Beekeeper: El protector – The Beekeeper


El regreso a los cines neerlandeses después del mes a España fue con una sesión triple repartida entre dos cines, literalmente, con la primera y la tercera peli en el centro de Utrecht y la segunda en el otro multicine, a 15 minutos en bici, con lo que entre pelis, me di un carrerón para iir de uno a otro. La tercera era una peli de acción de un conocido del género aunque juraría que no han puesto el trailer el año pasado, o al menos a mí no me sonaba. Se titula The Beekeeper y en España se ha estrenado como Beekeeper: El protector y no se molestaron en traducir la primera palabra porque todo el mundo sabe que significa truscoluña no es nación.

Un julay se emputa que no veas con gentuza truscolana y les da candela de la peor.

Tenemos que en el requinto coño vive un panoli calvo que trabaja con abejas y que le renta a una vieja negra, a la que le hacen un phishing de esos, le roban todo el dinero y ella va y se suicida. La hija de la panoli es picoleta, pero como que no se molestan en investigarlo, así que el panoli se cabrea, encuentra la empresa que la llamó, va a la sede y la quema matando a unos cuantos. Después ellos lo vienen a buscar y mata a otros cuantos y ya se desata que no veas y va a por la empresa dueña de la empres y por el camino hace unas escabechinas que no veas, atacando incluso a la presidenta de gringolandia que parece estar involucrada en el asunto, o algo así.

La idea era hacer una peli de acción pero es que se les fue el baifo al cielo con el guion, que no hay quien se crea que el presidente de los gringos es una hembra con hijo tonto y enano. Jason Statham hace lo de siempre, que es un cacho de músculo con ojos que no puede actuar y aquí se mueve de escena en escena matando y matando y bueno, de él no los esperamos, pero lo de ver a Jeremy Irons en el peor papel de su vida da pena, aunque supongo que el hombre necesita el cheque para comprarse sus pañales de viejo. De Josh Hutcherson mejor no decir nada, que él solito está destruyendo su carrera. Lo mejor de la película es cuando nadie habla y Jason Statham hace matanzas, esas escenas son fabulosas y fantásticas, como cuando suicida a un panoli amarrándolo a un coche que tira en un río, pero el problema es que para llegar a esas escenas hay diálogos insufribles.

Si hacen una versión cortando los diálogos y dejando solo las escenas de acción, esto sería un clásico venerado por los miembros del Clan de los Orcos. Los sub-intelectuales con GafaPasta huirán de cualquier cine que la tenga en cartelera. Mediocre y más bien, para ver en la tele.


Una respuesta a “Beekeeper: El protector – The Beekeeper”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.