Categorías
Cine

Aprendiz de gigoló – Fading Gigolo

Incluso entre las películas que llegan a la filmoteca y que se supone que son creadas especialmente para los sub-intelectuales de GafaPasta puede haber comedias. Es seguramente el género más extraño para esa gente, ya que consideran que no hay calidad ni arte en la risa. Todos sabemos que prefieren ver una pava cortándole el rabo a un pavo en alguna película nórdica a echarse unas risas, pero bueno, esa es la maldición de los sub-intelectuales. Para una vez que sucede, no me lo iba a perder y tuve que ir a Amsterdam un domingo a primerísima hora de la mañana para poder ver Fading Gigolo, película que se estrenó en España a finales de abril con el título de Aprendiz de gigoló y que por lo tanto, es imposible que siga en cartelera.

Un julay convence a un amigote para que se chingue pavas a cambio de una tarifa, o sea, lo chulea para que se putee

Un señor ya más mayor que Papa Noel cierra su negocio porque ya nadie compra libros raros y casualmente y como quien no quiere la cosa le ofrece a un amigo un trabajillo para follar gratis a dos pavas que quieren hacer un trío, convirtiéndose uno en puto y el otro en chulo-putos. Una de las chamas quiere conocer la merca antes del evento y después de que le de una ración de viajes la colega le deja una propina escandalosa. A partir de aquí, se corre la voz y se convierten en la sensación de los coños ajados de Nueva York. Cuando en la mezcla entra una viuda ultra-fundamentalista judía y el puto se enamora, la cosa se complica un montón.

Me pregunto por qué ya no quieren hacer películas así. Para hacer cine solo necesitan una buena historia, actores y director. Lo de los efectos especiales y la estupidez absoluta que parece envolver a casi todo el cine que nos llega no es necesario. Esta es una historia simple y directa con un toque cachondo que funciona a la perfección. Probablemente el motivo principal es que digan lo que digan, no hay nadie mejor que Woody Allen para estúpidos diálogos con los que te partes de risa. Su lógica es estrambótica y estoy seguro que la mitad de sus líneas se las inventó, sobre todo viendo las caras de los otros. Este hombre es uno de los grandes tesoros de la humanidad y esperemos que nos dure mucho tiempo, que el chamo ya roza los ochenta tacos. El director, el autor del guión y el protagonista principal es John Turturro, un excelente actor que ha elegido el camino que no lleva cine para descerebrados. Es el complemento perfecto y resulta impagable en las escenas en las que Woody Allen lo trata de convencer. Ambos forman un equipo muy sólido y en el que hay química. El tercer hombre en la historia es Liev Schreiber haciendo de judio fundamentalista que guarda las costumbres de su barrio y está celoso. Entre las mujeres, esas que contratan al chamo y que siempre tienen una u otra buena razón para hacerlo, mencionar lo envejecidísima que está Sharon Stone a la que yo ya hacía congelada en la misma nevera que Walt Disney y que resulta que no, que sigue en escena. La han estirado tanto que tiene el ombligo en la coronilla en la cabeza. Otra a la que el tiempo está tratando muy mal es a Vanessa Paradis, que aquí hace de viuda judía más necesitada de un revolcón que un pobre de un plato de comida. Te tienes que reír de sus desgracias, la cuales son el resultado de la intransigencia de la religión de los judíos. Mencionar también a Sofía Vergara que es la otra que quiere hacer un trío y que resultó muy divertida en sus escenas. O sea, que si tenemos un buen guión, un director que le quiere sacar partido y unos actores dispuestos a hacer su trabajo, el resultado puede ser una comedia divertida y muy dinámica con la que pasar el rato.

Este cine está totalmente prohibido para los miembros del Clan de los Orcos debido a sus carencias neuronales y a la falta de efectos especiales. Definitivamente recomendada para sub-intelectuales de GafaPasta y amantes del buen cine y de las comedias.

Por sulaco

Maximus Julayus

5 respuestas a «Aprendiz de gigoló – Fading Gigolo»

Tienes razón, fíjate lo que sucedió aquí con el fenómeno de “Ocho apellidos vascos” batió todos los récords de taquilla y solo es una comedieta de lo mas ligera, pero un guión fresco y unos actores que hicieron su trabajo, casi todos, a la perfección.
Salud

Genín, personalmente yo a Clara Lago la mandaba a desatascar retretes a Gandía, porque como actriz me parece un truño, pero como el conjunto lo hacía con un fabuloso Dani Rovira, compensaba.

¿Que tienen de especial los retretes de Gandía? ¿Es la gente más cagona allí? ¿Predominan las legendarias jiñadas de tipo 1?

Tienen varias cosas “especiales”, 1º, que con tanta gente que va a esa puñetera playa, te aseguro que los retretes están hasta gastados de tanto usarlos, por no hablar del olor. 2º, por la noche las cantidades ingentes de extranjeros borrachos que acaban en la playa, donde piensas que van a echar el masque?. Y 3º, encima de ese masque (literalmente) se folla más que en muchos hostales, así que no solo quedan restos de la pota.
Te aseguro que le faltan las ratas, y esos “servicios” son mi paraíso terrenal.

Virtu, por eso digo “casi” aunque el guión tiene unas salidas que las resuelve con mucha naturalidad, pero estoy de acuerdo contigo, seguramente el trabajo del director armonizó a todo el elenco, peor está la Machi, pero en fin, el conjunto resultó 🙂
Salud

Los comentarios están cerrados.