelo ver alguna volando por la noche y es un alucine, pasan a toda mecha entre los árboles y no hacen el menor ruido.

  2. Pues a ver dónde te toca la suerte: ¿ Salud?… ¿Trabajo?… ¿Dinero?… ¿Amor?… ¿Dónde prefieres?… Ten en cuenta que todo no se puede tener; así que tendrás que concentrar todas tus energías en algo concreto.
    Sí que es una pena que no la hayas podido grabar más de cerca; me hubiera gustado verle bien la carita.

  3. Pues por muy bonita que sea, un ave suelta para mí es un pánico y para salir corriendo para otro lado, no sea que se me acerque. No puedo con ellas, es superior a mí.

  4. ¡Sí señor!…Genial respuesta. Después de un día durillo, has hecho que me vaya a la cama con una sonrisa puesta.

Comentarios cerrados.